Trucos para sentir el momento presente… ¡Respira: aquí y ahora!

Trucos para sentir el momento presente... ¡Respira: aquí y ahora!

Seguramente mientras lees estas lineas estarás relajado, tomándote un descansito en el trabajo o en tu casa tranquilamente. O puede que me estés leyendo desde tu móvil mientras tomas un café. Es tu momento presente. Estás haciendo algo que no requiere esfuerzo, algo que sucede simplemente porque dejas de lado tus obligaciones y puedes permitirte divagar por Internet en busca de nada en concreto.

Cada día las obligaciones y rutinas que se repiten sistemáticamente nos hacen actuar como autómatas. En un artículo anterior, en PLANTARTE, ya hablamos de la importancia de ser consciente del momento presente. Ya habrás escuchado hablar de la importancia de centrar nuestra consciencia en el momento actual, aquello que dice que ni el pasado ni el futuro existe.

Y como andamos divagando cada día con aquello que tenemos que hacer en el futuro (y muchas veces es foco de preocupaciones). O simplemente rememorando el pasado en busca de respuestas, o simplemente nos machacamos pensando si aquella fue la decisión correcta. Estamos tan anclados en el pasado y el futuro que olvidamos muchas veces que lo único real, aquello a lo que nos podemos aferrar con plena consciencia es el momento presente.

Pero las distorsiones de nuestra mente acaban sacándonos de ese único momento real que es ahora y esto no nos permite ser plenamente conscientes de nuestra existencia.

presente4

Sentir el momento presente

Esta forma de ver la vida se ha denominado de mil formas, desde el famoso “carpe diem” hasta el tan trillado concepto de “mindfullness”. Pero estas son, al fin y al cabo, etiquetas de un concepto mucho más profundo. También existen infinidad de técnicas para desarrollar la habilidad, innata en todos nosotros, de centrarnos en el presente. A saber: la meditación, el yoga, la respiración consciente, el “rebreathing”, etc. Y muchas veces, por pereza de emprender algunas de estas técnicas dejamos de lado esa facultad que todas y godos tenemos para centrarnos en el presente.

Centrate en el  momento presente, lo demás no existe…

Una vez, un buen amigo, Álvaro, me hablaba de un concepto: CONCINIDAD, que me resulto sumamente interesante. Para plasmarlo mejor me aludió a un ejemplo. En una experiencia que tuvo en un templo budista, Álvaro era encargado de pasar la maquina corta césped por el jardín adyacente. Los primeros días que realizó esta tarea, al ser una labor muy mecánica, Álvaro divagaba sobre cosas de su vida diaria, sus preocupaciones y planes. Y la tarea era monótona. Así que Álvaro empleaba entorno a dos horas moviendo la máquina corta césped de aquí para allá.

Atención plena: solo existe el  momento presente

Sin embargo, un buen día decidió focalizar toda su mente y su conciencia en la tarea que realizaba con el corta césped. Y cuando finalizó la tarea sobre la misma extensión de césped, se dio cuenta que había tardado un poco más de la mitad del tiempo que empleo en anteriores veces. Significa esto que poniendo plena atención de la tarea, su eficacia se había cuasi duplicado…

La motivación personal es la clave para alcanzar tus metas..

Te sugerimos una interesante propuesta de la que puedes conocer más aquí

Con este visual ejemplo, lo que queremos transmitir es que la atención plena en una tarea nos centra tanto que multiplicamos nuestras capacidades de atención y ejecución en cualquier rutina. Sin embargo, andamos siempre divagando en cosas pasadas y planes futuros. Por ejemplo, cuando conducimos, esto se convierte en una actividad automática y rutinaria que hacemos cada día y ni siquiera somos conscientes de cambiar de marcha o parar en un semáforo. Máxime cuando hacemos un trayecto muy repetido. No focalizamos nuestra atención en lo que hacemos sino que lo hacemos mientras cientos de pensamientos invaden nuestra mente.

Beautiful young woman jumping on a green meadow with a colored tissueEn este sentido, el ser humano tenemos una capacidad que solo nosotros, como especie, hemos sido capaces de desarrollar y es la creatividad. Ya sea un artesano, un escritor, un escultor, pintor, agricultor, informático o arquitecto puede realizar una obra, manualidad o trabajo partiendo de la nada. Focalizando todo su intelecto e imaginación para crear algo de la nada.

 

Al equilibrio mental por la creatividad

Múltiples estudios demuestran que cuando estamos creando, cuando tejemos, escribimos, pintamos o componemos música, somos capaces de centrar nuestra atención en esa creación y dejar que los pensamientos pasen y no se agolpen en nuestra cabeza. Es lo más parecido a meditar sin meditar. Es centrarnos en el momento presente. Y es entonces cuando estamos más cerca de nuestro verdadero yo, de nuestro potencial real como seres vivos. Hay por ahí un eslogan muy manido (pero que me gusta), que también da nombre a un documental: “creer es crear”.

Pues bien, nos permitimos el lujo de decir que a la inversas, esta frase también cobra sentido. Porque “crear es creer”. Creer en el potencial de uno mismo. Cuando un músico que ama la música compone una melodía, su atención plena se centra en esa creación y su mente desarrolla todo ese potencial que alberga el ser humano para crear de la nada.

MI CASO…. fregando platos

Aunque me encanta la música, el cine y la lectura, e incluso he hecho algunas manualidades, no presumo de tener ninguna habilidad creativa. Me gusta escribir, como podrás observar y es algo que me abstrae. Pero no soy músico ni pintor y no puedo acceder a esos momentos de inspiración cuasi divinos que dan a luz una obra impecable. Sin embargo, en el día a día encuentro que pequeñas tareas rutinarias que tengo que hacer, si se convierten en una actividad plena en atención, resultan gratificantes y creativas.

Un ejemplo que quizá te resulte absurdo es cuando tengo que fregar los platos. En mi casa no tenemos lavavajillas, y en muchas ocasiones me encargo de fregar los platos. Es algo que me relaja. No lo se explicar. Quizá se deba a que el agua me relaja, sentirla en mis manos es una sensación reconfortante. Pues bien, recientemente he descubierto el porque me resulta una tarea agradable.

presente7

Tareas que te ubican en el momento presente…

Cada vez que friego los platos desarrollo mi capacidad creativa y estratégica. Me explico: así como quien compone una canción o realiza un puzzle lo visualiza previamente, yo al fregar los platos hecho un vistazo a la cantidad de vasos, sartenes, platos, cubiertos o lo que sea que he de fregar y planifico, cual partida de ajedrez, mis primeros movimientos. Que debo fregar primero para tener un orden, una composición armónica de cacharros y cubertería y su disposición en el escurreplatos.

Como si de un castillo de naipes se tratase, la vajilla debe amoldarse como un juego de montaje sobre la estructura del escurreplatos. Cuando no son muchos utensilio por fregar es sencillo, pero cuando la comida o cena ha contado con amigos, entonces la tarea se vuelve más compleja y requiere toda mi atención. Y cuando por fin he acabado y todo está perfectamente limpio y colocado en la encimera, me doy cuenta que ningún pensamiento me ha distraído y el resultado es satisfactorio. Sin embargo, cuando alguna vez me he dispersado en divagaciones estériles, entonces me toca parar y reestructurar todo o incluso se me escurren los vasos y platos, con la consiguiente perdida de tiempo.

Con este ejemplo, un poco extraño si quieres, trato de llamar la atención de como opera nuestra mente y como si centramos y focalizamos nuestra atención en lo que hacemos podemos ser más hábiles, más eficaces y mas creativos. Aunque sea para poner a escurrir los platos.

Respira y disfruta este instante… porque no volverá

Como última reflexión me gustaría apuntar que esta toma de conciencia del momento presente puede extrapolarse a cualquier actividad que desarrolles cada día. Cuando conduzcas trata de ser consciente de cada acción al volante y de lo que te rodea. Pero cuando vayas a trabajar, o a cualquier sitio que vayas habitualmente, trata de ser consciente de donde vas, de por donde vas. Cambia tu trayecto, manda nuevos estímulos a tu cerebro. O levanta la cabeza, fíjate en las fincas que te rodean durante el trayecto. Seguro que descubres algún detalle que, después de tanto tiempo, aun no habías reparado. Pero fíjate también en los arboles en tu camino, escucha sonidos o voces en las que no reparas. Se consciente de lo que te rodea.

Una última reflexión…

En síntesis podemos decir que lo que pretendemos es recuperar la capacidad de sorpresa. Aquella que teníamos de niños y que con las preocupaciones inventadas de los adultos hemos perdido. Pero que podemos recuperar. Cada cosa que te pasa cada día puede aportarte una pizca de sorpresa. Pero hemos reducido nuestra mente a preocupaciones y supervivencia. Ya no creamos ni recreamos las batallas de muñecos y muñecas que imaginábamos cuando eramos niños. Y es una lastima porque así nos hemos dejado de sorprender por el increíble mundo que nos rodea. Etiquetamos todo, creemos conocer todo pero no conocemos nada. Solo observar como un niño de un año alucina con los nuevos estímulos y cosas que va descubriendo deberíamos plantarnos si creemos que ya lo conocemos todo. Y entonces nos sorprenderíamos de verdad y retomaríamos esa maravillosa sensación de sorprendernos por las cosas. Por sencillas que sean…




Autor de Plantarte- Periodista y coach en habilidades comunicativas. Formación en Psicología de la Comunicación y PNL. Dime que necesitas y luego averiguamos cómo gritarlo al mundo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡ESPERA! NO TE VAYAS...
Llevate GRATIS esta GUÍA para desarrollar tus habilidades comunicativas...

!Las claves para potenciar tu capacidad expresiva!
Un manual con reflexiones y  consejos para alcanzar tus metas

Unete a Plantarte y empieza a disfrutar esta guía hoy
SI, LA QUIERO
habilidades comunicativas