Tu sistema inmunológico estará más protegido si sigues estos cinco hábitos

Tu sistema inmunológico estará más protegido si sigues estos cinco hábitos

 

Con el final del verano y las vacaciones tenemos que readaptarnos a la vuelta a los ritmos cotidianos de vida. Pero además nuestro organismo percibe que algo está cambiando en nuestro entorno. Estos cambios abarcan aspectos tan dispares como el descenso de temperaturas, la lluvia y el viento. O la vuelta al trabajo, la universidad o la escuela. Sin olvidar la falta de descanso y una alimentación rápida e ineficaz. Cabe destacar también el estrés de la rutina diaria, que afecta en nuestro organismo considerablemente. Y en todos estos casos, de todos los sistemas biológicos que nos hacen funcionar, quiza el que más pueda resentirse es precisamente el más fundamental: el sistema inmunológico.

inmuneEs habitual que los estados de decaimiento, fatiga o cansancios crónicos se instalen en nuestras piernas, brazos o todo el cuerpo. Son meras señales que indican que nuestro sistema inmunológico se está viendo saturado por un exceso de trabajo. Y en este caso es vital no solo proteger, sino también fortalecer esta ‘maquinaria’ tan importante para nuestro organismo. Cuando esto acontece, casi todos hemos recurrido a medicamentos, vitaminas o suplementos para combatir estados de enfermedad, decaimiento, debilidad, cansancio crónico e incluso infecciones. Pero sin embargo esto es solo un parche vagamente eficaz pues, cada vez más como ya está demostrado, bacterias, virus, hongo, y patógenos en general tienen mayor resistencia a este tipo de fármacos.

La clave es permitir que sea nuestro sistema inmunológico el encargado de realizar la función de defensa contra cualquier agente externo. El consumo masivo de pastillas enmascara esta lucha y hace que los patógenos sean cada vez más resistentes y nuestro sistema inmunológico cada vez mas ineficiente. De por si, nuestro organismo está sobradamente preparado para defendernos de estos patógenos externos y salir airoso de esta ‘batalla’.

El sistema inmunológico lucha contra posibles apariciones de enfermedades mediante los leucocitos, encargados de la protección de nuestro organismo. Pero es en estos casos anteriormente citados cuando más tenemos que protegr y mimar nuestro sistema inmunológico pues es entonces cuando aumentan la vulnerabilidad orgánica y el riesgo de infecciones o enfermedades se acrecienta.

Ante tal amenaza deberíamos seguir unas pautas para reforzar y proteger nuestro sistema inmunológico. Estas son algunas de ellas:

1. La alimentación es vital

Teenagers in the park with different fruits and vegetables.Es necesaria una dieta sana y con aportes calóricos suficientes para que el organismo desarrolle anticuerpos. Ya sabemos que frutas, verduras, legumbre o frutos secos son fundamentales en nuestra dieta. La alimentación además es fundamental para que nuestro sistema digestivo esté en óptimas condiciones y así no sobrecargar al sistema inmunológico. Múltiples estudios ya han demostrado que existen una serie de alimentos para fortalecer nuestro sistema inmunológico. A saber: la vitamina C (presente en cítricos y brócoli entro otros) y la vitamina E (en frutos secos y aceites vegetales). También es aconsejable la ingesta de bioflavonoides (frutas y verduras) y de selenio (atun, ajo, huevo, cereales integrales…). Como no, el ajo, potente antibiótico natural, los carotonoides (los encontramos en diversos tubérculos como la zanahoria), sin olvidar los ácidos grasos omega-3 (salmón, nueces, atún, cebolla, …).

También es conveniente que las comidas no sean copiosas, es decir, comer poca cantidad y hacerlo cada pocas horas. Además, las plantas medicinales (romero, tomillo, albahaca) o especias como la cúrcuma o el cilantro ejercen una poderosa acción antioxidante. Y por supuesto, debemos evitar las comidas con grasas y azúcares refinados.

Existen numerosos manuales para llevar una dieta sana…

coleccion-cruda3-1024x251

2. Descansa lo suficiente

Tan importante como la dieta es como lo digerimos y especialmente como descansamos (y cuánto). Nuestro organismo necesita un periodo de descanso para recobrar energia, no solo para la cotidianeidad de nuestro dia a día, sino también para que nuestro sistema inmunológico pueda cumplir con su parte. En este caso deberemos tener especial cuidado con los excitantes externos como la cafeina o las bebidas energéticas que impiden un adecuado descanso.

Un estudio de la universidad de Galway (Irlanda) concluyó que la ingesta de más de 4 tazas de café al día repercute negativamente en nuestro sistema inmune, pues la cafeína inhibe las funciones de los linfocitos.

3. Hábitos higiénicos, manos limpias

Obviamente si hablamos de patógenos externos, la puerta de entrada de todos ellos puede suceder a través de la boca o la nariz, pero también por los ojos, y los oídos. Aunque sea de primero de primaria, debemos tratar de tener las manos siempre limpias y evitar introducir nuestros dedos en estos ‘puntos’, así como tener especial cuidado con heridas y cualquier alteración en nuestra piel. Todos ellos son focos por donde podemos recibir visitas inesperadas como la del staphylococus aureus, entre otras.

4. La hidratación: bebe mucha agua

Es una frase recurrente, pero el agua es fuente de vida. Y lo es también para nuestro sistema inmunológico. Los fluidos como zumos pero, especialmente, el agua ayudan a transportar los nutrientes allá donde nuestro organismo más lo necesite y arrastran las toxinas para su evacuación. La ingesta de agua en ayunas es fundamental. Y nunca es aconsejable beber menos de dos litros de agua diarios. Y por favor, que no sea del grifo…

5. Haz ejercicio, no tienes ni que sudar…

Otro de los pilares de un sistema inmunológico fuerte es la realización de ejercicio de forma regular. Una de las razones es que el ejercicio refuerza este sistema al reducir la producción de hormonas de estrés, debido a la liberación de endorfinas (que tan felices nos hacen). No hace falta correr con cronómetro en mano una hora. Una simple caminata de media hora activara nuestro cuerpo, proporcionándonos más energia de forma habitual. Las mejoras serán evidentes, tanto a nivel cardiáco, respiratorio e incluso digestivo. Y el beneficiado será, por supuesto, nuestros sistema inmunológico.

inmune2

Pero además de todo lo expuesto hasta ahora, en PLANTARTE vamos a darte algunas pautas y remedios más concretos para que mantengas tu sistema inmunológico a punto…

inmune4Por ejemplo, hay una gran variedad de frutas y verduras, entre otros alimentos, ideales para proteger y fortalecer nuestras defensas. Podríamos citar, además del ya consabido ajo, la miel, el propóleo, la jalea (todo lo que provenga, en general, del mundo de la apicultura), el té verde (que favorece la producción de celulas inmunitarias, las infusiones de ginseng (preventivas de múltiples patologías), o la equinacea, otra planta muy de moda en la prevención y recuperación de enfermedades respiratorias, resfriados y gripes.

Repasemos algunos de ellos con mayor detenimiento…

A) La raíz de Ginseng se aplica desde tiempos inmemoriales en la medicina tradicional China. Entre sus propiedades destaca ser una gran aliada para proteger, de manera natural, las defensas bajas del organismo. La razón: el ginseng estimula la función del sistema inmunológico. Nuestra recomendación: consúmelo en infusión directamente.

B) Vamos a conocer el astrágalo. Y como con el ginseng emplearemos su raiz para fortalecer nuestro sistema inmunológico. En muchas culturas, especialmente asiáticas, se ha empleado esta planta para curar infecciones viricas tales como los resfriados y gripes. La razón es que el astrágalo incentiva la producción de células blancas y el interferón, una proteína natural generada por nuestro organismo que participa de la defensa frente a los virus que atacan nuestro cuerpo. Nuevamente, una infusión de esta raiz, tomada habitualmente, nos protegerá y reforzará nuestro sistema inmune.

C) El té verde es otra de las plantas ideal para ayudar al bienestar de nuestro organismo y prevenir diversas enfermedades. Esta variedad de té debe su gran capacidad reparadora a a su alto contenido en vitamina C y antioxidantes. De esta forma, esta sabrosa planta, en forma de infusión, puede ser la mejor aliada para la prevención de enfermedades como un resfriado, pero de otras mucho más serias como el cáncer, tal y como explican diversos estudios universitarios. El té verde se puede tomar varias veces al día.

Observamos pues que existen muchos remedios caseros y hábitos saludables que protegen y refuerzan el sistema defensivo de nuestro organismo: esto es el sistema inmunológico. Desde PLANTARTE recomendamos que estos hábitos y remedios sean llevado a cabo sin obsesiones pero de forma regular o cotidiana. Obviamente es mejor prevenir que curar, pero de una u otra manera un estilo de vida sano, conjugado con la introducción de estos sanos hábitos y remedios hará mucho más dificil que enfermemos y daremos un respiro a esa valiosa maquinita interna de defensa de la que solo nos acordamos cuando nos ponemos enfermos: nuestro sistema inmunológico.

Si consideras interesante este artículo te agradecemos que compartas a través de redes sociales para que cada vez más seamos responsables de nuestra salud.




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas