Semillas de Chía o como algo tan pequeño puede hacer tanto por tu salud

Semillas de Chía o como algo tan pequeño puede hacer tanto por tu salud

Las semillas de Chía se han convertido, en los últimos tiempos en un alimento muy apreciado, tanto por su diversidad de uso como por su aporte nutritivo y saludable. Vamos a conocer un poco más sí su fama esta justificada. Sin duda alguna su variedad de usos en la cocina es incuestionable, lo que hace de estas semillas el aliado ideal para muchísimos platos.

Las semillas de Chía son originarias de centro américa, concretamente se ubican sus primeros usos en México. Culturas tan antiquísimas como la Maya o la Aztecas las empleaban en su alimentación. Y no subestimemos a estos pueblos: sabían lo que se cocían. Las semillas de Chía son altamente beneficias en cuanto a valores nutricionales y aportan además un elemento fundamental para nuestro organismo: los ácidos grasos Omega 3 y Omega.

chia4El beneficio de estos ácidos grasos esenciales viene determinado porque el organismo no puede crearlos por si mismo y deben que ser ingeridos a través de los alimentos o de los complementos. Entre los beneficios para nuestro organismo podemos citar que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y a regular la tensión arterial. También son beneficiosos para reducir el colesterol y proteger nuestro corazón. Pero también son beneficiosos para mejorar la salud de nuestro sistema nervioso e inmunológico.

A todo ello hay que sumar que las semillas de Chía, también tienen un elevado aporte en fibra, proteína, antioxidantes, aminoácidos y son ricas en minerales como magnesio, fósforo, manganeso, zinc, hierro, calcio o potasio, entre otras. Todo ello ha llevado a que el mundo de la nutrición empiece ya a considerarlas un superalimento.

Al igual que los ácidos grasos esenciales hacen de las semillas de Chía un alimento indispensable, su chia2aporte en antioxidantes le da si cabe más valor e importancia en nuestra dieta. Esto es así puesto que los antioxidantes presentes en estas semillas, en especial lo flavonoides, permiten a la chía, y a los aceites o harina con ellas elaborados, se conserven durante largos períodos de tiempo sin estropearse. Esto dice mucho de un alimento que ya los Maya almacenaban (sin añadirle conservantes). En este sentido, los antioxidantes presentes en estas semillas son: el ácido clorogénico, el ácido cafeíco, la miricetina, el kaempferol, la quercitina, el betacaroteno y el tocoferol, estos dos últimos pertenecientes al grupo de vitaminas E. Todos estos antioxidantes otorgan grandes beneficios a nuestro organismo. Como ya sabes, los antioxidantes son nuestra mejor arma contra los radicales, frenando la inevitable oxidación celular. También fortalecen nuestro sistema inmunológico, en su lucha contra enfermedades de carácter degenerativo, alteraciones de nuestro sistema nervioso u otras patologías graves.

Vanos a ver como se traduce todo esto a efectos prácticos sobre nuestro organismo:

1. Aporta hidratación

Las semillas de Chía tienen alto valor hidrofílico sobre nuestro organismo. Esto significa que se llevan buen con el agua que consumimos. O dicho de otra manera: nos permiten estar bien hidratados y regulan nuestro equilibrio de electrólitos. Esto es así porque estas semillas tienen la capacidad de absorber hasta doce veces su peso en agua.

2. Ideales para dietas

Las semillas de Chía son ideales para adelgazar. La razón es que permiten aumentar el volumen de los alimentos ingeridos, lo que se traduce en una más pronta sensación de estar saciado.

3. Digestiones ideales

Se ha convertido en algo común tomar las semillas de Chía con agua hasta crear una ligerachia3 crema (o gel) que permite ralentizar la digestión de los carbohidratos, lo que a su vez permite regular el azúcar en la sangre y también limpiar el conducto digestivo. Al final, la sensación es de menor pesadez pero si de saciedad, que es lo que permite perder peso. Por todo ello, podemos decir que la semilla de Chía es una gran fuente de fibra dietética, de hecho, contiene unos 30 gramos de fibra por cada 100 gramos de semilla. Pero si la semilla se consume de forma insoluble (es decir, no absorbe agua ni se disuelve en ella), su fibra recorre nuestro sistema digestivo generando diversos beneficios a nuestra salud intestinal: regula el tránsito intestinal y el desarrollo de bacterias o flora bacteriana beneficiosas en nuestro intestino.

4. Aporte energético

Muchos deportistas las consumen como elemento fundamental en sus dietas puesto que permiten incrementar sus niveles de energía. Como decíamos antes, el deportista que las consume se mantiene perfectamente hidratado durante mayores periodos de tiempo. Por su alto contenido en proteínas, la semilla de Chía ayuda a construir y regenerar músculos y tejidos. Ideal para deportistas y etapas de crecimiento.

5. Beneficiosas para la diabetes.

Una de las propiedades de estas semillas es su lenta digestión, que como ya apuntábamos se traduce en también en una digestión más lenta de los carbohidratos, o dicho de otra manera, se reduce la conversión de carbohidratos en azúcar, lo que significa también que la energía de los alimentos se libera lentamente. El beneficio para los diabéticos es que por esta razón, permite nivelar los valores de azúcar en sangre. En otras palabras, no sufrirás de ataques de hambre por las noches

CÓMO COMER LAS SEMILLAS DE CHÍA

Las semillas de Chía pueden utilizarse como complemento de otros alimentos. Por ejemplo, pueden ser añadidas a batidos, yogures o cereales, especialmente en el desayuno para ser fuente de energía toda la mañana. También podemos sumarlas a ensaladas, pastas y arroces. Son un complemento nutritivo y que apenas modifica los sabores de los platos principales debido a su sabor suave. Junto a la fruta y en ensaladas son un añadido perfecto como fuente de vitaminas y minerales.

Como dijimos anteriormente, las semillas de Chía son ideales remojadas en agua o en algo zumo, como el de manzana o naranja pues absorben todo el líquido en un cuarto de hora y mantienen el sabor de ese zumo pues, de por sí, estas semillas son bastante insípidas. En definitiva, podrás:

  • Tomarlas en batidos.
  • Mezclarlas con zumos de frutas.
  • Añadirlas a tu pan, ensalada, pastas o arroces. .
  • Añadilas a yogur u otros cereales.
  • Simplemente añadirla al agua que bebes.

De vez en cuando tenemos que probar algo nuevo, en especial para beneficiar a nuestra salud… Frente al escepticismo, nada mejor como probar algo tan saludable y nutritivo como las semillas de Chía y que la próxima vez seas tu quien las recomiendas…




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas