Competencias comunicativas: 7 claves para una comunicación eficaz

Competencias comunicativas

Las competencias comunicativas son la capacidad que tenemos para desarrollar una comunicación efectiva. Es decir, poner en práctica el proceso de comunicación para que sea efectivo y productivo. Sino, ¿para que sirve la comunicación?

Mediante la competencia comunicativa buscamos el éxito de nuestras conversaciones, de nuestra forma de expresarnos en un determinado contexto. Ser una persona con competencia comunicativa significa saber adecuar nuestro discurso a un contexto.

competencias comunicativasTambién es saber interpretar las necesidades de ese contexto, que incluye las personas con las que nos comunicamos. Y si, ya se que soy muy pesado con esta cuestión, pero para todo esto resulta fundamental conocer a la pareja de baile más popular del instituto: Respeto y Escucha Activa.

Si ponemos un poquito de ambos, la música fluye y todas y todos bailamos.

 

Las competencias comunicativas: interpretar y entender.

Como digo muchas veces, la comunicación es el reflejo del mapa de la realidad que cada uno tenemos. Cada mapa es distinto. Como es la visión de la realidad de cada persona.

Partiendo de eso, las competencias comunicativas nos exigen saber interpretar el mensaje y la idea que el “otro” nos quiere transmitir. A veces de forma explicita. Otras, de forma literal. Leer entre líneas es fundamental. Muchas veces es distinto lo que el emisor quiere expresar y lo que el receptor quiere entender. Por eso, es tan importante saber interpretar. Y si, se supone que, cuanto más conocemos a las personas con las que nos comunicamos mejor.

Pero otras no. Piensa en esos matrimonios que llevan 40 años juntos y se entienden peor que el primer día que se conocieron.

¿Sabes lo que falla en estos casos? El interés por comunicarnos de una manera efectiva. Por eso, para las relaciones sociales, las competencias comunicativas que tengamos son la clave del éxito o del fracaso.

En definitiva, las competencias comunicativas son las habilidades comunicativas que nos permiten comunicarnos de forma correcta. Este concepto lo desarrollo Hymes, y las definió como o nuestras capacidades para saber:

  • Cuando tenemos que hablaremos
  • Cuando no
  • De que hablaremos
  • Dónde hablaremos
  • De qué manera
  • Con quién.

Competencias comunicativas para los seres sociales

competencias comunicativas

Al final, somos seres sociales y debemos entender las características y contextos en los que nos expresamos. Es algo innato a las persona. Bueno, a unas más que a otras.

Es lo que nos permite desarrollarnos de forma personal y social. Es lo que nos habilita en nuestro trabajo, en nuestra casa, con la familia, amigos o cuando vamos a comprar. Nuestras competencias comunicativas se activan cuando hablamos. Pero también cuando escuchamos, escribimos o leemos.

Cierto es que las competencias comunicativas pueden cambiar en función de la era en la que estamos viviendo. La tecnología potencia unas formas de comunicación. Pero olvida o desvirtúa otras.

Sin embargo, no podemos ser ajenos a esas nuevas necesidades comunicativas. Redes sociales, dispositivos móviles, etc, están cambiando la morfología de nuestra comunicación. Y a veces, aportan utilidad. Pero otras, generan un verdadero cáos comunicativo donde los malos entendidos están a la orden del día.

Competencias comunicativas en redes sociales

De hecho he sido testigo, y a veces participe de sonadas disputas por Facebook. Y cansa mucho, debilitan amistades y no llegan a ningún sitio. Es una comunicación altamente improductiva. Y no se soluciona con emoticonos. No.

Las pupilas de los emoticonos no expresan nada.

Competencias comunicativas contra los malos entendidos

Pero los malos entendidos no son solo característicos de las comunicaciones tecnológicas. A veces hay disfunciones comunicativas.

Los malos entendidos suceden porque no se comunica desde una atención consciente al proceso. O no se practica la escucha activa. Sobre todo por esto último.

¿Por que es necesario mejorar nuestras competencias comunicativas?

Básicamente porque estamos todo el rato comunicando. Nos comunicamos hasta cuando, de forma consciente, no queremos comunicarnos (y lo hacemos inconscientemente). Una mirada, un gesto o un silencio es pura comunicación. Incluso, cuando estamos solos, nos comunicamos con nosotros mismos.

Por eso, tener unas competencias comunicativas óptimas es necesario para nuestro equilibrio personal y nuestro bienestar emocional. Y en todos estos procesos que te vamos a enumerar debe primar la coherencia en la comunicación.

Competencias comunicativas por ámbitos.

1. Las competencias comunicativas en la educación

Sin duda, uno de los ámbitos más importantes donde debemos aprender a desarrollar nuestras competencias comunicativas.

Porque estas habilidades comunicativas deben desarrollarse y potenciarse desde la infancia. De esta forma, nuestras habilidades sociales y capacidades comunicativas se asientan en nuestra personalidad de una forma natural y nos permiten una mejor adaptación los entornos sociales en los que vamos a desarrollar nuestra vida.

Sin duda, desarrollar nuestras competencias comunicativas desde bien pequeños nos va a ayudar a mejorar y fortalecer nuestras relaciones personales. Lo que a su vez afecta, positívamente, a nuestro equilibrio y bienestar personal.

Encontramos que, a veces, el sistema educativo y las familias de los menores descuidan este aspecto. Como si las habilidades comunicativas fuesen algo innato que cada niña o niño desarrollara, de forma efectiva, por inercia. Pero resulta fundamental educar en estas aptitudes en el ámbito educativo (y familiar).

competencias comunicativasDebemos lograr que los niños sean capaces de comunicar sin problemas para que, de adultos, sean personas independientes y autónomas. Las habilidades comunicativas que desarrollen en su proceso de madurez harán de estas personas más confiadas y resolutivas frente a sus obstáculos vitales.

Piensa que, todo el entrenamiento comunicativo que se lleve el niño va a influir en su capacidad de interactuar con otras personas. Sin embargo, si cómo padres y madres, o profesorado, queremos inculcar unas competencias comunicativas óptimas a los más pequeños, obviamente nosotros debemos ser buenos comunicadores.

Así que hay que esforzarse porque les estamos proporcionando las herramientas comunicativas con las que vana construir sus relaciones sociales.

2. Competencias comunicativas en el trabajo

Ya hemos hablado en alguna ocasión de la importancia de una comunicación efectiva en el trabajo. Un espacio donde las personas pasan buena parte de su días y donde la comunicación efectiva es tan necesaria.

Las competencias comunicativas en el trabajo se basan en la generación de un buen ambiente laboral con los compañeros, jefes o clientes. Pero también se abre la puerta a competencias comunicativas basadas en la persuasión o la influencia (por su carácter comercial).

En Plantarte hemos especificado la necesidad de desarrollar una comunicación asertiva como medio para generar un ambiente de trabajo honesto, basado en el respeto y en la productividad.

La capacidad de escucha activa, de respeto y de expresión eficiente son claves para un ambiente de trabajo positivo y productivo.

En los jefes, la capacidad de desarrollar una personalidad carismática y un liderazgo constructivo son muy apreciados para una buena gestión del trabajo cotidiano.

3. Las competencias comunicativas en nuestra vida diaria.

Y más allá de ámbitos específicos, debemos potenciar nuestras competencias comunicativas en nuestra vida cotidiana.

Para saber como actuar con nuestros amigos, familia, vecinos o compañeros de piso. Debemos aprender ciertas habilidades comunicativas que faciliten el proceso comunicativo. Para ser más efectivos, más asertivos y respetuosos. Y que nuestra vida, y la de los que nos rodean sea más agradable, sencilla y equilibrada.

Pensemos que la comunicación es el pegamento que une la sociedad. Y si usamos un pegamento malo, no vamos a unir nada.

Cualquier situación a la que nos enfrentemos en en nuestra vida cotidiana, desde la más sencilla a la más compleja, requiere unas habilidades comunicativas precisas para comunicarnos adecuadamente y de forma efectiva.

Competencias comunicativas para ser un buen comunicador.

1. Respeto
Para ser un buen comunicador hay un factor clave: el respeto. Es fundamental que, en os procesos comunicativos prime la educación y el respeto, por más que las personas con las que hablemos no estén de acuerdo con nuestras ideas o argumentos.

Aceptar otros puntos de vista es uno de las bases de las buenas competencias comunicativas.

2. Adaptación

competencias comunicativas

Una persona con competencias comunicativas sabe adaptarse a las distintas situaciones en las que tiene que comunicarse. En este sentido, es muy importante ser observador y curioso.

Observar el mundo que nos rodea, las situaciones y las personas a las que nos enfrentamos nos permite entender las diferencias de carácter social, cultural o individual. Y adaptarnos a estos contextos para que nuestra comunicación sea más efectiva y productiva.

Si observamos nuestro entorno, entenderemos que, por ejemplo, en algunas culturas o países, lo que para nosotros es lo más normal del mundo, para otros es extraño, chocante o interfiere en los procesos comunicativos.

Un buen comunicador sabe interpretar las expectativas de su interlocutor. Una de las habilidades comunicativas más importantes es saber prever lo que esperan los demás de nosotros.

Y comunicarse de la forma más adecuada para facilitar la comunicación con los demás. Para ello es muy útil aplicar la Teoría de la Mente, fundamentada en un experimento de Premack y Woodruff (1978) con chimpancés.

3. Inteligencia emocional
La inteligencia emocional se fundamenta en nuestra capacidad para “leer” y entender las necesidades de la persona con la que nos comunicamos.

Esto es la base de la comunicación asertiva. La empatía es la clave. Y nace de nuestra capacidad para entender qué decir y cómo decirlo, en función del contexto de la comunicación. Y de las personas o persona con la que nos comunicamos.

4. Organización y eficiencia

Las personas con buenas competencia comunicativas gozan de un gran confianza en si mismos y son capaces de actuar en función de sus necesidades y objetivos.

Basan su comunicación en la resolución del problema o el conflicto. Para ello resulta muy importante su capacidad de organización y planificación. Tienen una alta capacidad para poner en orden sus ideas y pensamientos antes de comunicarse. De esa manera, su mensaje es más claro y efectivo hacia los demás.

Y tan importante como ello, es reconocer sus límites o desconocimiento. Las personas con alta capacidad comunicativa saben reconocer su desconocimiento y asumir que no puede resolver una situación o una duda.

Pero estas personas trabajan para descubrirlo y poner soluciones. Su forma de expresar es coherente y ordenada, lo que facilita su comunicación y el entendimiento y comprensión de las personas con las que se comunica.

5. Imaginación

Las competencias comunicativas requieren de altas dosis de imaginación y creatividad.

Las personas con estas habilidades comunicativas saben captar la atención y crear “historias” atractivas para sus oyentes y audiencias. Su comunicación tiene un alto componente emocional que hace que se genere interés por parte de los demás hacia aquello que tienen que expresar.

6. Escucha y observación

Ya hemos hablado, en Plantarte, de la importancia y la necesidad de practicar la escucha activa y la observación de todo lo que rodea al proceso comunicativo.

Esta capacidad se perfecciona con la práctica. Y permite, a quien lo practica, obtener una comunicación fluida y efectiva pues entiende las necesidades del ”otro”.

Esto desemboca en una personalidad carismática que permite obtener respeto, confianza y credibilidad por parte de las personas con las que se comunica.

7. Naturalidad y seguridad

Las personas con altas competencias comunicativas son personas seguras y que, al mismo tiempo, tienen confianza pero no temor a equivocarse. La humildad es básica para que estas personas no transmitan arrogancia. No saber algo es natural y humano.

Por eso, las personas con unas ricas habilidades comunicativas se muestran naturales, cercanos y reconocen sus errores o desconocimiento.

Para ello, un recurso vital es el sentido del humor aplicado a la comunicación. Sonreír o reír provoca cercanía y hace de la comunicación un vinculo de relajación y calma. Y en este caldo de cultivo, entendernos es mucho más sencillo.

Ahora que ya conoces las competencias comunicativas que te hacen ser un buen comunicador…

¿Cuáles crees que practicas?

¿Y cuáles podrías introducir en tu vida?

¿Crees que tus competencias comunicativas pueden ayudarte a ti o a alguien que conoces en tu vida cotidiana?

Si te ha resultado interesante, te pido que, por favor, compartas este artículo en redes sociales para que todos sepamos un poquito más de este interesante mundo de la comunicación.




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas