Sí el SOL castigó tu PIEL aplica estos 8 sencillos remedios

Sí el SOL castigó tu PIEL aplica estos 8 sencillos remedios

Nadie podrá negar que este verano de 2015 esta siendo de los más calurosos jamás vividos. Hay quien dice que cada verano es igual, pero las medias de temperaturas registradas por los institutos meteorológicos de todo el mundo así lo atestiguan, e incluso la NASA lo ha confirmado: julio ha sido el mes más caluroso de la historia reciente, al menos desde que se tienen estudios.

sonnencremeEsto obviamente tiene incidencias sobre nuestra salud. Nuestro cuerpo está expuesto a las altas exigencias metabólicas que el calor genera en nuestro organismo y afecta a aspectos tan vitales como la hidratación o deshidratación de nuestros organismos o incluso afecta a nuestros estados de ánimo, por citar solo dos efectos. Y todo ello nos exige una mayor reserva de energía para paliar el desgaste con el que el calor nos merma. Pero una de las grandes taras o problemas de estas altas temperaturas es la incidencia sobre nuestra piel, el órgano más extenso de nuestro organismo, el más externo y el más afectado por las radiaciones solares. En este sentido, las quemaduras de sol son sumamente perjudiciales y pueden provocarnos un elevado dolor y consecuencias severas para nuestro organismo. Todos hemos ido a la playa y olvidado ponernos protección solar. Ello da lugar a una sobre exposición al sol y la consecuencia son esas quemaduras que pueden abarcar diversa consideración dependiendo del tiempo expuesto y la hora solar a la que haya sido. No pondremos en duda los efectos beneficiosos del sol sobre nuestro organismo, básicamente es la síntesis de la vitamina D, pero esta se realiza en unos pocos minutos, suficientes para obtener la dosis idónea y saludables de esta vitamina. A partir de ahí, la exposición al sol es un exceso, muchas veces impuesto, como tantas idioteces, por cuestiones de moda o falsa belleza, la que aporta un cuerpo bien bronceado…

Por todo ello, en PLANTARTE, vamos a ofrecerte una serie de trucos para mitigar las molestias de esas quemadura, mediante una serie de remedios caseros. Obviamente lo mejor es la prevención y en una futura ocasión te daremos las pautas para que sin usar las tradicionales cremas solares, tu piel este alta y sanamente protegida.

1. Tras una exposición prolongada al sol lo ideal es hidratar la piel. Para ello, si tienes la ocasión toma un baño (en bañera) con dos o tres cucharadas de bicarbonato o en su defecto de media taza de harina de avena (ambos casos hidratantes y calmantes para nuestra epidermis) y no lo prolongues más allá del cuarto de hora. Ni el sol ni los remedios contra el son buenos en exceso. Una vez fuera es preferible que tu piel se seque al aire y evitemos el roce de la toalla en nuestra piel.

2. No podemos olvidar aquí la maravilla de la naturaleza que supone el áloe vera: su savia o jugo, en el interior de sus hojas supone uno de los mejores remedios para sanar cualquier quemadura en la piel, entre ellas las propias de una una insolación. Simplemente haciendo un corte en la hoja, su pulpa se aplica directamente (aunque parezca muy viscosa, esto es lo ideal), lo que permitirá que los vasos vasos sanguíneos se contraigan y la piel calme su sequedad.sol3

3. Un remedio ancestral, que ya usaban nuestros abuelos, aunque no para calmar los sofocos del ocio en la playa sino de las largas jornadas arando el campo, es el de las gasas o compresas: se trata de empapar una toalla en agua fría y aplicarla sobre las zonas quemadas durante un buen rato. Esta operación se realizara varias veces, sumergiendo la toalla en agua muy fría y aplicándola a la piel nuevamente. Ojo, hablamos de agua fría, nunca de hielo ni bolsa de hielo, pues como nuestros lectores sabrán un exceso de frío es también contraproducente para nuestra piel. Y como ya dijimos con el remedio del baño, el bicarbonato de sodio y la harina de avena agregadas al agua de la toalla potencian su efecto curativo.

4. No descubrimos nada si aconsejamos la ingesta de agua y la razón es obvia. Si sufrimos quemaduras en la piel es porque obviamente hemos pasado demasiado tiempo desprotegidos frente al sol y además de las quemaduras nuestro organismo ha sufrido algún tipo de deshidratación. Ante esto la solución es evidente: beber mucha agua para reponer líquidos.

5. La hidratación interna es fundamental con la toma de agua, pero también es importante la hidratación de nuestra epidermis. Cuando sufrimos un exceso de sol, quien sufre no solo es la piel a nivel externo sino también cada célula de nuestro cuerpo e incluso afecta a la deshidratación de nuestros capilares y vasos sanguíneos. Para paliar estos daños, lo ideal es aplicar una crema hidratante sobre nuestra piel, que será aún más calmante si previamente a la aplicación estuvo en el refrigerador. Lo ideal es aplicar esa crema hidratante y si es natural mejor que mejor.

6. El té helado es otro fiel aliado frente a las molestias de las quemaduras del sol. Con esta receta sonnencremetambién puedes aliviar tu maltrecha piel tras una larga e inconsciente jornada de playa: prepara una olla de te de manzanilla y dejala enfriar por completo o cuando esté tibia añádele unos cubitos de hielo. Con esta poción, usa una gasa para aplicarla a las zonas afectadas. Otra de las plantas altamente indicadas para infusionar y aplicar a las quemaduras es la hierba de San Juan, tambien conocida como hipérico. En ambos casos, además de usar una gasa para aplicarla, también puedes rociar la infusión con un pulverizador.

7. También esta demostrado que los ácidos grasos y ácidos lácticos, presentes en las leches albergan propiedades calmantes para la piel y por ello son útiles para las quemaduras solares. En esta ocasión, sumergiremos un paño o gasa en leche (preferiblemente entera debido a su aporte en materia grasa) fresca y aplicaremos el apósito en la zona quemada. Repetiremos la operación hasta conseguir un alivio o en unos 20 minutos y tras ello, enjuagaremos con agua fresca el área tratada.

8. Muchas veces la tierra nos ofrece aquellos frutos más propicios para sanar y calmar cualquier afección sobre nuestros cuerpos. Las quemaduras solares no iban a ser menos. Y en este caso, por ejemplo, la patata supone un alivio excepcional para el dolor producido por las quemaduras solares. Si quiere probarlo, basta con lavar dos patatas, córtalas en trozos y triturarlas en una licuadora o batidora hasta que adquieran aspecto líquido. Ocasionalmente puedes añadir agua si al aplicar este remedio queda muy seco sobre tu piel. Tras su aplicación en las zonas afectadas, espera a que se seque completamente y date una ducha fría para deshacerte de esta mascarilla.

No entraremos en PLANTARTE a valorar el controvertido cambio climático en profundidad, pero desde luego desvirtuaremos a todos aquellos que niegan cambios en la climatología global. Aquellos que, amparándose en falacias, niegan la existencia de recientes y extremas variaciones en las temperaturas del planeta Tierra, ya sean estas muy calurosas o muy gélidas. Debemos reflexionar que, aquellos que sostienen que el planeta siempre cambia sus ritmos climatológicos (y es cierto en parte) también esconden intereses económicos y jamás reconocerán que la emisión de CO2 de sus industrias, de los vehículos, incluso de sus explotación ganadera (gases emitidos por el ganado, aunque parezca broma). Otras actividades humanas como las prospecciones petrolíferas, el fracking o la devastación de nuestros bosques y selvas en pos de nuevos territorios para edificar y llenarse los bolsillos hacen que nuestro clima cambie. Es innegable. Todas y todos hemos estudiado el efecto invernadero y, nos guste o no, sabemos que está sucediendo ahora mismo. Nuestro planeta se esta desamparando, las radiaciones son mayores. No haremos una disertación científica pues no es el ánimo de este blog. Pero a veces las cosas obvias, aquellas de sentido común, las que percibimos a diario y dejamos correr, bien porque es cosa del mañana, bien porque mejor no pensarla, hace que nuestras vidas estén expuestas a mayores riesgos. El sol, que nos dio la vida y nos la da continuamente, puede llegar a ser un día quien nos la arrebate, es decir, nuestro peor enemigo. Todos los remedios antes expuestos son muy útiles, pero si nuestros hábitos como especie no cambian, y nuestra atmósfera no da más de si frente a las radiaciones solares, nuestra salud y nuestras vidas estarán en serio peligro. Entonces será tarde.




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas