Cómo combatir el estrés: siete prácticas maneras de vivir con tranquilidad

combatir el estrés

Estamos más que saturados de hablar de cómo combatir el estrés. Pero sobretodo de sufrirlo. Todas y todos, en algún momento hemos sufrido el estrés. Puede ser de forma temporal: un exceso de trabajo, exámenes, una situación personal compleja… Existen mil razones para padecer la enfermedad del s. XXI. Pero, ¿estamos preparados para combatir el estrés?

Para empezar, en muchas ocasiones parece que, al no ser una dolencia física, solo debemos esperar a que se pase y ni siquiera debemos visitar nuestro médico. Pero de lo que no nos damos cuenta es que si no controlamos el nivel de estrés, esto puede derivar en serios problemas para nuestra salud. Desde alteraciones nerviosas hasta problemas físicos crónicos. ¿Entiendes ahora la necesidad de combatir el estrés?

Combate el estrés (la enfermedad del siglo XXI)

El estrés es la enfermedad del s. XXI porque no discrimina: puede afectar a gente muy joven, pero también a nuestros mayores. No distingue entre hombres y mujeres o trabajadores o parados. Se manifiesta por igual y empieza a darnos sutiles señales de que algo no va bien. Pero pocas veces lo escuchamos.  Por eso se le considera un enemigo silencioso. Hoy te explicamos cómo combatir el estrés.

como combatir el estresEn la sociedad moderna, el estrés se ha convertido en una lacra. Los ritmos acelerados, los objetivos laborales, los problemas económicos… Todo son razones para empezar a sufrir estrés. Estamos tan inmersos en esta vorágine que cientos de preocupaciones acuden a nuestra cabeza cada día. Y todas ellas sumadas nos mantienen en alerta permanente.

Porque el estrés, en si mismo, no es negativo. Básicamente proviene de una hormona, el cortisol, una sustancia química que nos pone en alerta para lograr nuestra supervivencia. Pero cuando mantenemos altos índices de estrés, de forma diaria, esto ya es más preocupante. Es entonces cuando tenemos que plantearnos cómo superar ese estrés que nos impide disfrutar de la vida.

Y esa sustancia química va alterando nuestro organismo, lenta pero imparablemente. Nace en nuestra mente, pero se propaga por todo nuestro cuerpo y puede llegar a afectar a diversos órganos, en concreto… Y a nuestra salud en general.

¿Cómo saber si sufres estrés?

Poco a poco, nuestro organismo y nuestra mente empieza a percibir ciertas alteraciones. En primer lugar son débiles y silenciosas. No le damos mayor importancia cuando empezamos a sentir  falta de concentración, problemas de memoria o rendimiento, irritabilidad, nerviosismo o insomnio.  Pero, normalmente, cuando estos síntomas empiezan a aparecer es porque nos enfrentamos a situaciones como las siguientes:

• Entornos de trabajo alterados o ambientes caóticos.

• Esperas personales, laborales o sociales prolongadas  

• Acumulación de tareas.

• Relaciones personales o sociales tóxicas o tensas.

• Temores, miedos o Inseguridades.

• Problemas económicos o de supervivencia.

Cómo afecta el estrés a nuestro organismo

Ya hemos explicado que somos química pura, hormonas en ebullición. Algunas, positiva, como las endorfinas. Otras, negativas, como el cortisol. Esta última es perjudicial para nuestro organismo si lo recibimos de forma exagerada y prolongada. Te enfrentas a una situación tensa que repercuten a nivel mental y físico. Y ahí es cuando se producen las alteraciones del sueño, la fatiga crónica, los problemas de digestión, o incluso, las alteraciones de nuestro sistema inmune  (lo que genera enfermedades).

Y por eso necesitas eliminar el estrés hoy mismo

¿Cómo combatir el estrés?

Existen diversas técnicas para combatir el estrés, tanto el crónico como el estrés común.

Básicamente es muy sencillo: debemos dar un respiro a nuestra mente, bajar nuestras “revoluciones”. Pero existen diversas técnicas para hacerlo. Lo que aparentemente debiese ser muy sencillo, en esa vorágine y acumulación de preocupaciones, conseguir combatir nuestro estrés es todo un reto.

No hay una fórmula ideal para hacerlo. Es más bien un cambio de mentalidad. Cambiar nuestra perspectiva de la realidad e introducir nuevos hábitos que nos lleven a vivir de una forma más pausada, en los que las preocupaciones pasen a un segundo plano o desparezcan.  Y, entre esos nuevos hábitos que ayudan a erradicar el estrés de nuestra vida, algunos son:

1. Hacer más deporte. El descanso físico es necesario, pero también lo es la actividad física. Piensa que puedes estresarte sentado cómodamente en tu oficina o en el asiento de tu coche, durante una retención.

como combatir el estresUna de las mejores maneras para eliminar el estrés es practicar ejercicio. En muchas ocasiones, es un hábito que cuesta asumir y dedicar tiempo entre tantas obligaciones laborales y sociales. Pero resulta fundamental. El ejercicio nos cansa físicamente, pero también resulta liberador y estimulante, porque libera endorfinas. Ya sabes, la conocida “hormona de la felicidad”. El deporte, además de destensar nuestros músculos, nos permite descansar mejor y profundamente, debido a ese cansancio que proporciona.

Esa liberación que conlleva practicar ejercicio renueva nuestro cuerpo y nuestra mente. Existen, además, diversas practicas y modalidades adaptadas a tu condición física. Así que no tienes excusa.

2. La risa. En un artículo anterior en Plantarte, ya te contamos los beneficios de la risa y lo saludables que es. Y así es. Reír también libera endorfinas. Y reír hasta llorar, más aun. Ríete a carcajadas. Nos hace sentir mejor. Regula nuestro ritmo cardíaco, nuestra circulación sanguínea, nuestro aparato respiratorio, e incluso es beneficioso para nuestra piel y cabello. La risa, sin duda, es uno de los mejores antídotos contra el estrés.

3. Una alimentación saludable. Te hemos hablado anteriormente de los beneficios de una alimentación saludable, y como esta influye en nuestro estado de ánimo. La alimentación está íntimamente relacionada en cómo nos sentimos. Y, si has leído este blog habitualmente, sabrás que existen determinados alimentos que afectan negativamente a nuestro organismo, pero también a nuestra mente. Nos referimos a los llamados “venenos blancos”: el azúcar, la harina procesada, la leche, etc. Pero también la comida basura, la bollería industrial, los refrescos azucarados, los fritos…

Eliminar todos estos “alimentos” es un gran paso para no favorecer la aparición del estrés. Piensa que son alimentos que alteran nuestro estado de ánimo, aunque no te des cuenta. Por el contrario, comer alimentos frescos, verduras, fruta, legumbres,… te aporta mayor ligereza y frescura. Te sientes más natural y tu estado de ánimo mejora. Tus niveles de sangre se estabilizan y tu organismo funciona mejor. El estrés tiene mas complicado invadirte. Ah! Muy importante para vencer el estrés: come despacio, relajado. Saborea y disfruta cada bocado que des.

Si comes mucha comida basura y sufres trastornos de presión arterial, cardíacos, colesterol o retención de líquidos…. ¿cómo no vas a acabar estresándote?

4. Paz mental. No puedes estar todo el día en tensión y preocupado. Existen mil estímulos a nuestro alrededor que nos alteran.  Mil preocupaciones que nos embargan. Apártalas. Olvídalas. Desconecta de  todo lo que pueda ser fuente de preocupación, del móvil que nos distrae de la vida real, de la tele que nos atormenta con sus noticias negativas (como si no pasasen cosas buenas en el mundo que no nos cuentan).

Desconecta de lo artificial y céntrate más en lo real… en lo que pasa de verdad alrededor tuyo: tu entorno y las personas que te rodean. Realiza cosas y actividades que te gustan. Incluso aburrirse es necesario.

En realidad el estrés se origina en tu cabeza por un exceso de preocupaciones que, en realidad no existen más que ahí. En tu cabeza. Y la mayoría de ellas son artificiales: trabajo, dinero, personas tóxicas… Es tan fácil dejar todo eso de lado que hemos olvidado cómo hacerlo.

Una buena estrategia para lograr esa paz mental y combatir tu nivel de estrés es desarrollar actividades creativas o artísticas: escribir, tocar un instrumento, dibujar, crear… en definitiva. Esas actividades generan momentos de introspección en los que solo existes tú creando. Desaparecen entonces todas tus preocupaciones y solo disfrutas del momento presente. Solo lo que TÚ estás creando ahora.

5. Controla tu respiración. La técnica de la respiración cosciente  ya la hemos comentado en Plantarte. Y se aplica en muchas dinámicas como el yoga, el tai-chi o la meditación. Cuando te encuentras en una situación conflictiva o tensa que puede desencadenar un ataque de estrés, olvida TODO y céntrate en tu respiración. Respira profundamente y piensa solo en el aire entrando y saliendo de tus pulmones. Sin darte cuenta, empezarás a calmarte.

 6. Pequeñas recompensas para ti mismo. Si has tenido una jornada llena de tensión y preocupaciones, debes empezar a dejar de tenerlas. Pero si ya la has tenido, lo mejor es buscar tu paz y calma dándote un “homenaje”. Haz lo que más te gusta. Busca esos momentos que te dan placer. Tu sabes cuales son. Así que no te diremos que leas o te des un baño caliente. Simplemente haz lo que más te apetezca. Pero trata que no sea reproducir esos hábitos negativos que, en el fondo, aumentan tu estrés.

De hecho, una de las mejores recompensas es escuchar música, esa canción o disco que tan buena energía te aporta. Y si bailas esa música, mejor que mejor.

7. Medita. Ten momentos contigo mismo. Observa tus problemas como un espectador. Como si no fuesen tuyos y forman parte de una obra de teatro. Relativiza cada uno de esos problemas y ríete de ellos. Piensa en ellos, pero sin hacer nada. Esto te aportará paz y tranquilidad.

Cambiar tu percepción de la vida para combatir el estrés.

Sabemos que no es fácil cambiar la rutina de nuestra vida. Que cada día hemos de enfrentarnos a cosas que, aparentemente, nos pondrán nerviosos o pondrán a prueba nuestra paciencia. Pero lo importante es recordar esta frase:

Cómo te afectan las cosas es un 20% lo que te pasa y un 80% cómo te lo tomas.

Así que ya sabes. Tu eres la única dueña de tus emociones. Nadie puede romper la paz. Y si lo hacen, no es culpa de los demás ni de situaciones externas. Es únicamente tu responsabilidad. Debes aprender a canalizar tus emociones, a controlar tu estrés para tener una vida más plena y feliz.

Combatir ese círculo vicioso que es el estrés…. 

El problema que mucha gente presenta cuando trata de sobreponerse al estrés es que, al intentarlo y no lograrlo, esto le genera más estrés. Y cómo decíamos al principio, esto puede afectar a nuestra salud, no solo emocional, sino física. Y aunque te hemos dado ya algunos consejos para superar el estrés, queremos darte también algunas originales pautas para vencer al estrés.

1. Encuentra el origen de la situación que te genera estrés y piensa cuando fue la última vez que lo sufriste. Y recuerda sus situaciones nefastas para ti: desde el mal humor que te produce hasta el dolor de cabeza o barriga que te proporciona.

Ahora trata de revivir aquella situación bajo esta reflexión:

El estrés que se desencadeno en tu mente en aquel momento lo define John Medina, un biólogo molecular, que define ese estrés como  ”una tormenta perfecta que estalla en tu mente cuando estás sintiendo dos cosas contradictorias en tu mente”. Por un lado, unas expectativas que deseas que se cumplan. Por otro, una total  falta de control de la situación que puede hacer que esas expectativas fracasen. Es decir, el estrés surge cuando las cosas no salen como deseas. Y ahí está  la clave. En aquella situación que te estresó… paso eso.

como combatir el estres¿Pretendes que TODO salga como quieres?

Y si fuese así. ¿No sería todo muy aburrido? ¿Cómo valoraría entonces tus éxitos? Y, ¿no hay otras personas y circunstancias que influyen en nuestras vidas? Es decir… la vida es un “juego social”. Así que, ahora, ¿no te parece ridículo haberte estresado en aquel momento o circunstancia?

En realidad, el estrés no existe… más que en tu cabeza

Cómo dijimos al principio, el estrés es, inicialmente BUENO. Se trata de un mecanismo de supervivencia. Es más… sin estrés quizá ahora ni tu, ni yo, estaríamos aquí. El estrés ha permitido a nuestra especie sobrevivir. Ponernos alerta ante peligros y amenazas. Pero todas esas percepciones son eso, percepciones de nuestra mente. A veces fundadas. A veces infundadas. Y así reacciona nuestro cuerpo.

A veces te estresas porque percibes un peligro tras de ti. Y es tu pareja o mejor amigo a punto de hacerte un regalo. El estrés, en este caso carecía de sentido. Es tan solo  una creación de nuestra mente. Y si consigues dominar tu mente, puedes eliminar el estrés para la mayor parte del resto de tu vida. ¿Eso estaría bien, no?

El origen del estrés

Ya lo hemos mencionado. El estrés es un mecanismo heredado en nuestra especie. Antes, cuando vivíamos de forma más natural, estábamos expuestos a condiciones climatológicas adversas, a luchas con pueblos o clanes rivales o a animales salvajes. El estrés nos mantenía alerta y nos hacia salir corriendo o ingeniárnoslas para trepar a un árbol.

Sin embargo, ahora, no tenemos que enfrentarnos a eso. Pero si lo hacemos al tráfico, a las noticias negativas, a nuestros jefes, a vecinos molestos o facturas desproporcionadas. Y sin embargo, ninguna de esas circunstancias ponen el peligro nuestra vida. Aunque percibimos algo parecido…

Así que pasamos buena parte de nuestra vida estresados. Que asco, ¿no? Bueno, no tanto… Ahora ya sabes qué es el estrés, cómo funciona y cómo combatirlo. ¿Piensas ponerlo en práctica?

Y si ya lo haces, ¿cómo combates tú el estrés? Cuéntanos… Y, si te gusto esta práctica información… te pido, por favor, que la compartas para que más gente sepa cómo tu combates el estrés.

Gracias!!!




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas