Cómo tu puedes ser el cambio qué quieres ver en el mundo

sencillos gestos

Cada día la sociedad muestra un mayor desprecio por todo el potencial que tenemos como comunidad. La individualidad, la competitividad, la falta de empatía y asertividad están a la orden del día en un mundo sumamente materialista y desvirtuado. Pero aún existen sencillos gestos que podemos introducir en nuestra vida para hacer, de nuestro mundo, un lugar mejor.

La historia nos ha demostrado que los patrones sociales vuelven a repetirse en los diferentes ciclos históricos. Y no evolucionamos un carajo. No entrare en polémica sobre asuntos políticos, pero basta ver cada día a los representantes políticos para entender que esto es un gran teatro, una pantomima.

Que si de verdad queremos cambios profundos y duraderos tenemos que desmontar, no solo las estructuras externas de nuestra sociedad sino a cimentar el propio cambio que deseamos con sencillos gestos para cambiar el mundo.

El teatro de la vida requiere aplausos

sencillos gestosEn el mundo que nos ha tocado vivir somos números para unos pocos. Una especie de autómatas programados desde niños en una imagen teatral de lo que es la vida. Salimos de bambalinas y empezamos a representar la función que es nuestra vida, lo mejor que sabemos o que nos han enseñado. Y en todo momento buscamos el aplauso… el beneplácito del público: amigos, familia, pareja, compañeros y hasta vecinos…

El concepto “gran hermano”

Sin embargo, tras el telón, somos nosotros. No actuamos para nadie o no debiésemos. Pero la presión social es enorme. Existe un gran hermano que no entiende que te escondas: te ve por la calle con sus cámaras y policías, o incluso muchos ciudadanos se convierten en pequeños grandes hermanos. La gente cree que esto es bueno porque aporta seguridad. Pero la sociedad ¿necesita seguridad o educación y valores? Y no olvidemos el otro gran hermano, el que no se ve, el que la tradición religiosa nos ha legado: el auto castigo, la auto culpa y la vergüenza. No se que es peor…

Una interesante propuesta para desarrollar tu potencial y superar todos tus obstáculos y miedos. Empieza hoy a perseguir tus sueños

 

Cambios internos para cambios externos

A partir de ahí podemos calcular dónde debemos incidir para evolucionar como sociedad… Como dije antes, la historia no entiende de cambios permanentes. Aquellos que manejen los hilos de 7000 millones de personas no se cansan de mover sus manos. Pero en última instancia la marioneta puede cortar sus cuerdas. Puede hacer, con sencillos gestos, un mundo mejor: el suyo y el que le rodea. hablamos entonces de soberanía alimentaria, de cooperación de ayuda mutua, de romper estructuras económicas imperantes, de rebeldía contra la injusticia social imperante. Y es más fácil de lo que pensamos… Solo hay un obstáculo: el miedo.

Vencer el miedo para “re-inventarnos” con sencillos gestos

El miedo es el único obstáculo. Pero el miedo se disfraza de duda, de envidia, de pereza o de incertidumbre. Y bajo el disfraz está el ego. El reconocer que todo lo que nos habían enseñado carece de sentido. Porque es reconocer que estábamos equivocados. Es reconocer que cualquier ser humano puede transitar por cualquier rincón del mundo y nadie es ilegal. Que el dinero no determina el valor de una persona. Que hay derechos inalienables e indestructibles como un hogar, como el alimento, como el agua, como la energía. Y nadie se puede apropiar de ellos y mercantilizar. Esas cosas ya estaban en este planeta cuando llegamos.

Y si, entiendo que desmontar estas estructuras mentales es una faena. Pero hay que hacerlas. Y nada mejor que empezar con pequeños gestos….

Propuestas para vivir con sencillos gestos

Te propongo unos cuantos sencillos gestos para que seas embajador, representante o socio de un club llamado “vamos a dejar un legado digno a nuestras próximas generaciones”…

  • Escucha a la gente para entenderla, no para responder.
  • Respeta otras opiniones y creencias porque, como las tuyas, se han forjado en circunstancias muy personales
  • No temas a lo desconocido: otras culturas, religiones, nacionalidades o ideologías no son hostiles, ni mejores o peores que la tuya propia. Al fin y al cabo tu tienes las tuyas de casualidad porque naciste aquí y no allá.
  • Piensa más por ti mismo: los medios no te quieren informar. Los medios los manejan gente muy poderosa que no quiere que pienses demasiado. Duda de todo. hasta de ti…
  • No juzguemos ni critiquemos tanto. Si empezamos a interiorizar los puntos anteriores dejaremos de juzgar tanto y disfrutar más de la vida.
  • Confiemos más en la gente. La gente es maravillosa. Solo que hay una poca gente egoísta y miserable, pero hace mucho más ruido. Pero ellos quieren que nos temamos unos a otros… sino mira las noticias y dime que sensación queda…
  • La educación es fundamental. Pero la educación mutua, entre todos. Hablemos más con los desconocidos, escuchemos otras opiniones y tratemos de entender el porque de ellas sin juzgar.
  • Un aspecto importante: ser papas es muy importante. Pero traer una vida no es traerla para que siga nuestros pasos, cumpla con nuestros deseos o alcance lo que no pudimos. Tus hijos elegirán si quieren estudiar, que aficiones tener. Has traído al mundo una vida independiente, no un tamagochi.
  • Se respetuoso con el planeta: es tu hogar. Es un pequeño gran gesto pero muy necesario. Respeta cada forma de vida porque cada vida tiene el valor de todas las cosas, sea humana o animal.
  • Consume con responsabilidad. Piensa en la gente que no puede comer, beber o tener luz. Si tu la tienes piensa como te sentirías si no tuviese y otros la derrochase.
  • Participa en proyectos colaborativos y cooperativos. Unir a personas en grupos de cooperación pone los cimientos para una sociedad más justa. Compra en pequeños comercios, ayuda a quien veas con dificultad en la calle o en su casa.
  • Respira profunda y conscientemente y alimentate de forma sana.

Reflexión final para un mundo mejor

Si de pequeñitos nos hubiesen dado esas 12 pautas, esos doce sencillos gestos para un mundo mejor, todo hubiese sido más fácil. Y en el fondo sabes que esos pequeños gestos para un mundo mejor son sencillos. Pero primero tienes que destruir los doscientos programas basura que la tele, los medios en general, la escuela, la sociedad y la religión han programado en tu cabeza. Y eso ya no es tan fácil. Aunque tu cabeza es tuya y puedes hacer con ella lo que quieras, ¿no?

Te invito a compartir esto con quien te importa. Sugerir o invitar a vivir hoy de una forma relajada, basada en sencillos gestos que nos aporten buen rollo, armonía y cooperación con quienes nos rodean… Todo empieza a definirse y cobrar sentido cuando hacemos de nuestra vida algo más sencillo… Y un pequeño gesto tuyo hoy, puede cambiar la vida de una persona mañana…. ¿Empezamos?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas