Procesos de reinvención personal: cuando una voz interior te dice basta

proceso reinvención personal

Los procesos de reinvención son mecanismos de supervivencia que las personas adoptan ante dificultades o bloqueos. A veces, en la vida, surgen momentos en los que nos quedamos estancados o sentimos que ya nos hemos realizado y no podemos seguir avanzando por ese camino porque ya no nos aporta nada.

Surgen entonces los miedos y la incertidumbre. Y es entonces cunado nos damos cuenta que, para evolucionar, debemos abandonar nuestra zona de confort y tomar una decisión para sentirnos realizadas. Es un mecanismo de supervivencia porque necesitamos enfrentarnos a nuestros miedos. 

Lo que sucede es que muchas veces estamos condicionados por nuestro entorno social. Cuando tenemos un trabajo estable, o una situación estable parece que ya hemos alcanzado el éxito. Pero algo dentro de nosotros nos dice que no es eso lo que queremos seguir haciendo el resto de nuestra vida.

Y la nota positiva es que el proceso de reinvención no tiene ningún requisito previo. Podemos someternos a un proceso de reinvención en cualquier momento o en cualquier situación. Simplemente tenemos que dejar de escuchar hacia fuera y escuchar hacia dentro. Romper nuestras creencias limitantes para descubrir qué es lo que queremos.

En el mundo del emprendimiento existen buenos ejemplos de procesos de reinvención. Personas que dejaron atrás circunstancias adversas o que se atrevieron a abandonar una situación conocida, e incluso cómoda, para aventurarse en una nueva etapa en su vida. Por eso, en Plantarte quiero acercarte alguna de esas inspiradoras historias de personas que cayeron 7 veces y se levantaron 8. Para que entiendas que solo tu marcas tu destino. Para que seas consciente que, si algo no te llena, mañana puede ser el primer día del resto de tu vida.

Hoy te presentamos a Caro Chan, creadora de carochan.com, un ejemplo de mujer que ha sabido adaptarse a sus circunstancias y escuchar una vocecilla interior que le animó a dar los pasos necesarios para su evolución personal.

Proceso de reinvención personal: un ejemplo ejemplar

Hola Caro!

Háblanos un poco de tu proceso de reinvención tanto a nivel personal como profesional.

Yo soy un proceso de reinvención en estado puro, es lo que he hecho toda mi vida. Desde bien pequeña he probado de todo: ballet, gimnasia rítmica, judo, badmington, aikido, krav maga, chikung, shiatsu, meditación, yin yoga… Siempre me ha gustado mucho investigar. Luego ya, un poco más mayor, y por influencia de mis padres, estudié ciencias puras y luego Ciencias Ambientales. Pero en el segundo año me di cuenta que eso no me acababa de gustar. Y que lo que me gustaba era el japonés. Es una inquietud que tengo desde bien pequeña. En unos carnavales, a los cuatro años, quise disfrazarme de geisha y mi madre alucinó, no sabía ni lo que era…y desde entonces.

Así que dejé Ciencias Ambientales para estudiar japonés. Durante mi primer año descubrí la existencia de una beca para ir a Japón. Además de japonés debía estudiar Bellas Artes. Y me dije “no he cogido un carboncillo en mi vida, pero…¿por qué no? Estudié cinco años de bellas artes y cuando acabé, me dieron la beca para ir a Japón. Pero, por circunstancias familiares, no pude ir y empecé a pensar qué hacer con mi vida.

Siempre surgen momentos de incertidumbre…

Así es. Durante mis estudios de Bellas Artes siempre me había dedicado a peinar y maquillar a mis amigas antes de salir de fiesta. Y, en alguna ocasión, me preguntaron porque no me dedicaba a ello, pero no creía que se pudiera vivir de un hobbie. Pero la semilla estaba plantada, y en aquel momento de duda, decidí ir a Madrid y cursé tres másters en de maquillaje, peluqueria de plato y efectos especiales y me puse a trabajar de maquilladora.

Sin embargo, mi situación personal tampoco era cómoda y decidí volver a dar un giro. Hice un curso de azafata de vuelo y me cogieron en Ryanair. Me fui a Reus. Pero luego me propusieron ir a Escocia y dije que no. En esa época dejé el trabajo y a mi pareja de aquel entonces. Así que me volví a Granada sin trabajo, sin novio y sin apenas amigos,ellos habían tomado otro camino. Me puse a trabajar en una tienda de productos de peluquería afromaericanos, el tener muchas horas muertas al día, un ordenador y conexión a internet, hizo que comenzara mi relación con los proyectos virtuales y los blogs.

Ventajas y desventajas de los procesos de reinvención

A los tres años volví a dejar aquel trabajo porque ya no podía escalar más y me fuí a vivir a Londres para retomar con más fuerza mi carrera de maquilladora.

Ahí descubrí la programación informática y empecé a frecuentar un grupo de chicas que aprendían semanalmente con tutores, y la verdad es que me flipó lo que se podía hacer.

Por temas personales regresé a Granada y decidí  estudiar programación y desarrollo de páginas web de modo autodidacta para formar mi empresa de diseño de páginas web para emprendedoras. La cosa haciéndola yo sola no estaba funcionando, así que a finales del año pasado decidí seguir un programa de mentoría con Franck Scipion de Lifestyle Al Cuadrado, pensaba impulsar mi empresa de diseño web… Pero hablando con Franck, me di cuenta de que no era eso lo que realmente me apasionaba y decidimos enfocarlo hacia el marketing para maquilladoras: para que se adapten a los nuevos tiempos, poder tener más clientes y monetizar esta profesión de forma online. De este modo unía mis conocimientos en la industria del maquillaje profesional, el diseño web y el marketing online.

Así que digamos que como dije al principio soy la reinvención en estado puro pero hay un término que me define mucho mejor: multipotencial, que me gusta más que el de “culo inquieto” XD

Uno de los grandes cambios es dejar de trabajar por cuenta ajena a emprender tu propio negocio. ¿Qué ventajas e inconvenientes le ves a este proceso de reinvención?

Entre las ventajas: que soy “la puta ama” en muchos ámbitos. Sé un poco de todo, jajaja. El problema con esto es que al final me cuesta mucho delegar, es lo que estoy trabajando este año. No sé sobre todo en profundidad pero si bastante más que la media así que muchas amigas acuden a mí cuando necesitan ayuda con la tecnología en sus empresas, fue lo que me hizo pensar en ayudar en específico a las maquilladoras, que suelen andar muy pez en todo aquello que no sea el postureo…jejeje.

Como desventajas, que cada vez que inicias un emprendimiento partes de cero. Y tienes un síndrome de impostor muy grande. Nunca te terminas de sentir experta en nada. Tanto en maquillaje, como en diseño web he aprendido mucho y me considero muy eficiente. Pero, al no llevar 10 años en una cosa parece que suena feo decir que soy diseñadora web, por ejemplo. Aunque luego soy capaz de hacer cosas tan (o más) espectaculares como alguien que lleva diez años. En fin, eso es un tema de mindset que también me estoy currando este año.

Has optado por los proyectos digitales, marketing online y demás. Para mucha gente esto es un nuevo estilo de vida. ¿Cómo ves la evolución de este mundillo de emprendedores? Me refiero si es moda, estilo de vida para siempre o hastío de la gente con el viejo paradigma laboral…

Es verdad que cada vez hay más gente que se siente atraía por este lifestyle, pero también veo que hay mucho postureo. Me da rabia porque no se cuenta toda la mierda que hay detrás. Cuando consigues lo que quieres mola, pero el camino que hay es muy sacrificado, con mucho trabajo. Normalmente echas más horas que si trabajaras para otra persona. Es un mundo guay para quien tiene el valor de trabajar muy duro. Nada te va a llegar si te sientas a esperar que las cosas funcionen por sí solas, y desconfía de quien te venda eso.

En cualquier caso esto crece y cada vez estamos mas infoxicados…. ¿Qué futuro le ves a este tipo de emprendimiento?

Tiene mucho futuro porque todo está enfocado a lo online. Cada vez más, la gente se forma hacia lo online, se compra más online. Mi madre dice que no tiene futuro, pero yo te digo que sí. Me imagino que la madre de Copérnico tampoco lo creyó cuando dijo que el futuro la gente iba a creer que la tierra giraba alrededor del sol..ajaja.

Ahora, también te digo que va a cambiar el modelo de consumo. Es como todo. Antes salías a la calle y veías 1000 ferreterías. Pero ahora hay ferreterías que te venden por la web y te lo llevan a tu casa…que va a cambiar el modelo, me parece impepinable.

¿Reventará o hay sitio para todos?

Creo que si hay sitio para todos… El mercado es amplio y, además ahora, la gente se está ultra especializando en nichos de mercado más pequeñitos pero con potenciales clientes. Yo por ejemplo, voy hacia el marketing para maquilladoras. Alguien más habrá en el sector, pero siempre encontrarás tu espacio.

Obstáculos para la reinvención personal

Crees que hay demasiado “mundo de la piruleta” en este ámbito o que la reinvención personal de la que muchos hablan es algo realista…

Como te decía antes, es muy duro y no es tan bonito como lo pintan. Tienes que tener mucha paciencia y aguante. Y mucha tolerancia a la frustración. Tienes que hacer un montón de cosas tu solo y además tienes que tener un colchón económico importante. Pero una vez que llegues al momento en que tu empresa funcione sin ti, vas a ser el rey de mambo… Ouhh yeeaahh!

También has viajado un poquito… ¿En que te ha ayudado salir de tu zona de confort? ¿Te consideras knowmada digital?

Si, he viajado bastante. Pero no me gusta viajar trabajando porque no disfruto tanto. “Traviajar” o los “nómadas digitales”, que están tan de moda, no va tanto conmigo pero si que disfruto quedando con ellos cuando viajo.

Si es cierto que, a veces viajando, me toca trabajar. Pero yo quiero viajar para disfrutar y no estar pendiente del ordenador. Soy más de estar currando en Granada, que me gusta mucho y tiene una buena calidad de vida. Y luego hacer viajes más largos pero intentando no trabajar tanto. ¿Si me considero nómada? Mi novio dice que él no es y yo lo veo bastante más que yo, así que por lógica yo no me considero, jajaja.

Cuantas veces has “caído” y te has levantado con más fuerza.

Me he caído muchas. Cada vez que me he reinventado. Me habré caído 7 u 8 veces. Te caes y te vuelves a levantar. Así de sencillo. No soy de esas personas que se quedan una temporada lamentándose de su fracaso. ¿No dicen eso de “fracasa más, fracasa, mejor”? Hay que seguir probando.

Cuéntanos alguna experiencia al respecto en tu proceso de reinvención personal…

Cómo te decía al principio, cuando trabajaba en Londres para una firma cosmética y tuve que volver a Granada, sentí que era un paso atrás enorme porque aquí no tenía tantas oportunidades en el mundo del maquillaje. En Granada, obviamente, no existe una industria tan potente como en Londres. Así que fue cuando decidí emprender en la programación y diseño web. Dejé de cargar mi maletín de maquilladora para cargar mi ordenador.

Una reinvención hacia lo que te apasiona

¿Se puede fusionar trabajo y hobby?

Se trata de buscar un trabajo que te guste, pero no trabajar 100% en tu hobby, porque al final puedes aborrecerlo.

Creo que en la fusión de tu afición y de algo que sea práctico laboralmente está el equilibrio. Por eso decidí pivotar de mi idea inicial, ahora aúno mi hobby que es el maquillaje y la parte técnica que me da el lifestyle que yo quiero sin tener que cargar 30 kilos de maquillaje.

Finalmente, Plantarte se está transformando y dando prioridad a contenidos relativos a las habilidades sociales y la gestión de la comunicación para nuestra salud emocional… Alguna vez he leído que hablas de cómo nos comunicamos, del uso del móvil, de la manía de juzgarnos unos a otros. ¿Cómo ves las relaciones humanas en cuanto a honestidad, cooperación, sinergias y buen rollo? ¿Crees que está todo perdido o hay opciones de “salvación” para la humanidad?

En mi sector me encanta como funciona la comunicación humana. Trabajo y conecto con gente con muy buen rollo, que me hace sentir cómoda. Pero en otros trabajos he estado rodeada de gente muy tóxica, envidiosa, que te pone zancadillas y que va muy a su bola. He vivido las dos caras de la moneda, pero me quedo con la buena.

Cada vez me relaciono con menos personas, porque soy más socialmente selectiva, con las que me relaciono es porque me aportan y me hacen sentir bien. Si hay algo que no me apetece 100% me quedo en casa. Si que es verdad que ciertas relaciones se están virtualizando mucho y se están perdiendo ciertas formas. Si quedas con alguien no es para estar pendiente del móvil. Es para estar con esas personas. Mi móvil se queda dentro de mi bolso, en silencio. ¿Existe algo de peor educación que estar con alguien y esté mirando constantemente su móvil?

Muchas gracias Caro!!!

¿Y tu? ¿Te has enfrentado ya a tu proceso de reinvención personal? Cuéntanos tu experiencia…

O quizá no lo has necesitado. Pero tal vez si te gustaría afrontar ese proceso personal de reinvención y no sabes cómo hacerlo. Espero que estas reflexiones te den el impulso que necesitas. No olvides compartir este artículo si consideras que puede aportar valor a alguien.

Muchas gracias!!

Jose




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas