¿Es el capitalismo sinónimo de consumismo?

¿Es el capitalismo sinónimo de consumismo?

Por Pepe Galindo, de BlogSOStenible

El capitalismo es, según la RAE, un “sistema económico basado en la propiedad privada de los medios de producción y en la libertad de mercado“. Esas dos características evocan algo tan maravilloso como la propiedad privada y la libertad y, sin duda, son buenas y necesarias para tener una sociedad justa, siempre y cuando se implementen de forma sensata y controlada. Esa es la tarea más importante del gobierno y debe hacerlo defendiendo a los ciudadanos y sus derechos básicos.

Ni capitalismo ni comunismo extremos

Afortunadamente, en ningún país del mundo se ha probado un sistema capitalista puro, pero donde se ha implementado un sistema más o menos extremo de capitalismo se ha comprobado que genera una sociedad violenta y desigual (el libro de Naomi KleinLa doctrina del shock” lo documenta con gran profusión de ejemplos). Por otra parte, lo contrario de ese capitalismo podría ser un sistema dictatorial comunista, que también ha generado sociedades muy poco deseables. Por distintos motivos, ambos extremos han ocasionado además graves daños ambientales. Lo cual siempre socava las posibilidades futuras de una sociedad “sostenible”.

El sistema imperante hoy día en la mayoría de los países “libres” es un capitalismo no suficientemente controlado y claramente insostenible. La prueba de que falta control son los continuos abusos tanto de los derechos humanos como de la naturaleza. Más aún, si los ciudadanos lo permitimos, la tendencia de muchos políticos es avanzar hacia un neoliberalismo descontrolado. Por ejemplo, los recientes acuerdos comerciales como el CETA o el TTIP pretenden aumentar los derechos y las libertades de las grandes empresas (multinacionales) para hacer negocios por encima de los derechos de los ciudadanos. Nosotros insistimos: Los gobiernos están para defender los derechos de los ciudadanos y no los derechos de las multinacionales.

Pensar de donde viene y a dónde va lo que compramos

Un sistema capitalista mal gestionado requiere un ejército de consumidores capaces de comprar sin plantearse el origen y destino de su consumo. Contrariamente a lo que muchos piensan, comprar, tirar y volver a comprar, ni es fundamental, ni puede serlo, en una sociedad que quiera vivir bien a largo plazo. Las empresas y gobiernos, en muchos casos, trabajan para que la gente esté desinformada y piense que los problemas sociales y ambientales son lejanos y no tienen solución. Pero sí la tienen. La solución pasa por ser ciudadanos conscientes y exigir a quienes gobiernen que velen por una sociedad justa e igualitaria, y por un medioambiente sano.

Muchos ciudadanos, hartos de ciertas empresas y de sus abusos, han dejado de comprar sus productos. Eso está bien. Es un primer paso, tal vez necesario pero insuficiente. No construiremos una sociedad sostenible si no conseguimos que los gobiernos eviten los abusos. Porque se ha demostrado que la gente sigue comprando productos de empresas que no respetan los derechos de sus trabajadores, que contaminan el medioambiente y hasta que incumplen sus obligaciones fiscales (caso de Inditex, por ejemplo).

Conclusión: Capitalismo sensato

De la misma forma que ser “feminista” no es pretender que las mujeres tengan más derechos que los hombres, ser “anticapitalista” no es pretender anular totalmente la propiedad privada o la libertad. Sin embargo, la palabra anticapitalista está pervertida por evocar, para muchos, extremismos comunistas, con la dictadura de la antigua URSS como modelo. Por eso, tal vez, en vez de usar el término anticapitalismo, podemos usar el de “capitalismo sensato”.

El capitalismo sensato trata de controlar el capitalismo para evitar que unos pocos hagan grandes negocios destrozando la naturaleza y abusando de los derechos de la mayoría. Un capitalismo sensato debe mostrar los trapos sucios del capitalismo y reformarlo. El capitalismo sensato es antisistema de un sistema insostenible que claramente puede y debe funcionar mejor. El capitalismo sensato no es negar las bondades de la propiedad privada, ni de la libertad de mercado, sino controlarlas, para evitar abusos. Pues sabemos que dar excesiva libertad a las empresas, genera graves desequilibrios. Un capitalismo sensato tendrá que poner un límite al crecimiento.

Porque es obvio que la economía no puede crecer indefinidamente y, de hecho, lo más justo y sensato es estudiar el decrecimiento (al menos en los países más ricos).

Casi todos estamos de acuerdo en que estamos abusando del planeta y en que estamos contaminando demasiado. Así pues, es necesario transitar por caminos que nos lleven a una sociedad más sostenible y más igualitaria, pues será eso lo que nos haga vivir mejor y, además, dejar a las siguientes generaciones un planeta, al menos, igual que lo recibimos de nuestros antecesores.

Más información:




Comments

  1. Hola Jose y Pepe!

    Me ha gustado mucho este artículo, sobre todo la parte que compara el mal uso de la palabra feminismo en relación con el mismo mal uso de la palabra anti-capitalismo, jeje.

    Es un tema que parece trillado pero que sigue sin entrarnos en la cabeza…total, como no vamos a estar aquí para verlo…Y así seguimos haciendo alarde de un egoísmo que nos mata.

    Justo hoy, comiendo en casa de mis padres, mi madre se quejaba del jeque árabe que atraca su barco en una zona de Ibiza donde la fauna acuática es necesaria para mantener el agua cristalina. Pero como este señor aparca allí su barco, se está cargando la fauna y por lo tanto nos dejará sin aguas cristalinas…

    La he mirado y he pensado: “pero si tú ni siquiera reciclas!!!!”.

    Hasta que no dejemos de poner el foco en lo mal que lo hacen los demás para responsabilizarnos de lo que hacemos nosotros, no habrá forma posible de tomar conciencia de todo lo que cuentas Pepe.

    Muchas gracias por tu artículo!

    Un abrazo para los dos

    • Jose Vicente Esteve Lopez : agosto 30, 2017 at 10:59 am

      Gracias por tu comentario Tania… alguien dijo alguna vez “Se el cambio que quieres ver en el mundo”. Y así es… De hecho, cada vez creo más que aquello que reprochamos o “criticamos” en los demás es lo que rechazamos de nosotros mismos. Con ello te doy la razón en cuanto a la necesidad de desarrollar una conciencia auto crítica para empezar a llevar a cabo esos actos que nos hagan seres humanos más asertivos y cooperativos. Porque no hay mejor ejemplo que alguien nos vea hacerlo. Y si, es un camino difícil. Y, a veces, la coherencia total con uno mismo esta muy cara… Pero no veo otro camino posible. Aunque al menos hay camino… Un abrazo a los dos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS AÚN
Te regalo la GUÍA que
"RE
ORIENTA TU VIDA"
Una guía para simplificar y organizar tu vida. Con reflexiones y prácticos consejos para alcanzar tu equilibrio fisico y mental

1# descubre tus limitaciones
2# potencia tus fortalezas
3# equilibra tu salud física y mental
4# desarrollate personal y socialmente
SI, LA QUIERO