Descubre como reforzar tu salud con raiz de ginseng

Descubre como reforzar tu salud con raiz de ginseng

Todos y todas hemos escuchado alguna vez hablar sobre las propiedades del ginseng. Yo personalmente lo he asociado a un reconstituyente vital que levanta el ánimo y así es. Pero quedarse solo con esta visión es no valorar todo el potencial de una planta medicinal sumamente conocida y cuyo uso uso se remonta a muchos siglos atrás. El ginseng ha sido empleado por diversas culturas y civilizaciones hasta llegar a nuestros días. Esta planta se puede encontrar fácilmente como suplemento alimenticio, incluso en pastillas y capsulas. Por todo ello, vamos a conocer un poco más los beneficios del ginseng para nuestra salud.

ginseng5El ginseng es conocido, especialmente, por su raíz. Supone un excelente reconstituyente natural que beneficia a muchos niveles como a nuestra estructura muscular, sistema nervioso, sistema celular y sistema nervioso. Como ya hemos dicho es ideal para estados de agotamiento físico o falta de energía. También, a nivel emocional, el ginseng está recomendado para combatir el estrés, la ansiedad, el insomnio, la depresión o el cansancio psíquico. Está muy recomendado para situaciones de mucha actividad intelectual como las que tienen los estudiantes durante los exámenes.

A nivel nutricional, el ginseng nos aporta vitamina B, vitamina C, además de aceites esenciales, aminoácidos y estrógenos.

Propiedades del ginseng

  1. Como decíamos al principio del artículo, el ginseng es mundialmente conocido por su capacidad para aportarnos vitalidad y energía. Está muy recomendado para personas con un alto ritmo físico y mental de vida y es un gran aliado para rebajar el cansancio y la fatiga, no solo física sino también mental. De hecho, está demostrada su capacidad para aumentar el riego sanguíneo a nuestro cerebro, lo que potencia nuestra capacidad de concentración mental y memoria. En definitiva, el ginseng permite reducir el cansancio y agotamiento y actual como un reconstituyente general.
  2. Pero también dijimos que el ginseng tiene otras propiedades y, en este caso, no podemos ginseng1dejar de citar su capacidad como antioxidante. Ya sabes, los antioxidantes nos ayudan a luchar contra los radicales libres que nos envejecen y, en algunos casos, nos enferman. Su capacidad de regenerador celular es patente por sus propiedades para recuperar elasticidad de la piel. El ginseng es un gran aliado en la lucha contra el envejecimiento. Su capacidad de refuerzo a nuestro sistema inmunológico es patente en múltiples estudios y su capacidad para mejorar nuestra memoria se debe a sus propiedades sobre nuestro sistema circulatorio y su lucha contra la inevitable pérdida de neuronas cerebrales.
  3. El ginseng también es un gran aliado en la defensa de nuestro sistema inmune, pues potencia nuestras defensas, lo que nos mantiene sanos y evita enfermedades. No en vano, diversos estudios establecen que un compuesto del ginseng, los ginsenósidos, actúan en la multiplicación de linfocitos. Esta aplicación es sumamente útil para pacientes con su capacidad inmune deprimida. Esto significa que un aporte de ginseng permite a nuestro organismo, como mínimo, estar protegido de virus como como la gripe y los resfriados.
  4. El ginseng también es recomendado para evitar enfermedades del sistema cardiovascular, entre otras cosas porque permite reducir el colesterol alto. El ginseng regula los niveles de colesterol “malo” y a equilibrar sus niveles. Obviamente esto beneficiará a la salud de nuestro corazón. De este manera podemos prevenir desde infartos a enfermedades vinculadas al sistema cardiovascular como la arteriosclerosis. El ginseng no solo permite una mayor irrigación sanguínea hacia el cerebro sino también hacia todo nuestro organismo.

    Tomar ginseng, por tanto, permite reducir nuestra presión arterial y regular la frecuencia cardíaca. Además, esta planta ayuda a evitar la formación de trombos debido a su capacidad anti plaquetaria.

  5. Tomar ginseng está recomendado para mejorar de ciertas enfermedades y trastornos de la salud. Uno de ellos es la diabetes puesto que el ginseng reduce nuestro nivel de azúcar en sangre.
  6. La capacidad desintoxicante del ginseng es muy elevada y de ello se beneficia, especialmente, nuestro hígado. El ginseng está indicado para trastornos hepáticos pues nos permite depurarnos de toxinas en nuestro organismo y, de esta forma, no someter a un exceso de trabajo al hígado. Por otro lado, el ginseng nos ayuda a luchar contra la anemia, pues permite nivelar los índices de hierro en la sangre.
  7. A nivel mental y emocional podemos emplear el ginseng para paliar estados de ginseng2ansiedad, depresión o estrés. Como dijimos al principio, el ginseng repercute de una forma muy beneficiosa en nuestro estado de ánimo. Es un excelente remedio para estados de decaimiento mental y ayuda a mejorar nuestro humor. Aparejado a esto, tomar ginseng reduce nuestro nivel de estrés y esto conlleva otro beneficio: el estrés desencadena posibles úlceras gástricas pero el ginseng permite rebajar la probabilidad de ulceras gástricas pues reduce la producción de ácido clorhídrico en nuestro aparato digestivo.

     

    La popularidad del ginseng hace que podamos encontrarlo en diferentes modalidades, más allá de las naturales. Ya sea en pastillas, capsulas o caramelos. También podemos encontrarlo en bolsitas de infusión. Pero su consumo debe ser consciente y controlado pues un consumo excesivo podría tener efectos secundarios como ansiedad o insomnio (pese a que en la dosis justa ayuda a combatirlos). Tampoco se recomienda su uso en mujeres embarazadas o durante la lactancia (o tu bebe no pegará ojo y consecuentemente tu tampoco). No es aconsejable en aquella personas propensas a migrañas o jaquecas. Los diabéticos deben consultar con su médico de cabecera antes de tomar ginseng. Finalmente, no está aconsejado para quienes sufren enfermedades autoinmunes (lupus, artritis reumatoide, etc).


Cómo preparar infusión de ginseng

Ginseng6Es muy sencillo. Deberemos usar un par de raíces secas de ginseng troceadas. Las verteremos en un cazo con un litro de agua y pondremos a hervir. Taparemos el cazo. Una vez empiece a hervir bajaremos el fuego al mínimo durante media hora. Durante el preparado es conveniente no levantar la tapa del cazo para que no se escape la esencia del ginseng. Dejar reposar un tiempo prudente y colaremos en una taza. Los trozos de ginseng usados se habrán inflado pero pueden conservarse y usarse un par de veces más. No se recomienda la toma de más de dos tazas diarias. Esperamos que, ahora que ya conoces el ginseng, te animes a introducrilo en tus rutinas culinarias pues te mantendrá sano tanto física como mentalmente. Os lo garantizamos!!




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas