X

Descubre tu mentalidad positiva hoy y se feliz el resto de tu vida

En el día a día de nuestra vida nos enfrentamos a infinidad de retos. Muchos de ellos tienen un origen externo. Es decir, cosas que nos pasan queramos o no queramos. Por ejemplo, mientras conducimos, en nuestro trabajo o en las relaciones con nuestra familia o amigos. Y no solemos reparar en una poderosa herramienta que disponemos: nuestra mentalidad positiva…

Sin embargo, existe otro tipo de reto, más importante, al que nos enfrentamos a diario. Y son los retos u obstáculos que nos imponemos nosotros. Son los pensamientos que están en nuestra mente. Y debo decirte que estos pensamiento y bloqueos son mucho más en numero y en índice de preocupación que los que acontecen de forma externa.

¿Te preocupa lo qué te pasa? ¿O lo qué te preocupa es cómo te lo tomas?

En realidad, tanto nuestros retos y obstáculos suelen tener un componente externo, pero es nuestra mente la que los interioriza, los agranda, los deforma y los convierte en algo grotesco. Pueden evolucionar en rachas desde moderadas hasta fuerte marejada y convertirse en auténticas pesadillas. Aunque estés despierto.

Te recomiendo que interiorices una cita (quien la dijo que más da) que dice algo así como que “como te sientes ahora es un 20% lo que te ha pasado externamente y un 80% como lo asumes o asimilas en tu interior”. Más claro, agua…

Hacia una mentalidad positiva

No podemos cambiar lo que sucede de forma externa porque no podemos controlar todas las facetas de nuestra vida laboral, profesional o social, en general. Pero estamos de suerte. Nuestra mente es nuestra. Nuestros pensamientos son nuestros. Y nadie puede influir en ellos. Solo tu. Lo que sucede es que, a veces, solo nosotros somos muy peligrosos y puñeteros para nosotros mismos. Más que nadie, de hecho.

Pero como decimos, por suerte, tenemos un gran aliado: nosotros mismos. Es una dicotomía, un dilema interno bestial Lo se. Porque yo también paso por ellos. Como todos. Pero trato de emplear cada vez más una mentalidad positiva. Cuesta pero no es imposible. Al final se basa en encontrar siempre el equilibrio. Todo lo malo que pasa es malo si.

Pero siempre, repito SIEMPRE, puedes encontrar una connotación positiva. Otra cosa es que no quieras hacerlo, porque no quieres usar tu mentalidad positiva. O porque no sabes usar esta mentalidad positiva. Pues vamos a darte unas pautas…

Si no te gusta algo, cámbialo. Si no lo puedes cambiar, cambia tu actitud

Maya Angelou, poetisa y actriz (1928-2014)

¿Cómo desarrollar una mentalidad positiva?

Siempre digo que andamos por este mundo para ser lo más felices posibles. No para hacer felices a los demás expresamente. Simplemente si estás feliz haces felices a los que te rodean. Ojo, esto nos significa estar riendo a todas horas. No supone estar de guasa constantemente.

La felicidad no implica estar siempre contento. La felicidad de una mentalidad positiva es estar equilibrado: reír cuando hay que reír. Llorar cuando hay que llorar. Es armonizar y proyectar como nos sentimos y comprender que el equilibrio de sensaciones siempre es positivo.

Para ello es fundamental tratar de mantener una serie de hábitos que son vitales en una mentalidad positiva. Ahí van siete…

1. Nunca permitir que una emoción dure más de lo normal. O dicho de otra manera, no permitir que una emoción nos condicione toda nuestra vida. O nos aparte de nuestras relaciones sociales, nuestros compromisos laborales, etc. Las emociones hay que vivenciarlas pero no aferrarse a ninguna de ellas permanentemente. Hay que saber gestionar y canalizar nuestras emociones para tener una mentalidad positiva.

2. Conocer las motivaciones que nos mueven. Nuestras pasiones. Aquello que nos hace felices y nos aporta armonía. Hay quien es feliz siendo bucólico o incluso sintiendo tristeza. Pero como decimos antes nuestras motivaciones son nuestro motor para ser armónicos, saludables y equilibrados.

Si una emoción o motivación nos descentra o nos desequilibra de otros aspectos de nuestra vida, mejor desterrarlo. Las motivaciones buscan alcanzar objetivos, no apartarnos de ellos.

3. Debemos focalizar en las acciones que nos resulten más productivas para alcanzar nuestros sueños. Esos sueños pueden ser metas personales, profesionales, sociales, económicos, etc. Pero hay que afrontarlas con una mentalidad positiva y constructiva. En ese sentido nuestra estructura neuronal requiere de hábitos productivos. De una planificación que armonice nuestros hábitos y cada acción que emprendemos en dirección a nuestros objetivos vitales.

4. Debemos reducir las distorsiones externas. Apartarnos de entornos tóxicos que nos bloquean, nos frenan y no nos aportan nada: ya sea u trabajo, una persona o una ciudad.

Tu libertad es tuya y tu armonía solo puedes gestionarla tu. Recuerda que eres libre para alcanzar tu bienestar personal. Y para empezar debes pensar y actuar desde una mentalidad positiva.

5. Aristóteles tendría sus cosas pero dijo algo así como “La energía de la mente es la esencia de la vida”. Analiza esta cita y luego actúa en consecuencia.

6. Una mentalidad positiva y productiva se basa en un equilibrio entre nuestro esfuerzo vital por lograr nuestras metas y alcanzar una paz interior que nos haga sentir satisfechos de cada paso que damos en la vida.

7. Potencia tu espíritu de superación. Eres capaz de hacer cualquier cosa que te propongas. Esa es la clave de una mentalidad positiva. Destierra de tu lenguaje el “tengo que…” debería hacer..”. Mejor di “voy a hacer…”. Y hazlo. Lo que nos decimos a nosotros tiene una profunda repercusión en nuestra mente y hacemos, o dejamos de hacer aquello que proyectamos.

Si dudamos nos paramos. Como nos paramos, no actuamos. Al no actuar… obtenemos siempre los mismos resultados… ¿Es eso lo que quieres?

Superar bloqueos y miedos con una mentalidad positiva

Mucha gente que conozco, yo incluido, nos sentimos impotentes, desmotivados, desorientados o frustrados. Vemos nuestra vida pasar y cómo se escapan nuestras metas y sueños. No emprendemos, no nos activamos y seguimos una rutina cansina y falta de motivación.

Los pensamientos negativos se apoderan de nosotros y nos paralizan. Es la parálisis por análisis. Porque el análisis de nuestra vida se hace desde una mentalidad pesimista, que actúa desde el miedo.

Contra esta losa debemos activar nuestra mentalidad positiva. ¿O crees que no tienen factores y motivos positivos en tu vida? Otra cosa es que no quieras verlos. Pero los tienes. Nadie nos ha enseñado a ser feliz. Eso debes aprenderlo tu. Para empezar te sugiero dos sencillos ejercicios:

1. Prueba a estar un día sin ver la televisión o cualquier fuente de información (incluidas personas) que te generen malos pensamientos, negatividad o estrés.

2. Trata de pasar 24 horas sin criticar nada, sin pensamientos negativos. Y hazlo tanto interna, como externamente. Esto significa que no debes criticar, ni juzgar, ni tener reflexiones negativas en voz alta. También significa que todas estas distorsiones desaparezcan de tus pensamientos.

Hazlo. Y luego, aquí abajo, me cuentas…

La mentalidad positiva es un músculo: ¿lo ejercitas?

Ya hemos dicho que es normal sentirse desmotivado, desorientado. Pero que sea normal no significa que sea bueno. Por eso necesitas ser más consciente. Disfrutar de cada momento.

Cada minuto que vivimos es lo único que tenemos. Si fuésemos capaces de vivir cada minuto, cada segundo, cada instante sin pensar más que en ese momento. Si pudiésemos disfrutar cada fracción de tiempo y ser conscientes de su grandeza. De lo mágico de estar vivos, de sentir. Si en cada instante fuésemos coherentes y actuásemos desde el amor. Si cada momento lo viviésemos desde la coherencia y los pensamientos positivos…

Pues resulta que todo esto que hemos numerado aquí arriba (en condicional) puede ser real. Tu decides cómo gestionas tu mentalidad. Y es tu mentalidad la que te abre la puerta a materializar toda esta armonía y bienestar. Pero todo ese bienestar personal solo requiere una cosa muy sencilla: una mentalidad positiva, la tuya.

Últimas propuestas para una mentalidad positiva

  1. Desarrolla tu auto conocimiento. Debes descubrir tus creencias limitantes y potenciar tus fortalezas para ampliar tus límites de la realidad y concebir nuevas posibilidades para alcanzar tu bienestar permanente.
  2. Te ayudará mucho consolidar una serie de hábitos diarios beneficiosos. De esta manera podrás desarrollar pautas cotidiana para alcanzar los objetivos que te marques.
  3. Debes focalizar tu mente en ser productivo a través de una mentalidad positiva. Tu mente es tu mejor aliada. Necesitas generar un sistema de productividad personal basado en una mentalidad positiva. De esta manera podrás focalizar tus tareas hacia tu éxito personal.

¿Te gustaría poder sentirte así?

Imagina que en un tiempo breve pudieses sentir algunas de estas cosas. Que pudieses definirte pensando que:

a) Eres una persona con energía y que vives en equilibrio entre lo que piensas y lo que dices.

b) Estás focalizada en alcanzar tus proyectos independientemente de lo que piensen los demás.

c) Tienes estrés, porque es algo natural, pero ese estrés lo manejas cómo quieres y controlas tu vida. No tienes miedos, ni bloqueos. Actúas bajo una mentalidad positiva que te focaliza en la versión positiva de todo lo que te pasa.

e) Eres una persona creativa, productiva y empática que entiendes la realidad de los demás y eso te genera un grado de asertividad que te supone mayor bienestar emocional.

f) Logras desterrar el mito del tiempo y lo que te esclaviza desaparece. Tu eres dueño de tus acciones, de tus necesidades y de tu vida. Como distribuyes tu tiempo no lo manejan las manecillas del reloj, sino cómo te sientes.

g) Eres plenamente consciente de lo qué quieres y cómo vas a conseguirlo.

h) Los pensamientos negativos, las criticas y los juicios ya no forman parte de tu realidad. Vives cada momento con plenitud e impregnado de una mentalidad positiva.

¿Que te frena para vivir con una mentalidad positiva?

¿Crees que eres capaz de lograrlo? ¿Conoces a alguien, quizá tu, que viva con estos valores?

Comparte para que más gente pueda reflexionar qué necesita para ser feliz… al fin y al cabo, tu y yo, queremos un mundo más bonito, ¿no?

Categoriea: General
Etiquetas: bienestarcontrol del estrésequilibrio personalgestion emocionalmentalidad positivamentalidad productivasalud emocional
Jose Vicente Esteve Lopez :Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Ver comentarios (3)

  • No sé si son casualidades de la vida o que hay una energía cósmica que guía a cada uno, pero me he quedado impresionada. Este artículo me ha venido como anillo al dedo. Estoy pasando y superando una mala época de bloqueo, estrés y miedos, con lo que encontrarme con esto ha sido una sorpresa muy positiva. Seguiré tus consejos y me pondré manos a la obra, voy a pensar en positivo a partir de ahora para poder salir del pozo en el que me he metido.

    Gracias Jose Vicente por regalar al mundo tus sabias palabras, en este momento de mi vida son el mejor regalo del mundo. Mil millones de gracias por esta labor de altruismo tan importante.

    Por cierto si tienes un hermano llamado Jorge ponte en contacto conmigo por favor.

    • Gracias a ti Gema por confiar en este proyecto para que todos podamos ser un poquito mas felices y más equilibrados. Y no, no es casualidad que te hayas topado con Plantarte en este momento de tu vida... He aprendido que las casualidades no existen... que todo llegar por alguna razón y en el momento que tiene que llegar. Estamos en contacto! saludos y ánimo!

  • Excelente material que Dios Bendiga tus conocimiento y deenrgia positiva es que debemos de imoregnarnos, yo salí de una crisis de ansiedad dejando los farmacos y conectandome con pensamientos positivos, cambiando mi estilo de vida y es más sabroso así cuando te ocupas día a día en crear una mejor versión de ti mismo. exitos en este proyecto

Esta web usa cookies.