Cómo y porqué el ayuno intermitente es una revolución en tu salud

Cómo y porqué el ayuno intermitente es una revolución en tu salud

Cuando estamos débiles, cansados o fatigados estamos recibiendo una señal de nuestro cuerpo: algo no funciona bien. Y, en la mayoría de los caso, se debe a una deficiente alimentación que intoxica nuestro organismo. Pero la solución es bien sencilla. Debemos desintoxicarnos, limpiarnos y depurarnos por dentro. Y en este sentido, un ayuno es la mejor de las soluciones. Pero hoy vamos a hablarte de un ayuno muy efectivo y práctico: el ayuno intermitente.

Para muchas personas, ayunar es simplemente dejar de comer. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Vamos a explicarte en que consiste un ayuno, concretamente un ayuno intermitente. En todas sus dimensiones: física, pero también emocional.

Para empezar: el ayuno es un ejercicio voluntario que supone una renuncia en nuestros hábitos o rutinas alimenticias. Es también un ejercicio de responsabilidad con nosotros mismos, con nuestro organismo y con nuestra salud. Y supone una recompensa a nuestra constancia cuando empezamos a percibir los beneficios de practicar este ayuno intermitente. Beneficios tanto físicos, como mentales.

A grandes rasgos, un ayuno de estas características, un ayuno intermitente supone algo muy básico: se trata de un ejercicio de depuración físico y mental. En cualquier caso no crea que hemos inventado algo tu y yo. Esta práctica se ha practicado, y sigue haciéndose, en muchas civilizaciones y culturas, a lo largo de la historia de la humanidad. Por algo será…

Por ejemplo. Un estudio llevado a cabo en 2007, sobre una comunidad de mormones constató los beneficios del ayuno intermitente. Los mormones habitúan a ayunar durante 24 horas el primer domingo de cada mes. Pues bien, el estudió concluyó que entre estas personas había un 39% de riesgo menos de sufrir enfermedad coronarias.

El ayuno intermitente para “limpiarnos” a todos…

Quien más quien menos lleva a cabo una alimentación y estilos de vida deficitarios, tóxicos y perjudiciales para su salud. Es innegable en la sociedad en la que vivimos. Las comidas procesadas, los excesos de carne adulterada, de químicos en frutas y verduras, las grasas saturadas, el exceso de azúcar… y un sinfín de hábitos alimenticios perjudiciales. Sumemos a todo ello otros tóxicos como el alcohol, el tabaco, la contaminación. Y no olvidemos la vida sedentaria, la fata de ejercicio o el asesino silencioso que supone el estrés.

Cuando hemos dado el paso de cambiar estos hábitos y, especialmente, iniciar un ayuno depurativo, lo primero que debemos hacer es desintoxicar nuestro organismo mediante una dieta depurativa o hipotóxica. Será un buen comienzo. Para ello deberemos pasar unas cuantas semanas, o incluso meses para desintoxicar nuestro organismo. No podemos iniciar un ayuno si hemos pasado una semana de excesos, barbacoas, alcohol y desenfreno alimenticio. De hecho, puede ser contraproducente. Es como ir a 100 kms/hora y frenar de golpe. El castañazo para nuestra salud podría ser considerable. Así que ánimo, paciencia y constancia para iniciar el proceso de depuración.

Qué implica hacer un ayuno intermitente

Como decíamos al principio, ayunar supone más cosas que simplemente dejar de comer. Es un acto de responsabilidad y conciencia que se materializa en renunciar a nuestros hábitos alimenticios cotidianos. Por tanto implica una responsabilidad y un compromiso con nosotros mismos. Y no unicamente respecto a la comida, sino también a cualquier tipo de hábito pernicioso y compulsivo que pueda incitarnos a seguir intoxicando nuestro cuerpo y mente. Nos explicamos: si sabes que una reunión social va a incitarte a consumir alcohol o comida basura, debes hacer un ejercicio de renuncia a esa invitación. Existen muchas actitudes sociales que desencadenan los malos hábitos alimenticios.

Cuando hablamos de la trascendencia y la implantación del ayuno como sistema de limpieza orgánica, lo hacemos basándonos en la implantación de este tipo de dinámicas en sociedades y culturas ancestrales. Colectividades que han recurrido al ayuno no solo para depurar su organismo, sino para sentirse más lúcidos, fuertes y energéticos.

Sus resultados se manifiestan en un aumento de vitalidad y equilibrio emocional. En muchos casos, el ayuno se emplea también para paliar, prevenir y tratar enfermedad crónicas. Con notable éxito, como vimos en la comunidad mormona, por cierto.

El ayuno intermitente es un protocolo de alimentación basado en investigaciones científicas recientes que te permitirá conseguir tu cuerpo ideal y estar más sano que nunca sin interferir en tu vida.

‘Ayuno Intermitente’. La mejor guía en español para iniciarte en el mundo del ayuno intermitente. Siguiendo sus recomendaciones lograrás no sólo perder peso, sino cambiar tu relación con la comida. Olvídate de regímenes estructurados y disfruta de la libertad que ofrece el ayuno intermitente.

Marcos VG, Entrenador personal y creador de Fitness Revolucionario

Dimensión psicológica y emocional del ayuno intermitente

Si alguna de nuestros lectores o lectoras se anima a intentar un ayuno sencillo y breve (y hay cientos de métodos en internet) notará sus beneficios en un breve plazo de tiempo. Pero el ayuno es adoptar, temporalmente, un estilo de vida que lleva implícitas otras rutinas saludables. Una serie de hábitos que se van uniendo, de forma casi inconsciente, en las rutinas diarias de quien lo practica.

A la desintoxicación del cuerpo se une una mayor lucidez o consciencia sobre ciertas rutinas inconscientes que reproducimos de forma automática y que no nos hacen ningún bien. Cuando alcanzamos esa claridad de pensamientos es mucho más sencillo afrontar retos que teníamos pendientes, o emprender nuevos desafíos que no sabíamos como afrontar debido a nuestro estilo de vida. El azúcar es un importante elemento de distorsión mental. Y no quieras saber cuantos gramos de azúcar tomas cada día escondida en infinidad de alimentos. ¿Empiezas a entender como el ayuno puede limpiar tu organismo, pero también tu mente?

Cuando consolidamos el ayuno intermitente en nuestras vidas conseguimos dar un respiro a nuestro organismo y a nuestros pensamientos. Somos más consciente y empezamos a ser más comprensivos con nosotros mismos y nuestras necesidades.

Llega el momento del ayuno: cómo prepararte

Como hemos dicho anteriormente, recomendamos que el inicio del ayuno, sea un ayuno eventual. O tengas la intención de practicar el ayuno intermitente, empieces por una dieta depurativa o hipotóxica durante varias semanas o incluso un mes. Obviamente, cuanto mayor tiempo practique esta dieta depurativa, mejor preparado estarás para el ayuno. Y al mismo tiempo, tu salud te lo agradecerá.

Cuando hayas iniciado este proceso depurativo durante unas semanas ya estás preparado para iniciar un ayuno intermitente, realizado durante un máximo de dos días. Y podrás llevarlo a cabo, una vez al mes, sin ningún problema. Te aconsejamos que el día o días previos al ayuno, tu dieta se base en alimentos ligeros. Por ejemplo, los desayunos previos deberían constar de copos de arroz o cereales integrales, frutas ligeras, como la manzana. O ensaladas de vegetales o verduras cocidas.

Seguramente te preguntes si estás preparado para ello. O cuál es el mejor momento para iniciar el ayuno intermitente. Vamos a tratar de sacarte de dudas…

En primer lugar, es importante que estés preparado a nivel mental y emocional. Que te plantees el ayuno como un reto o una meta. Y que lo hagas desde la positividad y el optimismo. Y no como un sacrificio o un castigo que te impones a ti mismo. En caso contrario carecerá de sentido. Proponte una fecha. Un momento de inicio para iniciar este reto personal.

Momento adecuado para el ayuno intermitente

El mejor momento para iniciar el ayuno intermitente, o cualquier otro tipo de ayuno son las épocas de primavera u otoño. Concretamente en los cambios estacionales. De hecho, hay incluso recomendaciones por parte de nutricionistas prestigiosos que aluden a la importancia del momento, incluso del ciclo lunar. Concretamente recomendamos que el ciclo lunar sea menguante. Es decir, entre luna llena y luna nueva.

La explicación viene dada por la influencia sobre la naturaleza que ejerce nuestro satélite natural. Durante las lunas menguantes, nuestro organismo está más equilibrado para la depuración y la limpieza. Este ciclo lunar es el más apropiado para “dejar ir”, limpiar o deshacerse de hábitos y rutinas poco saludables. De hecho, en el otro estado, con luna creciente, es cuando debemos de tratar de aferrar y nutrirnos de información (y de alimentos saludables).

Para realizar el ayuno intermitente, existen diferentes posibilidades o prácticas… Muchas personas optan por el ayuno de 24 horas. Al día siguiente retoman su dieta habitual. Otros prefieren hacerlo más breve: durante 16 horas o, incluso, algunos lo practican por 8 horas. Hay quienes prescinden de los alimentos sólidos. En este caso solo beben infusiones o caldos de verduras, o incluso cremas. También existe la posibilidad de alimentarse solo a base de frutas y tés… O se centran en consumir un solo alimento depurativo: remolacha, alcachofa, etcétera.

El entorno propicio para el ayuno intermitente

Entendemos que no todo el mundo tiene la posibilidad de buscar un entorno natural y apropiado para el ayuno. Pero, en cualquier caso, debemos recomendar que nuestro entorno sea lo más tranquilo y armónico posible. Debemos de entender que el silencio, e incluso la soledad (o compañía adecuada) son factores positivos para el ayuno intermitente. Y que estas circunstancias son más fácilmente asumibles en la naturaleza. Y como hemos hablado ya, el componente mental, psicológico o emocional también es fundamental. Porque el ayuno es principalmente alimenticio. Pero también cuentan las toxicidades mentales. Si, nos referimos a elementos como el teléfono, la televisión o cualquier otra distracción que nos aleje de nosotros mismos. Recuerda que este proceso pretende una liberación, una limpieza y un encuentro contigo mismo. Y que todo este tipo de distracciones nos intoxican mentalmente. Alcohol y tabaco, prohibidos, ya imaginabas, ¿no?

Pero esto no significa que debas quedarte en estado vegetativo o meditando. Todo lo contrario. Te aconsejamos que no pares tu actividad física. Eso si, de una forma suave: son recomendables los paseos por la naturaleza o hacer yoga. También practicar actividades creativas: pintar, dibujar o escribir. O escuchar música que te relaje y te evada de pensamientos tóxicos.

El ayuno intermitente, la alternancia con la alimentación

Parece que aquí poco deberíamos decir. Pensarás “no como” y ya está. Bueno, ojo. El ayuno verdadero es el que prescinde de todos los alimentos, a excepción del agua, obviamente. Sin embargo, el ayuno intermitente es el que se practica de forma regular. Es decir “intermitente” como característica temporal. Pero eso no significa que este ayuno tenga que ser el estricto “per se”. Existen ayunos más flexibles o moderados en los que se permite tomar caldos y sopas de verduras. Principalmente a base de verduras especialmente saludables: cebolla, zanahoria, puerro, remolacha, rábanos o apio. Pero combinadas con plantas o especies depurativas como el perejil o el ajo, que además de depurativos, son todos ellos antibióticos naturales.

Una vez concluido ese día o par de días de ayuno intermitente, resulta obvio pensar que al día siguiente no nos pegaremos el gran atracon. Igual que entramos en el ayuno de una forma progresiva, retomaremos una dieta variada (y saludable) de forma progresiva. Así que al día siguiente, nada de excesos. Alimentos naturales y ligeros, principalmente.

¿Pero qué es realmente el ayuno intermitente?

Es un concepto para definir varias modalidades diferentes de ayuno. Su peculiaridad reside en sus ciclos. Existe un periodo de abstinencia de todos o ciertos alimentos, alternando con los períodos habituales de una dieta rutinaria. Aunque nos suene extraño, pasar un numero de horas considerables sin comer no es malo. Todo lo contrario: puede ser sumamente beneficioso. El ayuno intermitente, está demostrado, mejora nuestra salud.

Para entenderlo mejor debemos comprender que debemos ingerir toda la comida antes de que se inicie el proceso de digestión. Este proceso dura entre 3 y 6 horas. Y durante este proceso, nuestro organismo no puede echar mano de las reservas de grasa o quemar la grasa almacenada. Por tanto, durante este proceso, nuestros niveles de insulina son elevados.

Pero el estado de ayuno se alcanza después de las 8 a 12 horas de haber comido por última vez. Y es cuando el cuerpo comienza realmente a quemar grasa. Sin embargo, la mayoría de los mortales no alcanzamos ese estado habitualmente. Solo lo hacemos cuando vamos a dormir y al levantarnos no desayunamos hasta pasado un buen rato. Es en este momento cuando los niveles de insulina son mas bajos. Es entonces cuando nuestro cuerpo empieza a desintoxicarse y cuando se empieza a quemar la grasa almacenada.

Para comprender el concepto de ayuno, te recomendamos que leas “El gran libro del ayuno” de Ruediger Dahlke. Un completo manual donde el autor nos explica detalladamente todos los detalles y valores del ayuno. Una visión extraordinariamente global del concepto de ayunoterapia.

 

¿Qué beneficios nos aportará el ayuno intermitente?

Tienes que probarlo. No conocemos a ninguna persona que, después de haber probado, durante semanas o meses, los ayunos intermitentes, no coincidan en señalar las mejorías físicas y mentales que han experimentado en sus vidas. Algunos de los beneficios que los ayunos intermitentes provocan en tí son estos:

1. Digestivo. A nivel intestinal la limpieza es muy potente. Nuestro intestino pasa de ser un órgano para absorber nutrientes a cumplir una función de eliminación de toxinas y heces.

2. El hígado. Este vital órgano que tiene una función depurativa de forma constante se toma un respiro. Su función de eliminar toxinas agradece el ayuno y le permite regenerarse y sanar. Reduce su tamaño. Dada su funcionalidad sobre nuestra sangre, permite que su capacidad de dotarnos de energía aumente. Y por tanto la de todos nuestros órganos.

3. Los riñones. Sabemos que, al igual que el hígado, los riñones también tienen una gran responsabilidad en los procesos depurativos de nuestro organismo. Los riñones son aliados del agua. Y en este sentido es vital la mayor hidratación e ingesta de agua durante el ayuno para facilitar la labor de los riñones.

4. El páncreas. Como ya sabes, su misión vital es producir insulina de forma natural. Durante el ayuno, nuestro páncreas sufre un descenso de su actividad lo que le permite recuperarse y gozar de mayor salud.

5. Nuestra piel. La piel, pese a ser un órgano externo, también evidencia una mejoría gracias al ayuno. De hecho, es el órgano que más evidencia el ayuno, porque lo podemos ver. Es cierto que, en ese proceso depurativo que supone el ayuno, la piel puede mostrar algunos signos de la limpieza interna y manifestar algunas reacciones como picor o erupciones. Es buena señal e indica los efectos depurativos que estamos sufriendo. Tras el ayuno, la piel empieza a mostrarse tersa, brillante y saludable.

6. Algo fundamental: nuestro sistema inmune. Gracias al ayuno, nuestro sistema inmune se ve liberado de gran parte de su trabajo. Dejar de ingerir tóxicos durante estos días permite que el sistema inmune deje de estar a la defensiva y se ocupe de otras tareas vitales como nuestra regeneración y producción de glóbulos blancos. Vitales para nuestra salud integral.

7. Beneficios del ayuno también para nuestro sistema nervioso. Practicar el ayuno permite una relajación muy beneficiosa para nuestro sistema nervioso. El ayuno supone adoptar calma, claridad y concentración y eso permite hacer desaparecer el estrés y los estados de alerta, que tanto sobre esfuerzan a nuestro sistema nervioso.

8. Nuestro corazón. Este órgano vital a nivel físico y energético es otro de los grandes beneficiados de el ayuno intermitente. Su trabajo se reduce durante el ayuno, más aún cuando adoptamos una postura de calma y sosiego. Nuestro corazón late en calma y gana en salud y fortaleza.

9. Nuestra sangre se depura. El proceso de ayuno permite que la toxicidad y acidificación de la sangre remita y se depure hasta alcanzar un estado óptimo y saludable, limpia de toxinas.

Contra indicaciones del ayuno

Recomendamos encarecidamente llevar a cabo un ayuno. Al menos como experimento personal y comprobación del efecto positivo que ejerce sobre nosotras y nosotros. Si la experiencia no es positiva,quizá no estábamos preparados física o mentalmente. Podemos volver a intentarlo. Sin embargo, puede que suframos algunos síntomas considerados como contra indicaciones.

En ese caso, deberemos valorar con un médico o nutricionista, la idoneidad de llevar a cabo un determinado ayuno u otro.

Algunas de las contra indicaciones más habituales en el ayuno vienen derivadas de las crisis depurativas o desintoxicantes. Se trata de crisis en las que nuestro organismo trata de restablecer sus valores normales y recuperar el equilibrio químico de nuestro cuerpo. Al sufrir alguna de estas crisis lo que se nos indica es que el ayuno esta surtiendo efecto, aunque pueda parecer lo contrario. Es, por decirlo de una forma vulgar, un ligero “mono” necesario para recuperar nuestro estado óptimo. Ojo, esto no significa que estas crisis se desencadenen siempre en el ayuno. Solo que puede suceder y no es negativo.

Cualquier otra reacción del cuerpo, especialmente durante el inicio del ayuno, es normal y su manifestación suele ser débil o nula. En cualquier caso está bien que sepas que puedes sufrir algunos de estos síntomas. Pero como decimos de forma leve. Si se agravasen deberíamos interrumpir el ayuno: fiebre, dolores articulares, dolores de cabeza o picor o erupciones en la piel. También es normal alteraciones digestivas como cólicos o diarreas, o alteraciones en el color de las heces o la orina.

Especial atención deben prestar personas en este grupo de riesgo, a la hora de emprender un ayuno:

Personas con alteraciones psicológicas o mentales, incluidas ansiedad o depresión. Pacientes de enfermedades crónicas (cáncer, diabetes, o enfermedades auto inmunes). Personas con delgadez extrema, anorexia o anemia. Mujeres embarazadas.

Por el contrario, el ayuno está especialmente indicado y es especialmente beneficioso para personas con las siguientes alteraciones o patologías:

a) Quienes sufre enfermedades coronarias, hipertensión o arteriosclerosis. Esto es así porque el ayuno rebaja las posibilidades de sufrir arteriosclerosis. Pero también reduce los síntomas del enfermo. Se debe a que los ayunos, gracias a su capacidad depurativa, reducen la tensión arterial.

b) Por la misma razón, el ayuno intermitente es recomendable para quienes sufren de obesidad, al eliminar las toxinas que favorecen esta alteración metabólica, además de ayudar a eliminar grasas.

c) Colesterol. Quien sufre colesterol se beneficiará del ayuno intermitente gracias a la eliminación de las grasas.

d) Diabetes de tipo II. La eliminación de toxinas del ayuno repercute también en la reducción de los niveles de azúcar.

Sin más, este post pretende que sigas indagando con el objetivo de mejorar la salud. En ningún caso queremos que tomes la decisión de un ayuno como algo traumático. Sabemos que no vas a morir de hambre. Y que si intentar el ayuno te incomoda o te sientes incómodo, puedes cesar en cualquier momento. Pero como todo en la vida, el ayuno intermitente requiere constancia y voluntad. Voluntad para sentirte mejor y optimizar tu estado de salud. Que, al fin ya al cabo, es lo que más te importa, ¿no?




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Comments

  1. Hola

    Esta genial tu redacción y hay muchas cosas que no conocía que me has enseñado, esta maravilloso..
    te quería reconocer el tiempo que dedicaste, con unas
    infinitas gracias, por enseñarle a gente como
    yo jujuju.

    Besos, saludos

    • Jose Vicente Esteve Lopez : agosto 29, 2017 at 12:27 pm

      Muchas gracias por tu valoración… espero que cada información aparecida en Plantarte.net sea fuente de conocimiento e inspiración para que personas como tu alcancen un equilibrio y una armonia en sus vidas. Es nuestro propósito y cada opinión como la tuya nos anima a seguir adelante con esta comunidad.

  2. 🙂

    Que tiempo has dedicado a tremendo a porte y hay muchas información que no sabía que me has enseñado, esta espectacular..

    te quería corresponder el espacio que dedicaste, con unas infinitas gracias, por preparar a personas como yo jajaja.

    Adios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas