Acaba con el sarro y las bacterias de tus dientes antes de que sea tarde…

Acaba con el sarro y las bacterias de tus dientes antes de que sea tarde...

Nadie esta libre de este mal, básicamente porque todos comemos, bebemos e ingerimos sustancias que fomentan su aparición. Si, hablamos del sarro en los dientes. Un problema que afecta a millones de personas debidos a los restos de alimentos que consumimos diariamente. Estos restos se acumulan en nuestra cavidad bucal y, con el paso del tiempo, aparece el sarro en los dientes.

Básicamente se trata de una placa bacteriana que reconoceremos por su color amarillento, predominantemente en la base de los dientes, junto a las encías. El problema surge porque esta capa de sarro va endureciéndose y acaba siendo muy difícil de eliminar con el cepillado habitual que realizamos en casa.

¿Por qué surge el sarro en los dientes?

sarro en los dientes-Sin duda la alimentación es el principal promotor de su aparición… Ya sabemos que nuestra dieta es altamente ácida, especialmente debido al consumo de azúcar, alimentos procesados y grasas de todo tipo. Y a ello sumamos el bajo consumo de frutas y verduras en general, que podrían contrarrestar esta afección. Tendemos a pensar que el sarro, como las caries aparecen por una mala higiene dental. Pero como suele decirse, no es más limpio quien más limpia, sino quien menos ensucia…

-Obviamente la higiene bucal también influye en nuestra salud dental. Renueva tu cepillo cada dos meses, usa una pasta con flúor, pero mejor si empleas una natural. Usa cepillos interdentales y en el cepillado frota verticalmente, en cada parte del diente (de forma individual) y manteniendo el cepillo en 45º respecto a la encía.

-Y otros malos hábitos como el consumo de tés, especialmente el negro, el café o el tabaco.

Definitivamente nadie quiere padecer sarro en los dientes. En primer lugar por el mal aspecto que otorga a nuestros dientes y también porque suele ser motivo de alitósis. Pero en última instancia debemos tener cuidado porque la mala higiene bucal y la aparición del sarro pueden derivar en enfermedades más serias que comprometen, no solo a nuestra boca, sino a nuestra salud en general. Hablamos de la gingivits, la periodontitis o piorrea. Por lo tanto, si queremos evitar ser victimas de esta desagradable afección, ademas de cuidar nuestra alimentación y nuestra higiene bucal, podemos echar mano de una seri de remedios caseros para decir adiós al sarro:

Remedios para acabar con el sarro en los dientes

1. Agua oxigenada y bicarbonato

Siempre está en casa pero quizá no los vimos como remedios para eliminar la placa y las bacterias de nuestra boca. El bicarbonato de sodio es un excelente desinfectante y además blanqueador natural de la dentadura. Acaba con las bacterias que generan el sarro. Su aplicación es sencilla: basta con añadir 3 o 4 gotas de agua oxigenada a un poco de bicarbonato en un vaso. Se mezcla y se emplea como pasta dental en tu cepillo habitual. Ojo, no abusar y realizarlo entre 3 a 4 veces por semana.

2. Zumo de limón

El zumo del limón está muy indicado para la higiene bucal. Nos ayudará a eliminar el sarro de los dientes. ¿Cómo? Bastará con añadir el zumo de un limón en un vaso de agua templada y enjuguar nuestra boca durante un minuto. Pero no olvides, finalizado el proceso, aclararte con agua natural para eliminar los restos de ácido cítrico que contiene el limón.

3. El carbón activado

Se trata de un efectivo (y desconocido) remedio que limpiará y blanqueará nuestros dientes. Al mismo tiempo también previene enfermedades de carácter bucal. Quien lo usa por primera vez puede sorprenderse al adquirirlo (herbolarios) dado su color negro. No te asustes. Deberás cepillarte los dientes con su polvo entre dos a tres minutos. Después aclarar y apreciar como nuestros dientes se han tornado mucho más limpios.

4. Semillas de sésamo.

Otro de los grandes desconocidos como remedio bucal. Las semillas de sésamo nos ayudan a mantener nuestros dientes libres de placa y limpios. Para ello, es suficiente masticar estas semillas (no no tragarlas). Comprobaremos que se forma una especie de pasta en nuestra cavidad bucal, y esta misma pasta es la que usaremos en el cepillado por los dientes.

5. Fresas, manzanas, melón, tomate, naranja…

No hay como ciertos productos frescos para ayudar a mantener una buena higiene bucal. Un ejemplo son las fresas, cortadas y con un buen trozo frotamos nuestros dientes y muelas (hasta donde lleguemos). Una vez hecho esto, y sin enjuagar, procederemos a un cuidadoso cepillado con los restos de fresa sobre nuestros dientes. La fresa se usa con esta finalidad debido a su concentración de vitamina C. Muy beneficiosa en la eliminación de la placa bacteriana sobre nuestros dientes. Por la misma razón podemos emplear los tomates, el melón. En el caso de la naranja, será su piel la que emplearemos ¿Cómo? Frota una cáscara de naranja sobre los dientes, especialmente antes de ir a dormir. La vitamina C, como hemos dicho te ayudará a evitar que las bacterias se desarrollen en la superficie de los dientes.

Otros trucos para el sarro en los dientes

sarro2– Ya conoces la estevia. Pues bien, este edulcorante natural resulta beneficioso para nuestros dientes.

– El agua de mar es uno de los más potentes alcalinizantes y la placa se desarrolla en un entorno ácido. Así que unos buenos enjuagues con ella serán más que suficientes. Ojo, no te decimos el agua de la orilla de tu playa más cercana. En tiendas de productos naturales se puede adquirir habilitada para el consumo humano.

El coenzima Q-10 es una gran defensa contra el sarro y previene la gingivitis.

-También es aconsejable el empleo de forma oral de arcilla blanca, que como el agua de mar permite alcalinizar nuestro organismo, y de esa manera equilibrar el pH de tu boca.

 

Y si todos estos remedios no te han parecido suficiente, para finalizar, vamos a proponerte crear tu propia pasta de dientes casera. Para ello necesitarás media taza de aceite de coco. Unas 2 o 3 cucharadas de bicarbonato de sodio. Unos 40 gramos de stevia natural en polvo. Y finalmente, 20 gotas del aceite esencial (el que más te guste su olor). Mezcla todo en un bote de cristal, mezcla hasta que quede homogéneo, espera unos días a que macere y ya puedes usarla como pasta de toda la vida. Tus dientes te lo agradecerán. Y piensa que ellos son la puerta de entrada a muchas sustancias que entran en tu organismo.




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas