X

El calabacín: los siete beneficios que aporta a tu organismo

Una de las verduras más populares y también de las más sanas en nuestra gastronomía es, sin duda el calabacín. Nuestro protagonista de hoy está compuesto de un 95% de agua y no tiene contenido calórico (100 gramos de calabacín no alcanzan ni 15 gramos de calorías), lo que le hace altamente saludable para nuestro organismo, gracias a su contenido en calcio, magnesio, fósforo o potasio, además de un buen puñado de oligoelementos. Esto lo hace muy recomendable para la regulación de nuestro sistema cardiovascular. También es especialmente bueno para el cuidado de nuestra piel.

Y obviamente, como cualquier verdura, su consumo exige el menor de los procesados. Por lo tanto, se recomienda cocinarlo al vapor, aunque si lo comemos crudo, aderezando ensaladas, tampoco nos pasará nada malo. Todo lo contrario. Otra de las recomendaciones es comerlo con su piel, pues como tantas otras verduras, el calabacín mantiene en su capa externa grandes aportes de vitamina.

Eso si, el calabacín, para un consumo óptimo requiere un punto de madurez adecuado: aquel en el que su contenido en pectina le hace ideal. Un grado de madurez no muy alto le aporta suavidad, mientras que un exceso de madurez le produce, al cocerlo, un gran aporte de celulosa, y por tanto su contenido en fibra es mayor y resulta ideal para el estreñimiento y otros problemas gastrointestinal.

Además de todo lo dicho, el calabacín es rico en fibra y también en vitamina C, vitamina del grupo B3 y pro vitamina A. El calabacín también es muy rico en ácido fólico y carótenos. Con todo esto, el calabacín es un excelente alimento que además ofrece una gran variedad de posibilidades en la cocina: es uno de los vegetales que se puede emplear en una gran variedad de platos, como ingrediente principal o como acompañante. El calabacín, también lo citábamos, puede comerse crudo y resulta muy sabroso aderezado con vinagre o zumo de limón. Eso si, lo adecuado es comerlo fresco y tratar de no conservarlo más de cinco días o seis días en la nevera. Como muchas verduras, almacenar el calabacín demasiados días le va restando todos sus aportes beneficiosos. Por tanto, debemos consumir esta verdura bien fresca.
Beneficios genéricos del calabacín

  1. El calabacín es ideal para quienes quieren adelgazar. Como decíamos antes, su alto aporte en fibra (además de sus bajas calorías) lo hace ideal para aquellos que no quieran engordar.
  2. El calabacín es diurético: favorece que nuestro organismo elimine líquidos y también reduce la retención de los mismos. Su capacidad depurativa tiene grandes beneficios en patologías como la infección de orina o la cistitis. Su capacidad diurética también es muy recomendable para nuestro riñón y es ideal para la prevención de dolencias como los cálculos renales.
  3. Es altamente desintoxicante y depurativo ya que la composición del calabacín contiene fibra dietética y antioxidantes que apoyan los procesos metabólicos de nuestro organismo, especialmente en los procesos de oxidación de grasas y su depuración. Otra gran aplicación es su capacidad para combatir la gastritis. Como decíamos antes, se recomienda consumir calabacín si se sufre gastritis ya que es un vegetal con mucha fibra, especialmente en estado maduro.
  4. Los calabacines también nos ofrecen un aporte de yodo, el cual incide sobre la glándula tiroidea y favorece la quema de grasas.
  5. Como decíamos antes, el calabacín es sumamente beneficioso para la piel. Fijaros sino en la cantidad de cremas y mascarillas que lo incluyen entre sus ingredientes. Esto es así por su aporte en pro vitamina A. Por tanto, su uso en cocina, pero también como cosmético natural es recomendable para las ojeras y bolsas en los ojos. También infunde un efecto anti-edad y para eliminar la piel grasa.
  6. El calabacín contiene un principio activo, la pectina que se usa en la investigación médica como eficaz preventivo del cáncer colorrectal.
  7. El calabacín es ideal para las embarazadas, debido a su alto contenido en folatos. Este componente es vital para la síntesis del ADN. Mujeres embarazadas que consumen calabacín aumentan la protección al feto.

    Eso si, en algunos casos el consumo de calabacín no esta recomendado: son casos concretos y siempre que haya un abuso. Por ejemplo, en personas que sufran de gases o dificultades en la digestión. Esto es así porque la celulosa que contiene puede producir sensación de hinchazón y aumentar los gases.

    Finalmente os vamos a recomendar una sana y original manera de comer el calabacín, y además crudo, o prácticamente. Cogeremos un calabacín y lo cortaremos con un pela patatas a finas laminas de unos 7 u 8 cms. Procederemos a llenar un bol de aceite de oliva y vinagre a partes iguales y sumergiremos las laminas de calabacín en esta mezcla. Aderezaremos con especias al gusto, aunque aconsejamos orégano, tomillo o albahaca. Dejaremos macerar durante, al menos doce horas. Servir y comer. Cuando lo pruebes, dino a que famoso aperitivo te recuerda…


Categoriea: DestacadoNutrición
Etiquetas: calabacíncarótenosdesintoxicantefibraoligoelementospectinapielvitamina Bvitamina C
Jose Vicente Esteve Lopez :Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Esta web usa cookies.