Tu mente está intoxicada. Descubre como hacer un Detox Emocional

Detox emocional

Hoy vamos a invitarte a iniciar un proceso Detox Emocional. Un proceso muy saludable, pero del que ninguno somos conscientes. Ni de su necesidad, ni de su importancia para estar sanos mentalmente. Vamos a desprendernos de muchas cosas. Pero ni falta que te hacen.

Vamos a dejar de lado hábitos y rutinas diarias que no hacen más que amargarnos, un poquito a existencia. Vamos a hacer una dexintoxicación emocional. Ahí es nada.

Normalmente, cuando pensamos en “detox“, o desintoxicación, pensamos en un proceso interno. Depurar nuestro organismo de tóxicos, bacterias, parásitos y demás. Y eso esta muy bien. Pero hoy, en Plantarte, no vamos a hablarte de eso. Vamos a llevar la propuesta de hoy un poco más arriba. De tu hígado, riñones e intestinos, a tu corazón y a tu cabeza. Porque ahí, en esas regiones tan sensibles no hay bacterias, pero hay pensamientos negativos y emociones toxicas. Y de ellas debes liberarte.

Analogía entre los tóxicos físicos y los emocionales. ¿Porque necesitas un detox emocional?

Veamos como funciona nuestro organismo y nuestra mente a un mismo ritmo. Cómo existe un equilibrio de procesos que nos nutren y nos intoxican. Y cómo aplicamos eso en un plano fisiológico. Esto nos dará las primeras pistas para llevarlo al terreno de lo emocional.

  • Empecemos por algo muy básico: comemos. Nos alimentamos para nutrir nuestro organismo y tener energía. Sin embargo, aprovechados los nutrientes, nuestro organismo debe hacer un trabajo de limpieza para eliminar esos restos tóxicos, mediante la expulsión de sustancias que, normalmente, no huelen a fragancias. También el aire que respiramos tiene una función a nivel celular. Y en el proceso respiratorio acogemos el oxigeno y nos liberamos de las sustancias que no necesitamos.
  • De la misma manera, cuando un nuevo conocimiento, idea o situación vivida entra nuestra mente, deberíamos hacer el mismo proceso. Coger la esencia de ese conocimiento y experiencia y guardar únicamente lo que nos nutra. Nuestro cerebro no guarda toda la información. Solo la esencial, en primer lugar para nuestra supervivencia. ¿A que una de las primeras cosas que aprendiste fue a no meter los dedos en un enchufe?
  • En otras ocasiones, nuestro organismo reacciona a una intoxicación. Rechazamos algo que ha entrado e nuestro organismo. Puede ser en forma de vomito o diarrea, o mediante una reacción en nuestra piel.
  • De la misma manera, cuando una experiencia o conocimiento, en forma de noticia o de cualquier manera, nos puede producir ira, rabia, frustración o tristeza. Y lo materializamos con rabia, chillando, con una rabieta. Es el proceso por el cual nuestra mente descarga y se libera de esa intoxicación emocional.

Niveles tóxicos perjudiciales para tu salud… emocional

El equilibrio orgánico viene de diferentes procesos. por ejemplo: bostezar nos equilibra porque se produce un proceso que relaciona oxígeno con dióxido de carbono en nuestra sangre. Esto nos permite liberar tensiones físicas y psíquicas. La risa es un gran tonificante orgánico, especialmente para el diafragma. Suspirar nos permite estimular la respiración y el flujo sanguíneo hacia el corazón. Y también estornudamos o tosemos para purificar nuestras vías respiratorias.

El filósofo griego Heráclito calificaba de “acciones sagradas” a la risa, al bostezo y al estornudo, todas ellas descargas vitales.

Detox emocionalPero a nivel emocional, estamos inmersos en un estilo de vida pleno de estímulos emocionales. Vivimos en una sociedad plena de retos y desafíos diarios. Una constante carrera hacia delante en la que no existen, apenas, momentos de introspección. Para estar con nosotros mismos.

Hoy en día sucumbimos a trastornos emocionales como la rabia, la frustración, la ira o la depresión y la desmotivación. Por ello, es fundamental desintoxicar nuestras emociones.

Al empezar a aplicar procesos internos que nos permitan liberar nuestra mente de emociones negativas, o sentimientos estancados en el pasado, conseguimos que nuestro cuerpo esté más armónico y equilibrado. Para ello debemos aprender a permitir despojarnos de las emociones negativa cuando estas se instalen en nosotros.

¿Cómo saber si necesitas un detox emocional?

En realidad, casi todos lo necesitamos. Solo tenemos que observar nuestra vida cotidiana. Cómo nos sentimos. Podemos observar nuestra vida cotidiana y reflexionar sobre cuanto tiempo pasamos bajo el influjo del estrés, la frustración, la incomprensión o, incluso, la ira o rabia. La desmotivación o la falta de energía y vitalidad son otros de los síntomas.

A largo plazo, también podemos darnos cuenta de una falta de orientación o de rumbo en nuestra vida. Carecer de propósitos, no perseguir sueños nos aletarga y nos resta emoción por vivir.

¿Te sientes así? ¿Te faltan estímulos vitales en tu día a día?

Pautas para liberarnos: inicia tu detox emocional

Detox emocionalPara empezar, debemos hacer un trabajo de introspección profunda. Analizar que queremos y averiguar cómo vamos a lograrlo. Fijar metas en nuestra vida nos permite tener un horizonte y nos guía para cambiar todas las estructuras mentales que nos impiden avanzar. Pueden ser objetivos profesionales, sociales o personales.

Una vez identificada la estructura de nuestra meta es mucho más sencillo empezar a planificar como construir nuestra vida entorno a ese logro.

Toma nota:

  • Identificar tus metas, sueños y propósitos en la vida. No hace falta que sea a largo plazo. Pueden ser pequeños logros que persigues desde hace tiempo. Una vez identificados, poner nuestro esfuerzo y foco en su consecución. De esta manera empezamos a marcar una dirección a nuestra vida.

  • Ser coherente. Una vez identificado hacia dónde vamos, es mucho más sencillo actuar bajo unas premisas. Si actúas de forma coherente para conseguir tus metas, estas se alcanzarán antes. Por ejemplo, si quieres sentirte más saludable, deberás actuar en consonancia: abandonar malos hábitos, ser menos sedentario, hacer más deporte o alimentarte mejor.

  • Reconocer tus sentimientos negativos. Si identificas que pensamientos y emociones te negativizan es mucho más sencillo entender su origen, de donde vienen y como actuar para erradicarlos. Debemos desterrar la crítica, la queja y los juicios de nuestro día a día. Es difícil, pero se puede. Solo hay que entrenar al cerebro.

  • Distancia con los focos de negatividad. Al igual que vivir cerca de un sitio contaminado afecta a tu salud física, estar en un entorno tóxico emocionalmente, debilita nuestra salud emocional. Puede ser tu trabajo o cualquier contexto social. Puede ser incluso una persona. En ese caso debes marcar distancias o límites con ese foco de negatividad.

  • Quiérete más. Focalizamos toda nuestra vida hacia el exterior. Y hacemos procos procesos de introspección. Toma, cada día, unos minutos para ti. Para escucharte, para estar contigo. Puedes hacerlo en momentos de paz (buscalos), ya sea mediante la meditación, un paseo por la naturaleza o escuchando música que te aporte serenidad. Destierra sentimientos de culpabilidad o excesiva exigencia sobre ti mismo. Perdónate tus errores, porque todos los cometemos. Practica el amor propio.

    Una buena estrategia es situarse frente a un espejo. Mirarte y pensar en todas tus virtudes. Aquellas cosas de las que te sientes orgullos. Hablar contigo y sonreirte. Incluso tratar de reír a carcajadas si así fluye.

Dinámicas para lograr el detox emocional.

Aunque ya hemos dado algunas pistas, vamos a darte una serie de consejos prácticos para desintoxicar tus emociones.

  • La contemplación sin pensamientos. Simplemente observa. O escucha. Y si puede ser un paisaje que te transmita paz, mejor que mejor. Busca estímulos que te aporten serenidad. En este sentido una buena lectura o un buen libro aportan esos momentos de introspección tan saludables.

  • Las actividades creativas. Ya sea dibujar, pintar, escribir o componer música. Cuando desarrollamos una actividad creativa segregamos endorfinas. Nos ubicamos en el momento presente. Nuestra presión sanguínea y pulso se relaja y respiramos de una forma más profunda. Oxigenamos nuestro cerebro y nos aporta estabilidad y bienestar.

  • Una buena estrategia es la escritura. Puede que hayas escrito un diario o no. Pero es una forma de ubicarnos. De reconocernos en el mundo. Por eso es habitual hacerlo en la adolescencia. Es cuando estamos adquiriendo nuestra identidad. Es una froma de expresión íntima de nuestro anhelos, nuestros deseos o nuestros temores.

  • Existen diversos método creativos relacionados con la escritura y la introspección. El “Diario intensivo” de Ira Progoff. Pero también ese ritual que establece que escribamos algo deseado o algo detestado. Algo que nos incomode. Y después quemalo. Es un proceso de liberación y desapego muy potente.

  • Desahogo. Practica el desahogo. Habla, expresate, comunica. Exterioriza tus emociones para que no se bloqueen. Especialmente las negativas. Así como una herida en la mano puede infectarse si no se limpia, un sentimiento reprimido puede “enquistarse” en lo más profundo de tu ser y acabar siendo peligroso para tu salud integral. Reprimirse transforma problemas emocionales en problemas crónicos. Esto genera desequilibrio y puede desencadenar enfermedades físicas.

El concepto “detox emocional”

El término “Detox Emocional” es un concepto muy a tener en cuenta bajo el paradigma social en que vivimos. Cada vez somos más conscientes de la necesidad de equilibrar nuestra salud emocional y física. Existen cientos de métodos para hacer un detox orgánico. Pero ahora somos conscientes que la “basura” también entra en nuestra mente.

Detox emocionalEn este caso, un interesante artículo de la revista “Elle” cuenta con David Gómez, un coach senior, responsable de comunicación y marketing de ASESCO (Asociación Española de Coaching). Gómez ha creado un programa de entrenamiento mental que establece que “El detox emocional se puede definir como limpiar o desintoxicarse de emociones y pensamientos negativos que invaden nuestra mente día a día y no nos permiten ser felices y enfocarnos en lo que deseamos“, explica. “En coaching no se emplea este término. Pero sí otros como toma de conciencia, gestión emocional, cambio de creencias, pensamientos y hábitos limitantes entre otros, que en su conjunto vienen a significar lo mismo“.

Debemos ser conscientes de la necesidad de purificar y desintoxicar nuestra mente. Porque existe un fuerte vínculo entre nuestra salud emocional, nuestros pensamientos y nuestra salud física. Y solo con un equilibrio entre estos tres elementos alcanzaremos nuestra plenitud.

¿Te animas a asumir un proceso de detox emocional? O quizá ya lo estás haciendo. Cuéntanos tu experiencia.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consigue GRATIS una práctica guía para "RE organizar" tu VIDA y alcanzar tus METAS

Suscríbete a la comunidad PLANTARTE y recibirás GRATIS una sencilla y práctica guía con reflexiones y consejos para alcanzar un equilibrio fisico y emocional y lograr tus metas...

# descubrir tus limitaciones
# potenciar tus fortalezas
# renovar tu salud física y mental
# crecer personal, profesional y socialmente
DESCARGAR!!
reorienta tu vida