El frágil equilibrio del agua dulce: la escasez que te mataría en unos años

escasez agua

El agua es el elemento esencial para el equilibrio vital del planeta. Todos conocemos su importancia pero olvidamos actuar en consecuencia en nuestro día a día. Especialmente en regiones del mundo donde damos por hecho que, el agua potable, es un recurso seguro. Siempre ha estado ahí y siempre lo estará. Sin embargo, el agua dulce o agua potable es, como todo recurso natural, un bien limitado. A veces bromeamos con nuestros amigos “la próxima guerra será por el agua” y hasta ahí llega nuestra preocupación ese día.

En una interesante entrevista realizada por La Vanguardia al experto internacional en gestión del agua, Gustaf Olsson, este alertaba “ Enciendes la luz, pones la tele, conectas el aire acondicionado o la calefacción, pones una lavadora, cocinas, coges el tren o el coche, bebes un café, comes un bistec, tomas otro café, fumas…: tras cada uno de tus consumos… ¿qué hay? ¡Agua, agua y agua!”. De hecho, esta gestión del agua potable es insostenible en Occidente. Olsson nos estremece con un dato: el europeo medio consume 3.000 litros de agua diarios en total, si contabilizamos la cantidad total de cada una de sus acciones cotidianas.

Mimando el agua dulce

Estos datos escalofriantes sobre el agua potable requieren una reflexión. En el inconsciente colectivo de las personas que tenemos la fortuna de vivir en países con suministro de agua potable, tenemos, grabada a fuego, la imagen de un grifo abierto desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, miles de millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua potable y es común sorprendernos al ver la reacción de un nativo africano al abrir un grifo. De hecho, en el fondo, somos conscientes de nuestro privilegio.

escasez de agua dulceMientras nos duchamos estamos usando una ínfima parte del agua potable y dulce del planeta. En menos del tiempo que empleas en lavarte los dientes, con el grifo cerrado por cierto, puedes reflexionar sobre estos datos estadísticos. Ese agua que no se pierde por el sumidero, mientras frotas entre tus muelas, forma parte del 3% de agua dulce que hay en nuestro planeta. Por su parte, el otro 97% de agua está en mares y océanos.

Pero lo que debería preocuparnos es que de ese 3% de agua dulce, el 69% está congelada en casquetes polares y glaciares, y otro 30% está bajo tierra. Mientras que unicamente el 1% de agua dulce está disponible en superficie. Ahora si, abre el grifo, pero se breve…

El problema no es la falta de agua dulce… el problema somos nosotros

problema falta de aguaEl aumento demográfico del planeta lleva a una necesidad de gestión sostenible del agua dulce. Pasados ya los 7.000 millones de personas en el planeta, los recursos hídricos se encuentran en sus límites. Pero aún existe capacidad para que todos los seres humanos dispongan de agua dulce. Suena irrespetuoso decir esto cuando más de mil millones de personas no disponen de acceso al agua potable o dulce. Y más de 2.000 millones tienen dificultades para acceder a unas condiciones higiénicas dignas.

La carencia de agua potable, por si sola produce altas tasas de mortalidad. Desde la falta directa de este preciado recurso, al mal estado del agua que se materializa en enfermedades graves o fatales para un numero, demasiado elevado, de personas. De hecho, un estudio de la FAO, alerta de que cada día son alrededor de 25.000 personas, las que mueren por falta de acceso al agua dulce.

Sin embargo, la mala gestión de los recursos del agua puede entenderse con un par de escalofriantes datos. Se requieren 15.000 litros de agua para producir un kilo de carne. Pensemos en el agua que se emplea para hacer crecer el cereal que come el animal, procesos propios de la ganadería, la propia agua que consume el animal, el procesado de la carne, el transporte… Pero el consumo voraz del agua no afecta solo a la industria ganadera…

Datos para alucinar con el consumo de agua dulce

– Para producir un barril de petroleo se requieren 7.000 litros de agua (diversos tratamientos, desde la extracción a su tratamiento).
– Para producir un pantalón vaquero se necesitan entre 2.200 y 3.000 litros debido al impacto hídrico que requiere el algodón, su materia prima.
– Para fabricar un rollo de papel higiénico: 140 litros de agua, debido a la celulosa y su tratamiento.
– Una jarra de cerveza requiere 75 litros de agua.
– Para un kilo de trigo necesitamos 1.300 litros de agua dulce. Para un kilo de arroz, 3.400 litros. – Para 1 kilo de huevos 3.300 litros… Y creemos que ya te has hecho una idea.

En términos generales, el 70% del agua dulce del planeta se utiliza para la agricultura. Pero la gestión del agua requiere un amplio compromiso social. Tanto por autoridades como por parte de la ciudadanía. En caso contrario, las perspectivas no son halagüeñas: la FAO advierte que uno de cada cinco países tendrá problemas de escasez de agua dulce antes de 2030.

Siete propuestas sostenibles para la sostenibilidad del agua dulce

Podemos alarmarnos muchísimo con estos datos. O podemos preocuparnos por poner nuestra gota de agua para formar parte de la prevención o la solución de este acuciante problema que afecta a los recursos de agua dulce del planeta. Casi nadie va a cambiar de forma radical después de leer este artículo. Pero si podemos introducir pequeños gestos que nos lleven hacia un horizonte más optimista. A saber…

problema escasez de agua1) Reutiliza toda el agua que puedas: desde la que empleas para cocer huevos o patatas hasta la que se filtra en maquinas de aire acondicionado. Ya sea para regar o para echar por el retrete, entre otras.

2) No solo es abrir el grifo en el momento justo. Es también no abrirlo a su máximo caudal. Cerrando ligeramente la llave de paso de casa es una buena forma de ahorrar agua. ¡Y factura!

3) No usemos el retrete como papelera “mágica”. Una papelera en el cuarto de baño supone un gran ahorro de agua.

4) En caso de tener huerto, jardín o macetas, trata que tus plantas sean autóctonas o estén agrupadas por necesidad de agua. Supone un ahorro considerable a la hora de regar.

5) Ojo en el baño. Todos sabemos aquello de cerrar el grifo mientras te lavas los dientes o te enjabonas en la ducha. Pero no está mal recordarlo.

6) Se prudente y comedido el en consumo de agua masivo: desde la limpieza del coche al llenado de piscina. Trata de economizar y emplear el agua que realmente sea indispensable.

7) Recicla todo lo que puedas. El agua forma parte de la producción de casi todos los materiales que puedes ver si levantas la cabeza del ordenador o el móvil.

El futuro del agua esta en tus manos

El crecimiento ilimitado no existe. Los recursos se agotan. Podemos quedarnos sin petroleo y pedalearemos o buscaremos sistema de energía alternativos. Podemos buscar nuevas fuentes de alimentación. Pero no podemos dejar de ser nosotros mismos. Y ya sabes que los seres humanos estamos compuestos, en un 70%, de agua. Somos un reflejo de lo que necesitamos. Si el agua se pierde estamos perdidos. Si el agua desaparece, desapareceremos. Pero la buena noticia es que aún está en nuestras manos revertir la situación. En la tuya, también.




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas