Y tú, ¿viajas para comprender el mundo o haces turismo colonial?

Y tú, ¿viajas para comprender el mundo o haces turismo colonial?

Viajar por países exóticos tiene un punto de apertura mental que toda persona debiese probar alguna vez en su vida. Y cuando digo países exóticos y viajar no me refiero a ir al Caribe, a un hotel de lujo, a tomar mojitos y contemplar la playa. Me refiero a integrarse con y en la cultura del país, culturas distintas, costumbres diferentes y sorprendentes. Y entenderlas, aprender de ellas y volverse a integrar en ese maremagnum de estímulos para todos los sentidos. Porque una cosa es marchar de vacaciones y otra, muy distinta, viajar a la otra parte del mundo y ampliar nuestros horizontes mientras tratas de comprender el mundo en el que vives.

P1161378Cuando somos niños pasamos de leer cuentos muy sencillos a libros juveniles y, de ahí, a novelas o libros más complejos o profundos. De la misma manera, viajar lejos y comprender otras realidades nos aporta una mayor comprensión del mundo en el que vivimos. La curiosidad es algo sano. Salir de nuestro espacio de confort amplia nuestra realidad y nos hace más tolerantes. Derrumba la ignorancia, la incomprensión y el miedo a lo desconocido, a lo de “fuera”, a lo que nos resulta extraño. Y cuando conseguimos entenderlo, entonces crecemos como persona y evolucionamos en nuestra conciencia. Y eso es algo de lo que adolecemos en buena parte de la sociedad occidental. Y por eso hace cuatro años decidimos, mi pareja y compañera de vida ,y de fatigas también, conocer la realidad de otros rincones del mundo, pues nuestra ciudad, en concreto, y la sociedad en general, no tenían nada que aportarnos más. Es más, nos producían desidia.

Una forma diferente de comprender el mundo…

Plantarte.net es además un blog o un compendio de vivencias, de conocimientos y de propuesta de estilos de vida a los que no estamos acostumbrados en nuestra sociedad de pisas, consumo y materialismo. Conceptos que no casan con lo que creemos debiesen ser los valores de una evolución sostenible de nuestra especie, y de nuestra relación con este hogar tan inmenso en el que vivimos: el planeta Tierra.

P1061199La salud, la educación, la cooperación, la autosuficiencia y los valores que nos permitan sobrevivir, bien representados en la película “El planeta libre”, nos son los que imperan en nuestra época actual. Y no decimos, con ello, que no hayan cosas positivas en occidente. Decimos que el mestizaje de costumbres y culturas que alberga nuestro mundo puede dar con la formula magistral que nos lleve a un estilo de vida más ético, armónico y respetuoso con nuestro planeta y con nosotros mismo. La medicina ayurvédica de la India, la medicina tradicional china, la medicina natural y chamánica de latinoamérica, los valores de respeto a la vida del Budismo o tantas otras enseñanzas deberían ser materia obligatoria en las escuelas. No como una imposición sino como una forma de comprender la multi culturalidad que, por suerte, inunda nuestra civilización actual.

Bien es cierto que en nuestro periplo por Asia encontramos cosas P1051177muy positivas, conocimientos que cargamos en nuestra mochila y que esperamos no perder nunca. Enseñanzas y lecciones de vida y humildad de personas sumamente pobres en lo material pero ricas en sonrisas y solidaridad. También encontramos actitudes, costumbres y comportamientos que no entendemos en países tan humildes como Laos, Camboya, La India o Nepal. Pero nadie tiene la fórmula mágica. Por eso, el mestizaje y la mezcolanza de ideas, costumbres y tradiciones aporta un punto de vista tan pluridimensional que hace que nos encante viajar.

Ampliando horizontes para comprender el mundo

Sin embargo, y si retomamos esas cosas que nos descuadran o no entendemos, (que muchas veces vienen dadas por un punto de vista etnocentrista), nos damos cuenta que nosotros mismos, como “turistas” o viajeros, somos quienes estamos desvirtuando las costumbres de estos países y fomentando en ellos, y entre sus habitantes, un consumo, un materialismo y un circo que no nos gusta nada observar. Me explico con un buen ejemplo como es Laos. Este país, uno de los más pobres del sudeste asiático tiene fuertes contrastes entre el norte y el sur. Nosotros lo empezamos por el norte y, personalmente, sentí cierta decepción al contemplar como grandes y turísticas ciudades se han convertido en algo así como un parque de atracciones para los turistas, especialmente los turistas con un poder adquisitivo elevado. Un montón de actividades se orientan a un turismo de pandereta consistente en montar en elefante, subir en globo o lanzarse por el rio Meckong con un gran flotador hasta arriba de cerveza. Es algo incomprensible desde nuestro punto de vista. No entendemos si el viajero quiere conocer la cultura, los valores y la idiosincrasia del pueblo que va a visitar, o que ese pueblo se adapte a lo que nos gusta hacer en occidente pero a miles de kilómetros de distancia. Y los ciudadanos y ciudadanas locales ven en ese tipo de turismo la gallina de los huevos de oro. Es entonces cuando se pierde esa identidad y costumbres y quienes queremos conocer su auténtica realidad nos preguntamos, echándonos las manos a la cabeza, “¿qué está pasando aquí?”.

P1151322

Las oportunidades que brinda el mundo

Sin embargo siempre tenemos la oportunidad de salirnos de ruta, de perdernos por pequeños pueblitos o islas mínimas donde el tiempo se paró hace doscientos años y comprender que otras formas de vida siguen siendo el día a día de millones de personas. Comprobamos así que existen pueblos que no tiene médicos ni medicinas, como en occidente, y enferman menos o se curan igual sin agredir tanto su cuerpo. Quienes se alimentan solo con lo que les proporciona la tierra. O como muchos pueblos no saben lo que es la tele pero si una buena charla ribereña a la luz de un buen fuego. Y todo eso te lo quieres llevar a casa en la mochila y piensas que seguro te toca pagar por exceso de equipaje..

Un ejemplo para entender el mundo: Camboya

Otro buen ejemplo de esta desvirtualización del turismo insostenible lo tenemos en Camboya. País de grandes contrastes también. Desde el majestuoso Angkor Wat, octava maravilla del mundo hasta pueblitos humildes perdido en los mapas. El turista pudiente que visita esta maravillosa acumulación de templos de la milenaria civilización jemer contrata servicios de tuc-tuc (o taxis a motocicleta) para recorrer la vasta extensión de origen del imperio Jemer. Pero lo hace como quien contempla una obra de teatro, desde fuera y con una noción reducida de lo que realmente es Camboya y lo que representó este imperio para la historia reciente de este humilde país. Es más, muchos turistas solo pisan una ciudad en Camboya, aquella donde se encuentra este imponente conjunto de templos, pero no se pasa ni un minuto por aquellos pueblos y aldeas que aglutinan la realidad del país. Es como el que va un domingo al museo, pero a mil kilómetros de distancia. Y porque puede.

P1211689Ese no es el camino, o al menos no es el nuestro. No queremos fomentar el turismo de pizzas en países donde el curry es una delicia. No quiero acudir a espectáculos que agredan contra los derechos de los animales y la dignidad de los habitantes locales por un puñado de dolares. Ni quiero ir en ala delta a motor sobre las montañas de una ciudad perdida de Laos porque contamina un entorno maravilloso acústica y químicamente. Tampoco quiero formar parte de ese turismo colonialista. Un turismo que, por otro lado, se preocupa más por la foto o selfie que aparecerá en sus redes sociales que por conocer realmente como vive realmente ese pueblo que ahora le acoge. Eso no es turismo sostenible, eso es turismo colonialista. Y creo que eso ya pasó a la historia….




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas