Gripes y resfriados: cómo prevenirlos (o acabar con ellos) de una vez por todas

Gripes y resfriados: cómo prevenirlos (o acabar con ellos) de una vez por todas

Durante estos días es frecuente que en nuestro entorno empecemos a encontrar cada vez más personas que están resfriadas, acatarradas o que sufren procesos gripales. La bajada generalizada de temperaturas, la lluvia y en general, la época otoñal trae consigo las primeras muestras de que los virus del constipado y resfriado han llegado para quedarse. Sin embargo, más allá de vacunarse, desde PLANTARTE, queremos hacer dos consideraciones. En primer lugar que hay formas sencillas, sanas y económicas de prevenir los resfriados y gripes. Y en segundo, que una vez contraído el dichoso catarro, también hay formas naturales de eliminarlo de forma eficaz, más allá del ibuprofeno, que además no hace nada por erradicar el virus de nuestro organismo. Podemos caer incluso en las redes de esos virus más de una vez por año. Y como parece que solo un ermitaño que viva encerrado en su casa puede tener ciertas garantías de no resfriarse, y no creemos que haya muchos casos, los resfriados están a la vuelta de la esquina, acechándonos…

resfriado4Las autoridades sanitarias nos advierten que, pese al mito tan extendido, no es el frío quien causa la gripe o el resfriados. En todo caso, lo que el frió facilita es la conservación de los virus en el ambiente (recuerda que para mantener ciertos microorganismos vivos se les conserva a baja temperatura). No es el único mito que existe respecto a los resfriados. Comer naranjas no va a prevenir un resfriado: la vitamina C no ha demostrado que sea eficaz previniendo estos procesos víricos, como ha constatado un estudio del departamento de Salud Pública de la Universidad de Helsinki.

Pero más allá de esto, hay una serie de hábitos que o bien nos ayudan a prevenirlo, o bien a hacer más llevadera su estancia en nuestro organismo.

A) Lavarse las manos. Como ya sabrás los resfriados y gripes se propagan por contacto directo. Y lo que más usamos para contactar con pomos de puerta, barras de metro y autobús, vaso del bar, dinero, etc… son las manos. Es conveniente que la limpieza sea eficaz: que empleemos jabón y las frotemos bien, tanto las palmas como entre los dedos por un tiempo de medio minuto. De hecho, existe un famoso experimento realizado por la Marina de Estados Unidos que comprobó que “obligar” al soldado a lavarse las manos cinco veces al día implicó reducir los resfriados del ejército un 45% respecto a no aplicar la medida.

B) Un buen descanso. Básicamente porque es la forma de hacer descansar a nuestro sistema inmune, que es quien nos protegerá contra los virus de la gripe y resfriado.

C) Sin estress. Por la misma razón que te aconsejábamos descansar, el estress produce un debilitamiento de nuestro sistema inmunológico. Y esto está perfectamente acreditado por diversos estudios como es de la prestigiosa publicación Proceedings of the National Academy of Sciences, en el que se indica que el resfriado es más fuerte y difícil de curar entre aquellas personas que padecen estress de forma crónica. De hecho, no es el resfriado el que te hace sentir mal, sino la respuesta inflamatoria ante tal infección, tal como afirmaba el responsable de dicha investigación, el dr. Sheldon Cohen.

D) Ojo con tu cara. Si te paras a pensarlo, en la cara tenemos las más vulnerables puertas de entrada de estos virus: boca, nariz, ojos, e incluso oídos. Y si no sigues el primer paso de esta lista, los virus irán de tu mano a tu cara como quien va a comprar el pan. Personalmente me molestan especialmente los incívicos que estornudan o tosen en la calle o en espacios públicos como el metro o autobús sin cubrirse la boca. Lo ideal es estornudar en un pañuelo, que como ya sabes que estás resfriado, deberás llevar a mano. Estornudar en tus manos facilita la transmisión del virus en otros objetos o personas.

E) Vigila los malos hábitos. Ciertas sustancias perniciosas para la salud facilitan la llegada de virus y patógenos a nuestro organismo. Hablamos del alcohol y el tabaco, que atacan tu sistema inmunológico. Y no hace falta que nos extendamos más en esto.

F) Precaución en espacios cerrados. Empezando por centros de salud y hospitales. Pero también transporte público o locales comerciales aumentan las posibilidades de coger un resfriado, básicamente por la concentración de gente, lo que incrementa la posibilidad de contagio.

G) No a los antibióticos. De hecho, y como hemos comentado antes, los antibióticos atacan a las bacterias y no con los virus. De hecho, la automedicación es altamente desaconsejable, y especialmente los antibióticos. Y más aún cuando no sirven para recuperarnos de una gripe. En su lugar opta por algo natural y que tiene un carácter preventivo como comer un ajo, que si sigues nuestro blog o me conoces sabes que recomiendo encarecidamente pues es un estupendo remedio para paliar las infecciones bacterianas.

H) La nutrición. Resulta fundamental tener una buena dieta. No solo para prevenir resfriados sino otras enfermedades y gozarresfriado3 de un estado de salud óptimo. Por ejemplo, es más que obvio que la fruta y la verdura son muy recomendada para combatir la gripe naturalmente. En primer lugar porque ayudan a nuestro organismos a mantenerse hidratado. Y obviamente por su aporte en vitaminas y minerales. Como ya dijimos, ciertos estudios corroboran que la vitamina C no previene los resfriados, pero si es beneficiosa para combatirlos. Las sopas de verduras, e incluso de pollo o la tradicional y efectiva sopa de ajo (ajo y cebolla están altamente indicados) son una fuente de vitamina ideal para luchar contra gripes y refriados. No debemos olvidar tampoco los yogures, pues suponen un alimento probiotico efectivo que refuerzan las defensas orgánicas. Y ello pese a que no somos unos enamorados de los lácteos. Por supuesto también deberemos evitar alimentos como azúcares, alimentos procesados y refinados, o comidas basura, en general, etc., que sólo sirven para debilitar el sistema de defensas.

Remedios naturales para prevenir y combatir resfriados y gripes.

1. Gárgaras desinfectantes. Ante los primeros síntomas de dolor y picor en la garganta que precede a un resfriado, prepara un vaso de agua tibia y sal y haz gárgaras, pero gárgaras de verdad: tomar un trago de agua tibia con sal, levanta la cabeza y haga gárgaras con fuerza. Puede ayudarte en el proceso colocar tus dedos en la nuez para sentir que el agua esta bajando lo máximo posible sin llegar a ingerirla (tampoco pasaría nada). Repite el proceso tantas veces como sea necesario a lo largo del día. La razón es sencilla: el agua tibia con sal eliminará los virus de nuestra garganta, concretamente de las amígdalas y los adenoides que bordean la parte posterior de la región de la garganta. Y es en esa región donde los virus quedan atrapados antes de propagarse por nuestro sistema respiratorio. De hecho, las amígdalas y los adenoides forman parte de nuestro sistema inmunológico, y están en primera línea de defensa contra microbios y virus que pueden infectarnos.

2. Antivirales naturales. Ya nos repetimos como el ajo con el ajo. También está la cebolla. Pero si antepones tu aliento a tu salud existen otros remedios tan efectivos como los anteriormente citados. Por ejemplo la equinácea o el jengibre. O plantas como el orégano, el tomillo, eucalipto o la uña de gato, que puedes infusionar y beber antes de ir a dormir o para desayunar, y que refuerzan el sistema inmune y tienen propiedades antisépticas. Lo que produce la abeja también es altamente recomendado: la miel virgen, la jalea o el propoleo gracias a sus propiedades antioxidantes y antibacterianas, que permiten aliviar los resfriados y calmar la tos y la garganta irritada.

3. Bebe mucha agua. Hidrátate. Los líquidos son fundamentales pues en caso de fiebre evitan la deshidratación y la sequedad de las mucosas. También son necesarios pues ayudan a eliminar toxinas presentes en nuestro organismo. Una buena opción, además del agua, son las infusiones de plantas que anteriormente hemos citado.

Unas últimas consideraciones respecto a gripes y resfriados….

Cuando notamos los primeros síntomas de resfriado solemos bien automedicarnos o bien acudir a un médico con el convencimiento que saldremos por la puerta del doctor con una receta de un analgésico y con el veredicto de que si, que estamos constipados. Personalmente considero una idiotez ir a la consulta médica a que nos confirmen algo que ya sabemos y a que nos receten algo que ya tenemos en casa. También resulta algo ingenuo comprar caramelitos de miel y limón, cuando tenemos la miel y el limón en nuestra despensa y en su presentación más eficaz: de forma natural. Tenemos que tener en cuenta que la medicina tradicional, y la industria farmacéutica nos proporcionan una “cura” que realmente no es tal, porque es nuestro sistema inmunológico quien realmente nos cura. O que debemos vacunarnos con una jeringuilla y dosis extra de químicos y tóxicos. Ni una cosa ni otra. Un analgésico calmará tus síntomas, pero a la larga perjudicará tu organismo de otra manera. Y mucho menos antibióticos. Los resfriados o gripes están causados por virus, y los antibióticos no luchan contra los virus. Incluso pueden llegar a debilitarnos y ser más perjudiciales que beneficiosos durante un proceso gripal. En ese caso, porque no calmar ese malestar con un remedio natural, más efectivo y menos agresivo para tu salud. Y reposo y descanso, mucho descanso, que además nunca viene mal en esta sociedad tan acelerada.

tratamiento del resfriado común

tratamiento del resfriado común

Porque además, hay ciertas enfermedades o patologías que, por extraño que nos resulte son beneficiosas para nuestro organismo. Siempre que no sean severas y que estén consideradas leves en cuanto a peligrosidad para nuestro organismo. Con esto queremos decir que los virus que causan el resfriado común y la gripe infectan a nuestras células más débiles. Son aquellas que están debilitadas, infectadas o intoxicadas y ya de por si están debilitadas. Es por ello que son más susceptibles a ser infectadas por cualquier virus o bacteria. Y si te paras a pensarlo, algo tan “leve” como un resfriado lo que hará será acabar precisamente con estas células, las cuales a la vez serán reemplazadas por nuevas células, más sanas que las ya eliminadas. Se trata, en definitiva de una purga de las células viejas y dañadas, muchas de las cuales eliminamos, junto con virus y mocos por nuestra nariz, con nuestra os y estornudos.

Obviamente nunca es un plato de buen gusto. Pero nuestro organismo es una máquina de alta tecnología en términos biológicos. Un resfriado forma parte del ciclo biológico si nos atenemos a que nuestro entorno nos pone en riesgo de adquirir estos virus. Pero siempre que en estos procesos estemos hidratados, mantengamos una buena alimentación, estemos nutridos y descansemos, no debe convertirse en un riesgo para nuestra salud. Sino todo lo contrario. Porque la tos, los mocos, incluso unas décimas de fiebre forman parte del ciclo natural que tiene nuestro cuerpo de combatir el resfriado o gripe. Significa que nuestro sistema inmune funciona y así debe ser.




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas