Leer esto no te importará un rábano (y nunca más usarás esa expresión)

Leer esto no te importará un rábano (y nunca más usarás esa expresión)

Hay frutas y verduras que están demasiado infravaloradas. Como el ajo, cuyo olor y sabor esta denostado por la sociedad en general. Por ejemplo, cuando aconsejo comer un ajo en ayunas para reforzar el sistema inmunológico, curar y prevenir resfriados o cualquier afección de las vías respiratorias, la gente se tira las manos a la cabeza diciendo cosas como “luego a ver quien se te acerca”. Pues no hay duda que tu salud es lo primero y que muchos medicamentos producen alitosis de verdad y encima te perjudican el hígado. Viene esto a cuento de otro gran tesoro que, como el ajo crece bajo la tierra: el rábano Esta hortaliza carnosa y nutritiva no esta demasiado implantada (o menos de lo que debería) en nuestra cocina. Reconozcamos que el rábano no es lo más asiduo en nuestras ensaladas y que hay hasta un refrán despreciativo que dice “me importa un rábano”. Error, porque después de leer estas lineas quizá dejes de usar esa ignorante expresión.

rabanos5El rábano se enmarca en la familia de las brasicáceas o crucíferas y su nombre científico es Raphanus sativus. Se trata de una planta de la cual comemos su raíz y que tiene una textura carnosa y fresca. Varía en tamaño y en forma y su color más habituales es el rojo o rosado. Aunque también los podemos encontrar blancos, pardos o incluso negros. Seguramente el rábano que tenemos más reconocido es el de la variedad china o japonesa (alargado y blanco) pero también podemos encontrarnos fácilmente con unos rabanitos más pequeños, redondeados, de piel roja y carne blanca. Por su parte, el rábano negro es cilíndrico o redondeado y tiene la piel, obviamente, de color negro, con una carne blanca y sabrosa, y es muy valioso en tratamientos medicinales

El rábano es uno de los alimentos más saludables y reconocidos por sus propiedades desintoxicantes para nuestro hígado y vesícula biliar. Entre sus funciones están la estimulación para la producción de bilis o también su papel depurativo de toxinas y residuos nocivos en todo nuestro organismo. Al mismo tiempo es beneficios para regular las funciones del colon y paliar las infecciones intestinales, incluso las úlceras. Pero hay mucho más…

Como decíamos, esta hortaliza de la familia de las crucíferas tiene propiedades rabanos3antioxidante y depurativas, pero también antimicrobianas y diuréticas. Todas ellas lo hacen una hortaliza altamente recomendable y por todas estas razones está especialmente aconsejado en la prevención de enfermedades serias, como el cáncer. La explicación se encuentra en sus principios activos, entre los que encontramos los glucosinolatos, los isotiocianatos, los sulforafanos y los indoles. Por ejemplo, el sulforafano previene y lucha contra el cáncer debido a sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antivirales. Además, estos principios activos presentes en el rábano inducen a la apoptosis (o suicidio selectivo) de las células cancerígenas.

Composición

El rábano acumula hasta un 95% de su peso es agua. Pero en su composición, el rábano también destaca por su alta concentración en vitaminas, especialmente rico en vitamina C y vitaminas del grupo B (folatos). El aporte en vitamina C le confiere grandes propiedades antioxidantes e interviene en otros procesos biológicos vitales como la creación de colágeno, huesos o dientes. Además favorece la asimilación del hierro de los alimentos y refuerza el sistema inmune frente a las infecciones. Por su parte, los folatos (vitaminas del grupo B) son esenciales pues intervienen en el desarrollo de anticuerpos, pero también de glóbulos rojos y blancos. Al mismo tiempo, el rábano contiene aminoácidos y fibra. En este sentido es ideal para regular el transito intestinal: previene el estreñimiento o incluso permite nivelar los niveles de colesterol. Por si fuese poco, los rábanos son útiles para regular la glucemia en pacientes diabéticos.

Pero no solo aporta vitaminas. En cuanto a minerales, el rábano es rico en potasio, elemento vital rabanos 2para el sistema nervioso y muscular. También aporta yodo, un potente mineral regulador a nivel metabólico, en las funciones de tiroides y en los procesos de desarrollo y crecimiento de nuestro cuerpo. En menores dosis, el rábano aporta fósforo, calcio, magnesio y hierro. Y una última: ese sabor picante proviene de su (baja) dosis de azufre. Esta mini dosis de azufre se encuentra en varios de sus compuestos, como el rafanol y la rafanina, que aportan propiedades antibióticas, antivíricas e inmunoestimulantes.

Por último, pero no por ello menos importante debemos alabar al rábano por su aporte en sustancias fitoquímicas. Se trata, como anticipamos antes, de los glucosinolatos, isotiocianatos e indoles, todos ellos vitales para nuestra salud. Veamos porqué:

-Los glucosinolatos le confieren sus propiedades aromáticas e incluso su sabor picante. Son ellos lo que aportan propiedades anticancerígenas y depurativas.

-Los isotiocianatos provienen de los glucosinolatos, que se liberan al masticar el rábano. Este principio estimulan la contracción de la vesícula biliar, y por tanto la producción de bilis, tan necesaria en los procesos digestivos.

-Otros compuestos de carácter quimiopreventivo son los indoles o el suforafano, ideales en los procesos de desintoxicación del organismo y cuyas funciones antitumorales son cada vez más reconocidas. Todos estos principios se dan en mayor concentración en el rábano negro, en concreto.

1. Bueno para nuestro hígado…

rabanosUna de las funciones terapéuticas más reconocida del rábano es su capacidad depurativa del hígado y la vesícula biliar. La eliminación de toxinas y residuos presentes en el hígado y la vesícula permiten prevenir la formación de cálculos o piedras. Además, su altísima concentración de agua (95%) y su concentración en potasio hacen del rábano un potente alimento diurético, o lo que es lo mismo: favorece la eliminación de toxinas y residuos que pueden hacernos enfermar. Por tanto el rábano permite la eliminación de líquidos de nuestro organismo mediante la orina, lo que facilita la eliminación de piedras y arenillas de los riñones y de la vesícula. Además, al incidir directamente sobre nuestro hígado, ayuda a depurar nuestra sangre, nuestra mucosa intestinal y otras sustancias nocivas que favorecen, por ejemplo, la aparición de colesterol.

2. Bueno para nuestro sistema digestivo…

En este sentido, el rábano no solo ayuda a la depuración hepaticobiliar sino que también favorece todos los procesos digestivos. El rábano estimula el apetito o ayuda en la producción de los jugos gástricos tan necesarios en la digestión. Por ello, el rábano ayuda a tratar trastornos digestivos como estreñimiento y aporta leves propiedades laxantes debido a que es rico en fibra. Finalmente, el rábano también previene numerosas patologías infecciosas a nivel intestinal. En definitiva, se trata de una hortaliza sumamente beneficiosa para nuestro aparato digestivo: favorece la regeneración de la flora intestinal, calma los gases, actúa contra el estreñimiento …

3. Bueno para nuestro corazón.

Los ya mencionados glucosinolatos e isotiocianatos son valiosos antioxidantes que reducen la acción de los radicales libres en nuestro organismo. Es por ello que ayudan a aminorar el riesgo de enfermedades cardiovasculares (e incluso el cerebrovasculares). Además, su función diurética permite rebajar la tensión arterial y aminora la absorción intestinal de colesterol.

4.Bueno contra las infecciones…

El rábano, por si lo anterior no te ha convencido que los compres, los plantes y los comas, es también un potente agente antimicrobiano. Esto quiere decir que sus principios activos eliminan bacterias y virus presentes en el sistema urinario, en el sistema digestivo y en el sistema respiratorio.

5. Otros beneficios…
-El rábano contiene folatos (vitaminas del grupo B) ideales para las mujeres embarazadas.

-Sus propiedades antimicrobianas favorecen la expectoración en procesos de resfriados y afecciones respiratorias.

-Por la misma razón (antimicrobiano) permite desintoxicar y depurar nuestra sangre. No solo es bueno para el colesterol, también para afecciones de la piel como el acné, hongos, eccemas, heridas, laceraciones, quemaduras, etc. Se puede emplear de forma tópica en forma de cataplasma.

-Su capacidad diurética (eliminación de líquidos) lo hace ideal como alimento en dietas de adelgazamiento. De hecho, los rábanos tienen un bajo aporte calórico, 16 calorías por cada 100 gramos.

-Su concentración de vitaminas y minerales es ideal para paliar la anemia.

Curiosidades e historia

No hay excusa para no comer rábano todo el año. Se trata de un producto estacional y disponemos de el durante las cuatro estaciones. Lo que comemos de él es su raíz pero también podemos aprovechar sus hojas a modo de hoja verde para hervidos, ensaladas o infusiones. Solemos consumirlo crudo en ensaladas pero también podemos hervirlo, freírlo, o licuarlo en un sabroso zumo. Y si te distorsiona su picor, debes saber que casi todo ese sabor se concentra en su piel, así que pelalo.

El origen del rábano se sitúa en Asia, concretamente en China. Hay que remontarse a muchos siglos atrás en nuestra era para encontrar los primeros vestigios de su presencia en ungüentos que empleasen rábano. Sus primeros usos se centraban en recuperar a pacientes con afecciones estomacales, diarreas, estreñimiento o fiebres. El antiguo Egipto ya hizo uso de él en su dieta pues se encuentran testimonios en jeroglíficos de casi 3.000 años a. C. y su uso era terapéutico e incluso cosmético. De hecho, algunos textos los sitúan en la dieta de los esclavos que construyeron la archiconocida pirámide de Keops. Otros grandes imperios como el de los griegos o los romanos también se beneficiaron de sus bondades. Precisamente los romanos fueron quienes lo introdujeron en toda Europa.




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas