Masticar correctamente: lo que no sabias de algo tan vital

Masticar correctamente: lo que no sabias de algo tan vital

Masticar correctamente es importante. A buen seguro has escuchado esta frase más de una vez. Sin embargo, y como en tantas cosas, no hacemos demasiado caso. Alimentarse, (y masticar, concretamente), se ha convertido en algo rutinario. Algo que hacemos como una mezcla de placer y compromiso diario. Tenemos que comer para alimentarnos. Si, lo sabemos. Pero también sabemos que ciertos mecanicismos los repetimos por inercia y casi sin reflexión. Craso error. Y más cuando se trata de algo tan fundamental como el hecho de alimentarnos. Porque ya sabes que “somos lo que comemos”, pero también “cómo comemos”.

Existe una edad en que actuamos sin condicionamientos sociales, esto es sin prisas, como un proceso natural, casi instintivo. Sin estar viciados por la sociedad que nos conduce a actuar bajo determinados paradigmas, como el de las prisas.

Por ejemplo, cuando somos niños y comemos, de manera instintiva, masticamos los alimentos de una forma más concienzuda y pausada. Y ya de padres, les decimos a nuestros hijos: “va come” o “va traga”, para darles la siguiente cucharada. Otra vez, craso error. Porque cuando somos niños, masticamos y mantenemos los alimentos mucho más rato que cuando somos adultos. La razón es sencilla. Si masticamos más es más fácil ingerir y apreciar el alimento. Pero nos hacemos mayores: el cole, los estudios, la vida social, los exámenes, el trabajo, las responsabilidades y compromisos son una inyección de prisas que se nos suministra sin piedad e influye en algo tan fundamental como masticar bien.

Si no crees estas reflexiones observa a un niño pequeño de hasta cuatro o cinco años. Ahora trata de masticar tu durante el mismo periodo de tiempo que él. Trata de masticar la comida hasta convertirla en una especie de papilla. ¿Difícil, verdad?

La importancia de masticar correctamente

Pues bien. Que sepas que ese hábito, el de no masticar adecuadamente la comida, es totalmente perjudicial para nuestra salud. Y suponemos que algunas de las razones ya te las imaginas. Pero sigue leyendo. Es muy importante que seamos conscientes de ciertas pautas que son muy nocivas para tu organismo.

Para empezar, ya sabes que el sistema digestivo empieza en tu boca. Nuestros dientes, la saliva, las papilas gustativas, y nuestra garganta son los partes esenciales en el proceso digestivo. Y en este caso, masticar bien es de suma importancia. Nuestra saliva cuenta con una serie de enzimas responsables de empezar a facilitar el proceso digestivo. Estas enzimas son responsables de unas reacciones químicas que facilitan el proceso digestivo. Concretamente existe una enzima presente en la saliva, la ptialina, responsable de de descomponer los hidratos de carbono y que se mezcla con el bolo alimenticio, de manera que cuanto más tiempo pasemos masticando, mayor será la labor de esta enzima para facilitar nuestra digestión . Ya tenemos claro que cuanto más tiempo mantengamos el bolo alimenticio en nuestra cavidad bucal, mayor y más efectivo será el proceso de esta descomposición y más facilitaremos nuestra digestión. Piensa que cuanto menos descompongamos el alimento en la boca, mayor será el esfuerzo que tendrán que hacer otros órganos internos y más forzaremos a nuestro sistema digestivo.

Razones psicológicas para masticar correctamente

Otro aspecto fundamental viene marcado por nuestras capacidad para recibir información mientras asimilamos el alimento. Nos explicamos: las papilas gustativas envían información al cerebro sobre el alimento que masticamos, sobre su densidad, temperatura o dureza. Y sobre muchos otros factores vitales para preparar a nuestro organismo para los siguientes procesos digestivos. Esto influye en nuestros organismo para segregar las sustancias que tendremos que emplear para su correcta absorción y metabolización.

Preparando la comida para su digestión

Por tanto, masticar correctamente es fundamental para iniciar una digestión efectiva. Tanto por el masticado y triturado de la comida como por los procesos enzimáticos necesarios para la descomposición y asimilación del alimento. Al mismo tiempo, en esos procesos de descomposición, el organismo es capaz de separar los nutrientes valiosos de las sustancias tóxicas que muchos alimentos incluyen. De esta manera, una correcta masticación es vital para separar y asimilar los nutrientes y, al mismo tiempo, desechar los elementos tóxicos. Con todo lo que ello implica para tu salud.

En definitiva, si no masticamos bien tenemos todas las papeletas para acabar desarrollando problemas digestivos en un futuro.

Otros riesgos de no masticar bien…

Seguro que si un día haces la prueba de masticar bien durante toda una comida, una de las cosas que seguro notarás será que la sensación de pesadez durante, y tras la digestión, será menor. Esto se debe a que, si masticamos bien el bolo alimenticio, este estará más descompuesto y mejor lubricado. Y su transito por nuestro sistema digestivo será más liviano y ligero. Algunas de las consecuencias de no masticar bien son la pesadez, la indigestión, los gases, las digestiones pesadas y los futuros problemas en el colon.

Piensa que no masticar correctamente implica forzar a nuestro estomago a trabajar más de lo adecuado y a consumir una energía vital que, masticando bien, podríamos reservar para otras tareas.

¿Y que nos pasa al masticar bien?

Pues todo lo contrario a lo que hemos estado viendo. Ya dijimos,, al principio de este artículo, que comer se ha convertido en un hábito cuasi inconsciente, al que no prestamos una atención consciente. Casi no saboreamos y mucho menos masticamos. Queremos ingerir el siguiente bocado y aún no hemos degustado el anterior.

Pero si eres capaz de masticar bien cada uno de los bocados que componen la comida que ingieres empezarás a percibir ciertos beneficios.

En primer lugar vamos a sentir mayor sabor y placer en cada bocado. Pero hay muchos más beneficios. Incluso psicológicos. Para empezar, aprendemos a apreciar y valorar cada alimento que ingerimos. Y la capacidad de sintetizar y metabolizar cada uno de los nutrientes que nos mantienen vivos y nos dan la energía diaria que necesitamos para nuestra vida cotidiana.

Al mismo tiempo tenemos que analizar el porque de cada uno de los elementos que entran en juego en el proceso digestivo, para que entendamos cómo y porque masticar bien es fundamental.

Razones para masticar bien

 A. La saliva, aparentemente algo tan insignificante, juega un papel crucial en el proceso digestivo. Pero también en nuestra salud general. Para empezar,, la saliva es fundamental para una buena salud bucal e influye en que los restos de comida se descompongan y no se adhieran entre los dientes. La saliva también tiene propiedades antibióticas que luchan contra los microorganismos que los alimentos pueden dejar en nuestra cavidad bucal al quedar acumulados.

B. Es de lógica pensar que, al masticar bien también estamos ayudando al sistema digestivo a realizar correctamente sus funciones y a reducir los niveles de toxicidad alimenticia. Ello repercute en una menor propensión a engordar. O una mayor facilidad para estar delgado. De hecho, diversos estudios científicos, como el llevado a cabo por la universidad de Osaka, que se publicó en el British Medical Journal, determinó que masticar bien ayuda a evitar la obesidad. De hecho, el estudio determinó que, tras evaluar a 3000 ciudadanos nipones, los que mejor masticaban la comida, tenían menor riesgo de sufrir obesidad respecto a los que masticaban rápido

C. Al masticar adecuadamente, también estamos proporcionando una oxigenación vital para el organismo, lo que se traduce en una mayor sensación de bienestar. Al mismo tiempo, esto repercute en una reducción de los niveles de estrés

D. Por ahorro… Otros estudios también establecen que cuanto más masticamos y mantenemos el bolo alimenticio en nuestro organismo, antes sentimos que nos saciamos. De esta manera comemos menos. Esto es vital, máxime cuando vivimos en una sociedad sobre alimentada. Reflexiona que comes para nutrirte, no para “reventar”. Esto se debe a que nuestro cerebro detecta más fácilmente el proceso de alimentación cuanto más tiempo tenemos el alimento en la boca. Y de esta manera nos manda señales de estar saciado mucho antes. Así comemos menos, pero lo suficiente para estar alimentados y nutridos. Nuestra digestiones serán más ligeras e incluso ahorraremos en alimento.

¿Y como consigo masticar correctamente

Masticar poco y engullir rápido se debe a nuestro ritmo acelerado de vida y a la poca atención que prestamos al acto de comer. Por ello, te damos algunos pasos para que seas consciente de como masticar correctamente:

  1. Presta atención y se consciente cuando estés comiendo. Evita distracciones. Y no nos referimos solo a los móviles, a la televisión, o a la mierda de noticias que hacen. Sino también a los pensamientos que nos invaden y que suelen ser fuente de estrés., Cuando comas, come. Presta atención al masticado, a la salivación y al proceso de tragar.

    Se habla de que cada bocado requiere entre 20 y 50 masticados, pero todo dependerá de su dureza, consistencia y textura. Una cifra entorno a los treinta masticados debería ser suficiente.

  2. No introduzcas grandes cantidades de comida al mismo tiempo en ti boca. Esto acelera las ganas de engullir antes el alimento y buen parte de ese bocado será ingerido sin haber sido bien triturado. Cuanto más pequeños, los bocados, son más fácilmente masticables y digeridos posteriormente.

  3. Lo decíamos antes: evita distracciones: la tele, leer o pensar en lo que tienes que hacer después de comer o mañana te distraen del proceso de masticar y tragar correctamente. Es un hábito que, al principio puede resultar tedioso, pero cuando se convierte en rutina facilita las digestiones y la calidad de vida en general.

  4. Disfrutamos los alimentos menos de lo que pensamos. Quizá podemos pensar que los saboreamos, pero la realidad es que no prestamos atención a sus texturas, a su aroma o a su sabor, o a cómo los asimilamos en la boca. Cuantas veces comemos cosas extremadamente calientes por el ansia de comer. Véase, esa patata brava que acaban de servir. La sensación que proporciona masticar bien produce placer en el instante de consumir los alimentos. Debemos apreciar los alimentos y los sabores, pues ellos estimulan algunos órganos y aportan ciertas emociones satisfactorias. Comer es un placer, pero mayor es si comemos adecuadamente.

  5. Existe incluso un factor psicológico, cuasi espiritual, que consiste en agradecer el alimento que estamos ingiriendo. No agradecemos el hecho de estar comiendo. Simplemente lo damos por sentado y no reparamos en lo afortunados que somos.

    Prueba a comer sin distracciones y saborear y masticar correctamente cada alimento. Luego presta atención a la digestión de esa comida y vienes por aquí y nos cuentas… Esto se debe a que, cuando comemos de forma consciente, y con pensamientos positivos y de agradecimiento, nuestro organismo segrega sustancias beneficiosas que nos aportan bienestar y la sensación de haber comido lo justo pero sintiéndonos a gusto.

  6. Hasta donde sabemos, la vida solo te ha dado este cuerpo. Si tienes coche y eres de los que aprecia su vehículo, a buen seguro, tratarás de no forzar sus marchas y no sobrecargar su motor para que no se estropee… Si lo haces con tu coche pero no con tu organismo, ¿algo falla, no? Masticar bien es uno de los hábitos más saludables, no solo en tu sensación de bienestar diario, sino a largo plazo, para tu salud digestiva.




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas