Comunicación en equipo: claves para comunicarte con éxito en grupos

Comunicación en equipo

Una de las cosas que más preguntan las personas interesadas en los servicios de comunicación es sobre la gestión de la comunicación en equipo.

La comunicación es un proceso social en el que nos relacionamos con otras personas con una finalidad. Ya sea familiar, social o profesional, la comunicación en equipo es fundamental para llegar a buen puerto en nuestros objetivos.

A nivel personal, en una unidad familiar, un grupo de amigos o una comunidad de vecinos, la comunicación en equipos es básica para lograr nuestras metas.

Parece que a la comunicación en equipo mayor trascendencia en el ámbito profesional. La razón es que existen unos objetivos colectivos y unas aspiraciones económicas de la que dependen todos los miembros de ese equipo. Y ya sabemos que, cuando hay dinero y negocio por medio, todo se lleva con mayor trascendencia.

Sin embargo, unas relaciones sociales, amistosas, familiares, basadas en la comunicación en equipo son altamente saludables y nos aportan bienestar y equilibrio. Si tuviese que decidir en que ámbito es más necesario comunicar en equipo de forma efectiva, no sabría qué decir. Creo que en ambos casos es vital.

Comunicación en equipo: la importancia de nuestro papel individual.

Pero para que la comunicación en equipos sea efectiva y productiva, cada uno de los individuos tiene un papel fundamental. Cada persona que conforma el equipo debe hacer un proceso reflexivo hacia el colectivo.

En este sentido, las personas que son capaces de trabajar en equipo, de una forma cooperativa, son las que mejor gestionan su capacidad para comunicar en equipo. Hablamos de personas asertivas, empáticas. Con una capacidad de colaboración alta.

Valores individuales para la comunicación en equipo

Es importante que las personas que conforman un equipo se comuniquen de forma efectiva. Existen varios criterios para que una persona desarrolle estas habilidades comunicativas.

En primer lugar, debemos practicar la escucha activa. Saber escuchar, de forma activa, a las personas que nos rodean es el principio del éxito en los procesos comunicativos.

comunicación en equipoLa asertividad es una característica necesaria en cualquier proceso comunicativo. Ponernos en el lugar del otro es la clave para entender la forma en que los demás hablan con nosotros y la manera en la qué nos escuchan. Y, al mismo tiempo, también es necesario para expresarnos con las demás personas.

Cuando nos comunicamos, la intencionalidad debe ser comprender las ideas y pensamientos de los otros para tratar de ampliar nuestra visión al respecto. Escuchar y dialogar o debatir es el camino para alcanzar acuerdos y consensos, que son una de las finalidades del proceso comunicativo.

El éxito de la comunicación en equipo viene determinado por la capacidad y la intención de las personas de comunicarse de una forma efectiva y constructiva.

Normalmente, los equipos que logran sus objetivos están compuestos por personas que son tolerantes, abiertas a conocer los argumentos o ideas de los demás. Esto es así porque estas personas son conscientes de los beneficios de escuchar a los demás y ser comprensivos con las personas que les rodean. Este tipo de personas saben enriquecerse con las aportaciones de los demás miembros del equipo y asumen las ideas ajenas como enriquecedoras para el bien común.

El éxito de la comunicación en equipo llega cuando se antepone el beneficio común a las propias ideas. Esto requiere despojarnos de nuestro ego.

La comunicación en equipo en el trabajo

Como decíamos, la comunicación en equipo en el trabajo, se basa en la empatía y en la asertividad. El diálogo o la exposición de nuestras ideas se debe hacer desde la humildad y la aceptación de las de los demás. Solo así podemos alcanzar una comunicación efectiva y constructiva.

Cuando nos comunicamos en equipo pretendemos enriquecernos de la pluralidad de opiniones. La aportación de distintos puntos de vista supone aumentar nuestros conocimientos y puntos de vista. Cuando aprendemos de los demás, es más fácil corregir errores propios y colectivos. También aprendemos de nuestras debilidades y podemos potenciar nuestras fortalezas.

La importancia de la actitud en el trabajo en equipo laboral

Cuando trabajamos en equipo, la comunicación es importante, pero debe estar fundamentada en ciertos valores o actitudes. En este caso, cuando hablamos de un buen ambiente laboral siempre pensamos en conceptos como el compañerismo, la cooperación o la solidaridad. Ser amable, predispuesto y positivo también ayuda a generar ese buen clima.

Y todos esos valores o actitudes deben plasmarse en el proceso comunicativo.

Y luego está algo muy importante: ser consciente que un equipo se llama equipo porque tiene un objetivo o una meta común. Que beneficia a todas y todos los integrantes de ese colectivo.

Por eso, es muy estimulante que se comparta una visión, unos procesos y unas metas mediante debates, charlas, diálogos o reuniones. Que se hable, que se exprese la visión de todas y cada uno de los integrantes de ese equipo. Es conveniente que todas y todos sean participes.

El reconocido coach de liderazgo, John Baldoni define todas estas cuestiones en el libro “Never let your ego stop you from learning. En esta obra, Baldoni determina la importancia de no dejarnos arrastra por nuestro ego, como freno para nuestro aprendizaje.

comunicación en equipoNos negamos a aprender algo que nos dicen otras personas, simplemente porque no ha surgido de nosotros.

Un líder de equipo tiene una actitud flexible y una mente abierta. Sabe que cada diálogo es una oportunidad para aprender algo nuevo.

Y esto, al mismo tiempo, también nos permite aprender sobre nosotros. Saber como comunicarnos mejor, reconocer nuestros pensamientos y creencias y ser más abierto a nuevos puntos de vista.

Otros aspectos necesarios en la comunicación en un equipo de trabajo

1. Feedback

La comunicación en equipo se enmarca en un proceso bilateral o multilateral. Es decir… requiere que sea un proceso de feedback entre las distintas partes. Las imposiciones no suelen funcionar bien en el trabajo en equipo.

Una forma de generar esa “retroalimentación” es usar técnicas comunicativas para el trabajo en equipo. Por ejemplo, debemos potenciar nuestra capacidad de diálogo y escucha. Esto es, mostrar empatía e interés por lo que los demás pueden aportarnos.

Para ello, podemos mostrar nuestra predisposición comunicativa: asentir, parafrasear, preguntar lo que no entendemos.

También es muy positivo elogiar o valorar las ideas de los demás que nos parecen positivas. Esto genera mucha confianza y un buen clima comunicativo.

2. Liderazgo

De ahí la importancia de que existan personas que lideren, pero que no impongan, que sugieran, pero que no obliguen. En este sentido, el papel de los jefes es muy importante. En mi vida he trabajado con unos cuantos jefes, y casi ninguno tiene la más remota idea de liderar. Sin acritud, un saludo para todos.

3. Confianza

Y de ahí surge otro elemento clave: la confianza. No podemos obtener un trabajo en equipo eficiente sino existe confianza entre los miembros del equipo. 

Para obtener confianza es muy importante el carisma del líder. Pero la confianza no es algo que se proyecte de arriba abajo (o viceversa). Debe ser un proceso horizontal, en el que nadie tema hablar o dar su opinión sobre un tema.

4. Cooperación

Es muy importante hacerse pesado y reiterar la perspectiva sobre el trabajo en equipo: la finalidad y objetivo es común y beneficioso para todos los integrantes. Así que la cooperación es clave.

comunicación en equipo

Compartir conocimientos, experiencias o ideas ayuda a que se afronten los retos laborales con más garantías. De una forma más plural.

Una de las referentes en el campo de la comunicación y terapia colaborativa es Harlene Anderson, quien define la importancia de el diálogo en la construcción de relaciones colaborativas en la comunicación en equipos:

Anderson explica: “Trabajar en grupo muchas veces es un escenario de conflicto por la falta de empatía y los malos entendidos. Estas situaciones son causadas por una mala comunicación, de ahí que las conversaciones sean una parte fundamental de la vida diaria. Cuando entablamos conversaciones nos hacemos una idea de quién es la otra persona, y eso influye en la forma en la que trabajamos juntos”.

El diálogo en la comunicación en equipo

Para ser un buen comunicador en equipo es necesario tener ciertas habilidades que nos permiten llevar nuestra capacidad comunicativa hacia el éxito y la eficacia. Veamos algunas de estas habilidades comunicativas:

1. Autoconocimiento. Es vital conocer cómo pensamos y nos expresamos nosotros mismos. Nuestro mapa de la realidad (nuestra realidad) esta determinado por cómo nos expresamos. Nuestras creencias, nuestras opiniones, ideas y prejuicios.

Debemos ser conscientes de nuestra identidad y nuestros valores, pero también ser flexibles y colaborativos. Escuchar y respetar a las personas que nos rodean. En este sentido es muy importante nuestra capacidad de comunicación asertiva.

2. Respeto. Para que la comunicación sea efectiva, debemos comunicarnos de forma horizontal. De igual a igual. Independientemente de que compartamos las ideas o pensamientos de los demás, debemos ser flexibles y comprensivos con la visión de la realidad de los demás.

Piensa que la realidad de cada uno se ha forjado por sus experiencias vitales. Que serán distintas a las tuyas.

La comunicación no es competición. No debemos tratar de imponer nuestro criterio a toda costa. La comunicación es un intercambio de información e ideas. Y debe hacerse desde el respeto y la constructividad.

3. Igualdad. Como decíamos antes, la comunicación en equipo debe nacer desde una relación igualitaria y horizontal. Las relaciones igualitarias, en las que impera el respeto, permiten que los procesos comunicativos sean más constructivos y equilibrados. Y nos conducen al éxito.

La anteriormente citada Harlene Anderson, determina la importancia del diálogo en la comunicación en equipo. Nos permite aumentar la productividad y la buena sintonia entre los participantes. En este sentido, la comunicación requiere conocer y respetar a las compañeras y compañeros.

Generar empatía con el resto de personas que nos rodean en el equipo favorece la armonía y equilibrio. Y esto mejora la comunicación en el equipo: los miembros se relacionan de manera cordial, se establecen lazos de confianza y se facilita la comunicación entre todas y todos.

Así que, conocer a nuestros compañeros y que todas y cada uno de ellos tenga una participación activa nos genera una sensación de pertenencia, que aumenta el ánimo y la implicación en las tareas que debe desarrollar el grupo.

¿Cómo favorecer la comunicación en equipo?

La comunicación en equipo requiere de una participación de todos los miembros que componen dicho equipo. Para ello, podemos desempeñar una serie de acciones que favorezcan que, esa comunicación en equipo, sea lo más productiva posible. Veamos algunas propuestas:

  1. Incentivar la participación de todos los miembros. Promover que todas y todos los participantes del grupo tomen parte activa en los procesos comunicativos: reuniones, charlas, debates, tormenta de ideas.
  2. Diálogo fluido. Proponer dinámicas participativas en las que el intercambio de ideas y opiniones sea habitual. Evitar los monólogos o las imposiciones. Debemos incentivar un equilibrio comunicativo.
  3. Capacidad analítica y comprensión. Escuchar activamente y fomentar el debate constructivo y productivo. Escuchar y proponer mediante un equilibrio de todas las opiniones.
  4. Humildad y aceptación. Esta es otra de las cualidades para ser buen comunicador. Podemos ser los mayores entendidos en una materia. Pero esto no significa imponer nuestro criterio. Todo el mundo puede opinar sobre cualquier tema. Y debemos escuchar.
  5. Productividad. En la comunicación en equipo, el objetivo debe ser el mismo. Por tanto, debemos evitar los conflictos. No hay papeles pre establecidos. Debemos evitar prejuzgar y tomar actitudes defensivas o juzgar a la persona por aquello que expresa. Es conveniente dejar que la comunicación fluya para construir, y no para destruir.

Importancia del liderazgo en la comunicación en equipo

Que exista un líder en un equipo no implica que imponga su criterio o que sea el mayor experto. Lo podríamos comparar con un portavoz o la persona responsable de dinamizar el grupo, motivar y promover una comunicación eficaz y productiva.

Un líder debe ser una persona empática y con alta capacidad de respeto y escucha activa. Al mismo tiempo, el líder debe saber gestionar las críticas de una forma constructiva y no a la defensiva.

En la comunicación en equipo, la crítica no debe ser un elemento negativo, sino un impulso para mejorar, reconocer debilidades y buscar fortalezas. En definitiva, la crítica deber ser constructiva y estar orientada al logro de los objetivos comunes.

comunicación en equipo

Para ello, nuestras habilidades comunicativas nos deben llevar a la cooperación y a la reflexión, desde la empatía, la comprensión y la aceptación.

Un ejemplo recurrente es cuando un líder debe elogiar o reprobar a otro miembro del equipo. En Plantarte.net ya te hemos dicho que los mensajes positivos pueden hacerse en público, pues incentivan el buen ambiente colectivo. Por contra, los mensajes más negativos, o reprobaciones, es conveniente hacerlos en privado.

Finalmente, es importante que el líder esté seguro que las otras personas han entendido su mensaje (que debe ser un mensaje fruto de la interacción de todos). Preguntar, consultar y aclarar conceptos es básico en la comunicación en equipo.

Por eso, por ejemplo, en el reparto de tareas o funciones, el líder no solo debe explicar que debe hacer cada miembro, sino porqué y para qué.

Es decir, cada miembro del equipo debe comprender y asimilar la funcionalidad y los efectos de su tarea o misión en el objetivo global del equipo.

La importancia de las emociones en la comunicación en equipo

Muy relacionado con el liderazgo en la comunicación en equipos es la gestión de las emociones en los procesos comunicativos. Por ejemplo, antes te hablé de lo conveniente que es elogiar a un miembro del equipo en público. Y lo aconsejable que es reprobar en privado.

Pues bien, los líderes de un equipo son tolerantes y respetuosos como el que más. Una mentalidad abierta y flexible hace la diferencia entre un verdadero líder y un jefe que solo impone.

En este sentido, tanto el líder, como los demás miembros del equipo deben estar enfocados a comprender y canalizar las emociones propias y las de los demás componentes del grupo.

comunicación en equipoPara ello es necesario, especialmente para el líder, saber canalizar las emociones y estados de ánimo. Tanto grupales como individuales. El estado de ánimo puede ser vital para el éxito o fracaso de la misión del grupo.

De esta manera, el líder, pero también los demás miembros, deben saber interpretar el lenguaje verbal de los demás. Si detectamos un estado de ánimo bajo, es conveniente incentivar los aspectos positivos y colaborativos del grupo. Reforzar el sentimiento de pertenencia.

Por ello, el papel del líder es el más importante y debe estar enfocado a gestionar el estado emocional, tanto individual como colectivo. Nuestra forma de expresión, el tono y nuestro lenguaje no verbal serán claves en este propósito.

Conclusiones sobre la comunicación en equipo

Cualquier proyecto en equipo, ya sea un grupo de trabajo o la organización de las vacaciones de un grupo de amigos o una familia, exigen buenas habilidades comunicativas.

La comunicación es básica en un equipo. Para ello, ya te hemos dado unas pautas para crear un ambiente comunicativo propicio. Algunas pautas como nuestra capacidad para gestionar son la tolerancia, la flexibilidad, la escucha activa y la empatía.

Insisto mucho en la importancia de la escucha activa. Por eso, saber escuchar, y hacerlo con un pensamiento crítico nos permite entender las ideas y el mensaje de las personas que nos rodean.

Así, podemos conocer otros puntos de vista que pueden enriquecer la visión global del objetivo del grupo. Para trabajar en equipo debemos conocer los argumentos de los demás. Y asumir como colectivas aquellas ideas que supongan un beneficio en nuestros objetivos.

Esto, al mismo tiempo, implica ciertos valores personales como la humildad y el respeto que, sin ser propiamente características del proceso comunicativo, si facilitan que la comunicación sea más productiva.

Escuchar y proponer nos permite, además, reconocer errores y debilidades. Y así poder corregir aquellas cosas que nos impiden avanzar. Al mismo tiempo, estos procesos comunicativos también detectan nuestras fortalezas, para poder potenciarlas y trabajar sobre ellas.

Supone, en definitiva, encontrar soluciones para alcanzar nuestras metas colectivas.

Cuéntanos tu experiencia en procesos de comunicación en equipo…

Ya sea en tu trabajo, con tu familia y tus amigos…

¿Crees que usáis bien vuestra comunicación en equipo para alcanzar vuestros objetivos?

¿Que elementos, de los descrito en el articulo, os permiten una comunicación efectiva y productiva?

¿Y que factores os dificultan la comunicación en equipo?




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas