Es hora de tirar esa sartén…

materiales toxicos en la cocina

Materiales tóxicos en la cocina… ¿Sabes identificarlos? ¿Sigues usándolos? ¿Sabes cómo afectan a tu salud? Una de las cosas que más poderosamente me llamó la atención de la India es que comen con la mano. Quizá no sea tan loco. Una de las peores lacras es usar materiales tóxicos en la cocina.

Leonardo DaVinci, dada su afición a confeccionar banquetes, fue quien inventó el tenedor y desde entonces vaya si le hemos sacado partido. Pero si lo pensamos fríamente si hay una higiene, las manos bien limpias, las uñas cortas, el hecho de comer con las manos tiene su porque…

Materiales tóxicos en la cocina

Eso si, siempre comen con la derecha pues se considera que la izquierda es impura, en especial para estas tareas ya que la siniestra es con la que se lavan después de lavarse el culo en el baño (de ahí lo de siniestra). Los locales argumentaban que nada malo hay en alimentarse con la mano. Es una cuestión casi ancestral. Nuestra especie ha llegado hasta nuestros días comiendo con las manos, y si tan insano y tantas bacterias podemos llevarnos de las manos a la boca, difícilmente hubiésemos podido llegar tan sanos como para rondar los 7.000 millones de habitantes en esta roca flotante en la que moramos.

materiales toxicos en la cocinaEsa explicación antropológica tiene también conceptos biológicos en si misma. En primer lugar cuando hacemos uso de las manos, y de los dedos en concreto, al ingerir el alimento, a nuestro paladar puede llegar diminutas porciones de cutícula de las uñas que se han demostrado digestiva.

Incluso a un nivel bioemocional, predecir a través del tacto la temperatura de la comida puede mandar un estimulo al cerebro en el que el sentido del gusto ya va pre avisado de la temperatura de la comida.

Finalmente, porque lo reconozcamos o no, cualquier utensilio, de madera, metal o plástico altera el sabor de aquello que comemos. Nos guste o no, el metal o la madera tienen un sabor, tenue, pero sabor al fin y al cabo. Para aquellos que piense que como se comen la sopa, pues tan sencillo como usar un tazón. Al fin y al cabo, los hindúes y otros países asiáticos consideran la comida como algo sagrado y entra en lo “impuro” acompañarlo de algo “externo”.

En cualquier caso, en occidente tenemos desde pela patatas eléctricos hasta robots de cocina. Siempre he pensado que la versión última de robot de cocina será una mezcla de Chicote y C3PO. Pero hasta entonces el mundo de los utensilios es eso, todo un mundo. Y respecto al uso que damos a estos utensilios en nuestra cocina y los instrumentos que usamos en los fogones tiene muchas sombras que debemos plasmar.

Identificar materiales tóxicos en la cocinas

Por ejemplo, en los últimos tiempos mucha gente considera que por tener sartenes con revestimientos cerámicos y no usar ya el denostado TEFLON quedan libres de riesgo. Pues bien, estos utensilios con revestimiento esconden metales y lo que los recubre no es más que polímeros sintéticos. De hecho, con un uso habitual su vida no alcanza más allá del año. Y al desaparecer el revestimiento, estos materiales metálicos tóxicos empiezan a filtrarse hacia la comida.

Quien goza de peor reputación que una fiesta de ministros y banqueros es el TEFLON. Material en principio alabado por sus propiedades antiadherentes, los utensilios que lo contienen poseen un revestimiento sintético de politetrafluoroetileno (PTFE ). Se trata de un polímero plástico que puede llegar a emanar gases nocivos. E incluso cancerígenos cuando alcanzan los 230º. Y un ratito al fuego basta para alcanzarlos.

Sus efectos nocivos, casi todos ellos testados sobre animales (somos así de curiosos, pero lo probamos con animales) incluyen alteraciones en órganos como cerebro, hígado, próstata o riñones. Aumento del riesgo de aborto, problemas de tiroides. O sistema inmune debilitado. Y muerte, en las ratas…

materiales toxicos en la cocinaDurante cinco minutos expuesta a casi 400º este tipo de sartenes y cacerola liberan hasta 6 gases tóxicos, dos de ellos carcinógenos, dos contaminantes globales y MFA, una sustancia química fatal para los humanos en bajas dosis.

Tan innegable son las pruebas expuestas por la comunidad científica que hasta la empresa DuPont, fabricante de Teflón, ha tenido que reconocer que el humo puede provocar una patología denominada “fiebre de humo de polímero”, y cuyos síntomas son fiebre entre 38º y 40º grados, presión en el pecho, dolor de cabeza o de garganta, tos o escalofríos.

Materiales tóxicos en la cocina: sartenes y ollas

Muy usada por su ligereza y precio son también los utensilios de aluminio, incluyendo sartenes pero también el papel para el bocadillo. El aluminio es un neurotóxico. Las ollas y sartenes de aluminio, altamente tóxicos en contacto con nuestra comida, están recubiertos de finas capas que pueden quebrarse con el uso y dejar al descubierto el peligroso aluminio.

Los peligros del aluminio para tu salud

Una vez asimilado por nuestro cuerpo, el aluminio es fácilmente absorbido en órganos como el cerebro, pulmones, huesos y otros tejidos siendo su detección habitual en autopsias en enfermos de alzheimer y se hallan detrás de dolores y patologías musculares y óseas.

Un reciente estudio de la universidad de Keele (Reino Unido) así lo confirma tras estudiar cientos de pacientes con Alzheimer que, especialmente, motivos laborales estuvieron expuestos largas temporadas al aluminio o derivados. Obviamente no afirmamos que sea un desencadenante infalible pero si que aumenta considerablemente el riesgo de sufrir alguna patología de esta índole.

El aluminio también se encuentra presente en desodorantes, dentífricos y, por supuesto, en utensilios de cocina, incluido el papel de envoltorio. En este caso podemos sustituirlo por papel de celofán, que además de ser ecológico es biodegradable, al tratarse de un polímero natural derivado de la celulosa y siendo un substituto perfecto del plástico. Para tapar los alimentos en nuestro frigorífico nada más sencillo y cómodo que con otro plato de cristal o cerámica.

Renovar utensilios de cocina

Llega el momento de dar el paso. Vale, me animo a renovar mis sartenes. Para empezar, es una inversión y además, como casi todo lo sano, es caro. Podemos renovar utensilios de cocina progresivamente.

Empieza por esa sartén que es la que más usas (todos tenemos una favorita). En ese caso intenta adquirir una de hierro fundido esmaltado, que manteniendo la ventaja de la anti adherencia, no emana gases tóxicos. Los hierros fundidos esmaltados no son nocivos como tampoco lo son los hierros “desnudos”. Además, su calentamiento es más homogéneo, esto es por toda su superficie, lo que es un punto a favor para la cocción.

materiales toxicos en la cocina

Acero inoxidable VS aluminio

Otra opción es el acero inoxidable. Ventajosos por ser más económicos que el hierro y nuevamente por su antiadherencia. Es más difícil de dañar además de ligero y más duradero en nuestros armarios. Todo ello sin contar que el vidrio o la cerámica, cuando se usan para cocinar o depositar alimentos, no liberan gases tóxicos ni se funden (sustancias nocivas) con el alimento.

En definitiva, tratemos de ir llenando nuestra cocina con materiales metálicos como acero o hierro o titanio, pero nunca aluminio. Y, a ser posible, que estos tengan una capa o película que jamás sea PTFE (politetrafluoretileno, teflón para los amigos), ni PFOA (ácido perfluorooctanoico). A poder ser que esta capa sea de cerámica ultradura, con su debida garantia de dureza y anti toxicidad.

Cubertería y envases saludables

Finalmente no debemos olvidar también la importancia de usar cubertería, tanto para comer como para cocinar, acorde a los principios que hemos desarrollado en este artículo. Lo ideal es hacer uso de cubiertos de acero inoxidable sin níquel, ideales para personas con alergia al níquel obviamente.

También los cubiertos de cerámica, aptos para personas alérgicas a los metales. Curiosamente también, a día de hoy en nuestras cocinas se hayan muy presentes cubertería de madera, especialmente para cocina y mover esos espaguetis. Pues bien, los utensilios de madera como las espátulas o cucharas suelen ser de material poroso que permite la acumulación de restos de comida y humedad, lo que favorece la aparición de bacterias e incluso hongos, que como imaginaras no son nada buenas para nuestra salud.

Respecto al almacenaje de alimentos y bebidas, lo idóneo es conservar el agua en botellas de cristal o acero inoxidable y evitar en la medida los envases y tapones de plástico. Y por supuesto, si ya es nocivo conservar alimentos en envases de plástico ni que decir tiene que nada de calentar los alimentos en ellos dentro del micro ondas. De hecho hazte un favor, baja tu caja infernal de ondas asesinas al contenedor…

Entendemos perfectamente que los hábitos de uso de materiales inculcados y normalizados durante tantos años son difíciles de cambiar. No queremos hacer de esta cuestión un dogma. Simplemente abrimos la puerta al conocimiento sobre estas cuestiones. No es fácil romper con todos los hábitos que arrastramos durante toda nuestra vida.

Ni es sencillo desde un punto de vista de practicidad, pero al final iniciar nuevos hábitos, más aun cuando redundan en nuestra calidad de vida, puede ser una manera de empezar y dejarlo como legado a futuras generaciones. Así que animo, no es sólo lo que comemos, sino cómo lo cocinamos…




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. La comunicación define quien eres y lo que puedes lograr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas