X

Cinco razones por las que dejar de tomar azúcar blanco hoy mismo

Semanas atrás publicábamos un artículo referente a los cinco venenos blancos que predominan en nuestra dieta. Por si no los recuerdas hablábamos de la leche, las harinas refinadas, la sal, el arroz refinado y el azúcar refinada. Ninguno de ellos aportará nada bueno, ni a tu nutrición ni a tu organismo. Pero hoy queremos centrarnos en uno de ello: el azúcar blanco y sus peligros para tu salud.

A continuación voy a ofrecerte algunas ideas que pueden parecer escandalosas y quien más quien menos se preguntarán porqué ni organismos públicos ni medios de comunicación se hacen eco de estas informaciones. La respuesta es simple: hay grandísimos intereses económicos, tanto por parte de las multinacionales azucareras como por parte de la industria farmacéutica.

Personalmente he reducido, en la medida de lo que soy consciente, el consumo de azúcar blanco y lo he sustituido por otros edulcorantes más sanos y más sabrosos: la panela y la estevia.

Durante los últimos diez años la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de la necesidad de reducir el consumo de este ¿alimento? La razón es el incremento del consumo de azúcares refinados por día y por persona que roza ya los 63 gramos.

Y ese incremento acaba produciendo enfermedades y aumentos de casos de obesidad y sobrepeso y un sinfín de riesgos para nuestra salud.

El peligro del azúcar blanca

La OMS y los nutricionistas aconsejan reducir el consumo de azúcar hasta un 10% como máximo en relación a las calorías que consumimos diariamente. Lo que vendrían a ser unas 10 cucharadas de café. Ahora seguramente pienses que tu no consumes esa cantidad, pero ¿te has parado a pensar que también hay azúcar en muchos alimentos procesados que consumes cada día?

Pero antes de proseguir deberíamos conocer que es realmente el azúcar refinado.

¿Sabes que es el azúcar blanca?

Existen dos tipos de azúcar. La natural, que es la que encontramos en ciertos alimentos y que contienen azúcar, pero también fibra, vitaminas y agua y permiten su absorción por nuestro metabolismo.

Y luego está el el azúcar refinado que es simplemente un extracto puro de azúcar y que contiene únicamente sacarosa o sucrosa. Este último azúcar no aporta otros nutrientes, ni vitaminas, ni fibra, ni minerales como si lo hacen alimentos como la caña de azúcar o la remolacha, de los cuales se suele extraer el azúcar.

En resumen, se extrae solo el azúcar sin su aporte en vitaminas, minerales, proteínas, o fibra. El problema viene de lo “vacío” de consumir esta azúcar tan simplificado, pero sobre todo del exceso de consumo de azúcar,  que acarrea a medio y largo plazo graves problemas para nuestra salud, tanto a nivel cardiovascular, como en el desarrollo de enfermedades como diabetes, enfermedades autoinmunes y cáncer.

Efectos adversos del azúcar en nuestra salud

El ser humano no metaboliza bien el azúcar blanco. Para hacerlo necesitaríamos otros nutrientes para una correcta absorción. O dicho con otras palabras: como el azúcar refinado no aporta mas que sacarosa y ningún otro elemento que ayude a metabolizarla, el azúcar refinado acaba robándonos otros nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Este es el peligro del azúcar blanco. Es tan sencillo como que tomar azúcar refinado solo aporta calorías vaciás. Y esto tiene graves consecuencias sobre tu organismo.

¿Cómo procesa nuestro cuerpo el azúcar blanco?

Los azúcares refinados y el azúcar blanco en concreto están compuestos de glucosa y fructosa. Una vez en nuestro intestino la glucosa es absorbida por nuestra sangre, pero un exceso de la misma se acumula en nuestro hígado y hace que nuestro páncreas deba liberar insulina, la sustancia con la que se neutraliza la glucosa. En caso contrario, una carencia de azúcar en el torrente sanguíneo exige al hígado liberar la glucosa que almacenaba, en este caso en forma de glucógeno.

Sin embargo, lo más habitual es que consumamos azúcar en exceso. Esto se debe principalmente es que este azúcar refinado se encuentra no solo en el azúcar blanco sino también en casi todos los alimentos procesados.

A saber, en el pan, en la bollería industrial, en la pizza, salsas, refrescos o incluso en muchos platos pre cocinados. Esto obliga a nuestro páncreas a funcionar al máximo para producir insulina.

Ahora que ya sabes como funciona el azúcar en nuestro organismo, vamos a repasar los efectos adversos del azucar sobre nuestra salud.

Cinco peligros del azúcar blanca

  1. Desmineralización. Si tomamos caña de azúcar o remolacha natural, estos frutos nos aportan otros nutrientes, además del azúcar. Pero si solo tomamos el azúcar, este solo nos aporta calorías vacías que deben ser absorbidas por nuestro organismo, y para ello este debe tomar “prestados” otros nutrientes que llegaron a nosotros por otros alimentos, ya sean minerales como el magnesio, fósforo, hierro, o calcio. El consumo de azúcar también nos “robará” vitaminas del grupo B que facilitan la absorción del azúcar. Obviamente estos nutrientes se neutralizan al realizar esta función reguladora para contrarrestar el azúcar y nuestro organismo los pierde, lo que implica una desmineralización y carencia de vitaminas. Entro otras consecuencias, estas carencias son responsables de la fatiga crónica.
  2. Obesidad y diabetes. Dos de los problemas más extendidos, sobre todo en la sociedad occidental son la obesidad y la diabetes. El consumo desmesurado de azúcar se traduce en sobrepeso y en la aparición de diabetes. Como explicábamos antes, el azúcar refinado, una vez en nuestro torrente sanguíneo exige un sobre esfuerzo por parte de nuestro hígado y páncreas. El páncreas debe generar grandes cantidades de insulina para restablecer el equilibrio de azúcar en nuestro organismo. A la larga esto acaba desencadenando diabetes. Al mismo tiempo, esta producción de insulina hace que la glucosa se transforme en reservas de grasa que propician la obesidad.
  3. La ácidez de la sangre y el cuerpo se deben a una alimentación desequilibrada y con un notable consumo de azucares, no solo el azucar blanco sino todo el azucar refinado que consumimos en los alimentos procesados y bebidas carbonatadas. Estos provocan reacciones ácidas en nuestro organismo y perjudican a los órganos encargados de depurar los desechos metabólicos, como son el hígado, los riñones y los pulmones). En este caso, el azúcar refinado es uno de los más “tóxicos” en este sentido. Diversas investigaciones, como las llevadas a cabo por la Universidad de California establecen que “el azúcar refinado representa un alto riesgo para la salud, y con la misma toxicidad que el alcohol o el tabaco”. De hecho, estos estudios concluyeron con que el consumo de azúcar refinado es responsable de hasta más de 35 millones de muertes a nivel mundial”. Su vinculación con el cáncer es fruto de constantes investigaciones y experimentos, aunque los que hasta ahora se han publicado constatan una efectiva relación entre el desarrollo de cáncer y el consumo de azúcar. Estas afirmaciones se basan en sencillos conceptos: para atajar el cáncer de forma eficaz se debe interrumpir el suministro de ciertos alimentos que estimulan los tumores y las células cancerosas, y uno de ellos es la glucosa. Básicamente consiste en desabastecer de “alimento tóxico” a los tumores con un cambio de dieta para vencer al cáncer.

    En 1923 investigadores del Instituto de Cáncer de Utah publicaron en la revista Proceedings que “el cáncer se alimenta de azúcares pues las células tumorales necesitan mucha más glucosa que las células normales”. Recientemente, en 2012, el Dr. Thomas Graeber publicó en la revista Molecular Systems Biology que dejar de nutrir de glucosa a las células cancerosas conduce a la muerte de estas.

  4. Alergias a los alimentos. Como hemos visto antes, el azúcar y otros alimentos necesitan ser descompuestos por las enzimas para que puedan ser absorbidos por nuestras células. Estas enzimas realizan su función de manera adecuada si el organismo está equilibrado en minerales. Pero al consumir azúcar se reducen las reservas de minerales, lo que debilitar el sistema enzimático y algunas partículas de alimentos sin descomponer entran en el torrente sanguíneo. Si esto sucede, nuestro sistema inmune podría confundir estas partículas con “invasores” nocivos y nuestro organismo atacaría con defensas a ese “invasor” cada vez que consumamos ese alimento.
  5. Alteración del sistema inmune. Entre otras defensas en nuestro organismo, contamos con los fagocitos. Se trata de glóbulos blancos que neutralizan (se alimentan) bacterias y virus. Por tanto, estos fagocitos son fundamentales en el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune. Ellos son lo que permiten controlar y prevenir infecciones. Pues bien, tras ingerir azúcar, estos fagocitos disminuyen su función y, por tanto los virus y bacterias que fagocitan durante más de seis horas. Es decir, nos dejan desprotegidos durante un largo periodo de tiempo.

El azúcar, un peligroso y lento veneno

En definitiva, el consumo excesivo en azúcar blanco es negativo para nuestro organismo. Y lo es tanto a nivel nutricional como de salud general. Ya sabemos que el azúcar es un alimento acidificante y que por ello nuestro organismo debe recurrir a elementos alcalinos, como ciertos minerales para neutralizar esta acidificación de la sangre. Por ejemplo, usando nuestras reservas de calcio, tan necesarias para nuestros huesos. De ahí los problemas óseos que acarrea también el consumo de azúcar.

Obviamente me gustaría que, tras leer este artículo, decidieses prescindir en primer lugar del azúcar blanco (y del moreno que se comercializa en supermercados, de hecho por azúcar moreno bajo el grifo y verás que pasa). Luego estaría bien que decidieses informarte de los alimentos procesados que consumes y que contienen azúcar refinado, desde la bollería industrial, pasando por salsas, refrescos, pan blanco, pizzas, etc. Básicamente deberíamos cocinar nuestros propios alimentos y no recurrir a tantos platos preparados. Y para endulzar tu te, tu café o cualquier postre o plato podríamos empezar a emplear stevia o panela. Dos opciones naturales, económicas y sobre todo saludables

Categoriea: DestacadoGeneralNutriciónSalud
Etiquetas: alergiasazúcarcáncerdesmineralizacióndiabetespanelastevia
Jose Vicente Esteve Lopez :Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Esta web usa cookies.