El sorprendente secreto del Tai-Chi para una vida saludable

El sorprendente secreto del Tai-Chi para una vida saludable

Descubrí el tai chi una mañana de domingo cualquiera cuando mi padre compró un libro sobre esta milenaria tradición china en un puesto de un rastro. Recuerdo que, durante días, me pase leyendo sobre esta arte marcial y que mi conclusión es que no solo era eso, sinó también un estilo y filosofía de vida. Seguramente fuesen más las ilustraciones de las páginas de aquel libro, pero me dije que algún día yo practicaría aquellos elegantes movimientos. Y como a cualquier chiquillo pronto se me fue la tonteria… Muchos, pero que muchos años después, durante un fin de semana en un festival de música reggae de esos que ofrecen mil y una actividades paralelas (para combatir la resaca de los conciertos) un profesor de tai chi muy majo impartió unas clases de introducción al tai chi y como eran a la sombra para allá que me fui. De eso hace menos y ahora practico esta disciplina semanalmente y de ella quiero hablaros pues la considero una terapia fascinante.

Concretamente vamos a conocer el Chi kung, que es como la madre del tai chi. Se trata de una disciplina originaria de China (como no) y practicada durante más de seis mil años, principalmente en Asia, pero que poco a poco va calando en la sociedad occidental, más despacio que los restaurantes chino pero cuyos fines son mucho más saludables y terapéuticos. Etimológicamente, la palabra “Kung” o “Gong” significa trabajo. Por su parte “Chi” o “Qi” se refiere a la energía que fluye por el cuerpo. Como resultado, Chi Kung significa el cultivo de la energía corporal para aumentar y controlar su flujo.
Para los escépticos en este tipo de disciplinas o filosofías de vida, el Chi kung tiene fundamentos científicos probados. No obstante, la Organización Mundial de la Salud (que tampoco es que sea santo de mi devoción) reconoce la acupuntura como terapia reconocida, y la acupuntura, como el chi kung o el tai chi trabaja con la energia que recorre nuestros meridianos, vuestras dudas deberían disiparse. De hecho, el chi kung forma parte del cuerpo de la medicina tradicional china, la cual establece que el cuerpo humano esta formado por una red de meridianos que ejercen como canales energéticos de nuestro cuerpo.

En la practica del Chi kung establece la concentración como la clave del éxito en nuestra salud. Al concentrar nuestra atención, mediante determinados ejercicios, se generará una circulación del Chi (energia vital) a través de todo nuestro cuerpo. Mediante el chi kung se “acumula” el Chi y mentalmente alcanzamos la capacidad de canalizar la energía por estos canales hacía los diferentes órganos de nuestro organismo.

practicar-taichi-retrasa-envejecimiento

En la práctica esto significa que la práctica del chi kung o tai chi redunda en diversos aspectos beneficiosos y saludables y cooperan en el buen funcionamiento de lo sistemas principales de nuestro organismo. A saber:

1. Su practica potencia y regula las actividades cerebrales y neuronales lo que estimula el funcionamiento del sistema nervioso. También es beneficioso para el sistema endocrino.
2. Incide beneficiosamente en el sistema circulatorio.
3. Regula el funcionamiento del sistema respiratorio.
4. Ayuda el los procesos del sistema digestivo.
5. Obviamente incide saludablemente en las funciones musculares y óseas. Es, por ejemplo buenisismo para la osteoporosis.
6. Favorece el buen estado del sistema inmunitario.
7. Apoya a nuestro sistema cardiovascular pues nos ayuda a reducir la tensión arterial y los niveles de colesterol en sangre.

Y más allá de todos sus beneficios fisiológicos, la práctica habitual de esta disciplina ayúda a disminuir nuestro nivel de estrés y mejora la memoria y la atención (y la coordinación para aquellos patosillos con el baile como yo). También ha demostrado ser terapeútica en personas que sufren depresión pues incrementa los niveles de serotonina en el cerebro, además de tener un efecto calmante que disminuye la ansiedad y tiene efectos beneficiosos sobre quienes padecen trastornos del sueño.

taichi2Si os ha picado la mosca del chi kung y vais a busvar un profesor o centro que os inicie en esta milenaria práctica debeis saber que este noble estilo de vida requiere de una serie de pautas importantes a seguir. Por ejemplo, requiere de una actitud relajada física y mentalmente. La respiración es fundamental en este sentido. Como también es fundamental la calma y la armomia en cada uno de sus movimientos. De hecho, tras unas semanas de practica, tras salir de la ducha os sorprenderieis a vosotros mismos frente al espejo realizando esos armoniosos movimientos como “el venerable anciano cierra la puerta”. Se trata de una disciplina que desarrolla movimientos lentos, grácile y esteticamente hermosos que dejan en nuestro cuerpo una sensación de paz y relajación. Estos movimientos tan elegantes se alejan muy mucho de aquellos tan bruscos que podemos realizar en nuestras rutinas cotidianas, tan perjudiciales son para nuestra salud.

Su práctica habitual acaba por sumergirnos en una paz física y mental, una sensación de felicidad y sosiego total. Y su práctica habitual, aunque nos cueste creerlo, nos reportará una sensación de control de la energía de nuestro cuerpo. La mayoría no sabemos controlarla…

Con todo esto, los beneficios del chi kung estan íntimamente vinculados a nuestra serenidad, fruto de las técnicas de respiración consciente que esta práctica exige. Obviamente, cuando respiramos conscientemente nuestra oxigenación corporal es más efectiva y por tanto nuestra circulación sanguínea más eficiente, aportándonos así una mayor relajación y equilibrio. Por tanto, el chi kung o, usualmente su variante más conocida en occidente, el Tai-Chi, albergan un objetivo: equilibrar los sistemas energéticos de nuestro organismo, y mejorar nuestra salud física y mental. En definitiva, el Tai-Chi concretamente se basa en movimientos y lentos y rítmicos ajustados a la respiración. Vamos, que es todo lo contrario a bailar el reggeton…

Como cualquier práctica terapeútica, el chi kung tiene contraindicaciones. No lo practiqueis, como cualquier actividad física exigente, después de comer, por el tema de la digestión, más que nada. Para las mujeres, que por cierto, son las que más practican esta disciplina en occidente, evitarlo durante la menstruación. Puede hacerse, pero evitando los movimientos más forzados.

Relajación, respiración y control de nuestra mente y nuestro corazón son las tres claves para practicar esta milenaria tradición. Hay un cuarto factor, el sentirse arraigado al suelo, esto es sentir como nuestras piernas se enraizan en el lugar en que nos encontramos, cual arbol milenario, los que nos dota el equilibrio necesario no solo para practicar esta disciplina sino como estilo de vida que nos reporte esa calma que muchas veces nos falta.




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Comments

  1. Guau! Menuda sorpresa leer este artículo. Me has recordado los mejores años de mi vida cuando estudiaba psicología. Y es que yo descubrí esta maravilla gracias a Félix Castellanos, todavía recuerdo su nombre porque me quedé alucinada de conocer a alguien tan interesante que además enseñaba el tan chi (chi kung) de forma amena y divertida. Me encantó conocer este arte milenario y gracias a tu post voy a retomarlo porque tiene infinidad de beneficios y se lo recomiendo a todo el mundo. Además ayuda a conoceros mejor y ha estabilizarte en todos los sentidos. Todavía recuerdo que nos pedía nuestro maestro que practicaramos en el metro estando de pie sin cogernos, claro esta, a controlar nuestro centro y arraigados al suelo para no caernos. Ji ji.

    Hay que retomar los buenos hábitos aprendidos y volver a nuestras raíces a lo que nos hace felices.

    Enhorabuena por tu trabajo José, Siéntete muy orgulloso de ti mismo. Un abrazo enorme

    • Jose Vicente Esteve Lopez : noviembre 17, 2017 at 10:28 am

      Hola Gema! Pues si, es una practica brutal la del tai-chi. Lo he practicado durante bastante tiempo y me encanta la serenidad y equilibrio que aporta. Ademas de considerarse una practica física que tonifica todo nuestro cuerpo. Me alegra ver que cada vez más gente lo practica y conoce sus beneficios. Gracias por tus palabras Gema. Piensa que yo escribo y comparto todo lo que se para gente como tu!
      Un fuerte abrazo.
      Jose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas